¿Te mudas? 6 claves para reconstruir tu red de contactos

¿Te mudas? 6 claves para reconstruir tu red de contactos

Imagina que decides mudarte a otra ciudad. Los motivos pueden ser muchos: desear un cambio profesional, vivir con tu pareja, buscar entornos más asequibles, querer viajar a otro lugar como consecuencia de la crisis sanitaria o estar más cerca de tu familia. Ya seas tímido o extrovertido, y tanto si te mudas a un territorio desconocido como conocido, (re)construir una sólida red de contactos es una etapa importante para conseguir un puesto y desarrollar tu carrera. Sin embargo, al contrario de lo que creen la mayoría de las personas, volver a crear una red profesional no es tan difícil como parece, solo hay que seguir una serie de pasos imprescindibles. Te ofrecemos una guía completa para lograrlo.

1. Hazles saber a los demás que te mudas

Según la asesora y responsable de Recursos Humanos Zeïna Peerboccus, “a las personas les gusta estar informadas de la evolución profesional de sus allegados, tanto si se enteran por una conversación como por las redes sociales”. Por lo tanto, no dudes en hablar de tu nueva vida con quienes te rodean, amigos, familiares e incluso actuales colegas que, en un par de meses, pasarán a ser antiguos compañeros de trabajo. No hay nada mejor que el “de boca en boca” para descubrir oportunidades de oro. Gracias a estas conversaciones informales, puedes ponerte directamente en contacto con personas que conocen bien tu futura ciudad o sector profesional, las cuales podrían compartir información valiosa como cuáles son las empresas más importantes de la ciudad en la que deseas vivir, o incluso presentarte a conocidos que vivan en el mismo lugar.

Internet es otro medio de comunicación que puedes utilizar. Aunque LinkedIn es uno de tus mejores aliados, Twitter y Facebook también te permiten difundir tu mensaje, encontrar contactos, y pedir consejos y referencias. Si decides contactar a alguien que no conoces (o que conoces muy poco) para solicitar consejos sobre un puesto o empresa, asegúrate de preparar bien tu discurso tu mensaje. Para Zeïna Peerboccus, es necesario que te tomes el tiempo de indagar sobre la persona en cuestión, su recorrido y sus conocimientos, con el fin de enviar una solicitud de amistad con buenos argumentos, pues de lo contrario es muy probable que tu interlocutor ignore la invitación. Sin embargo, si causas una buena impresión, la otra persona estará más dispuesta a recomendarte cuando se presente una oportunidad. En pocas palabras, se trata de un círculo virtuoso.

Por otra parte, las aplicaciones de networking como Shapr, Bizzabo o Neting, tanto si utilizan la geolocalización como si no, pueden complementar las herramientas en línea y resultar de gran utilidad para ayudarte a alcanzar tus objetivos y ahorrar tiempo.

Leer también en : Trabajadores

No eres tú, son los robots: así cambiará el empleo con la automatización

2. Únete a nuevas comunidades en función de tus intereses y pasatiempos

Ya sea antes o después de mudarte, no dudes en hacer preguntas a las diferentes redes de ayuda existentes según tu profesión, intereses o localización. Por ejemplo, ¿eres un profesional en el ámbito de la comunicación, un emprendedor o acabas de empezar en el mundo laboral? Busca la red que más te convenga. En ella encontrarás foros o incluso webinars y conversaciones más informales donde dar con información y quizás abrirte a nuevos horizontes y, sobre todo, ayudarte en tu búsqueda. Al final de estos eventos o charlas suele haber momentos para conversar y hacer preguntas. Aprovéchalos con una actitud proactiva y no dudes en pedir un contacto más directo con los interlocutores que desearías conocer.

3. Ponte en contacto con los profesionales de tu sector

Según Zeïna Peerboccus, no solo es recomendable acercarse a los empleados actuales de tu futura empresa, sino también a los antiguos o a personas con recorridos y pasatiempos similares a los tuyos. De este modo, podrías proponerles tomar un café virtual e incluso dar un paseo para hacerles preguntas y averiguar más sobre su experiencia. Con la ayuda de tus (antiguos) colegas, los de tus allegados, LinkedIn o simplemente Google, podrías crear nuevos contactos valiosos con facilidad. A su vez, estos pueden, por ejemplo, darte información sobre qué empresas están contratando, consejos para integrarte al nuevo mercado laboral o incluso ofrecerte orientación. Como dicen en Venezuela, “tocar la puerta no es entrar”, así que no tengas miedo e ¡inténtalo!

4. Infórmate sobre las empresas en plena expansión

Asimismo, es imprescindible que averigües sobre las empresas y sectores que más contratan en tu nueva ciudad, ya sea a través de Google, LinkedIn o Twitter. Este paso es muy importante, pues demostrar tu conocimiento de la empresa en la que te gustaría trabajar y del sector en el que evolucionarás te ayudará a ganar puntos con las personas que planeas contactar. Esto también te permitirá sentirte más a gusto a la hora de conversar con ellas, así como demostrar que te integras bien en tu nuevo entorno.

También puedes encontrar ideas nuevas navegando por internet, ya sea que lo hagas con el fin de participar en grupos de intercambio para aprender un idioma, o de consultar blogs relacionados con tu entorno laboral o que hablen sobre tus intereses profesionales y en los que la gente comparta sus experiencias. De este modo, podrías conversar con otras personas, entablar vínculos y, como resultado, ampliar significativamente tu red de contactos .

Ahora bien, digamos que te mudas para acompañar a tu pareja que va a trabajar en el extranjero. Trasladarse a otro país es un cambio profesional radical que se prepara con varios meses de antelación. Por esta razón, existen soluciones que las empresas ofrecen en interno, por ejemplo, a través de Recursos Humanos, al igual que plataformas y startups como CEXT, Expat o InterNations que aconsejan y asesoran a los colaboradores desplazados expatriados a lo largo de todo el proceso.

5. No olvides tu asociación de exalumnos

Las asociaciones de exalumnos son excelentes aliadas para tu carrera profesional. Suelen estar formadas por antiguos estudiantes y recién graduados de grandes centros de educación superior, sean privados o no. A menudo, están presentes en plataformas como LinkedIn y ofrecen mucho más que simplemente formar parte de un anuario de exalumnos. En la actualidad, proponen servicios para asesorar a sus antiguos estudiantes en el mercado laboral según sus necesidades (emprendimiento, reconversión, formaciones, etc.), sin mencionar la interacción y el intercambio de conocimientos entre los miembros de la asociación.

Sin embargo, es importante esforzarse por mantener esta mina de oro de contactos. Unirte a la asociación de exalumnos de tu instituto, universidad o a la federación nacional Alumni España, que reúne distintas asociaciones de antiguos estudiantes de universidades españolas, te permitirá ponerte en contacto con profesionales que tienen una experiencia en común contigo. Por supuesto, antes de conectarte con estas asociaciones, es importante que te preguntes qué necesitas y a quién deberías contactar en primer lugar. Si empiezas a pedir consejos y recomendaciones sin tener un objetivo preciso, corres el riesgo de llevarte una decepción. El intercambio de experiencias es la base de este tipo de asociaciones, las cuales también organizan reuniones y eventos que te ayudarán a enriquecer tu red de contactos.

6. Darte a conocer es una regla de oro

Aunque el tradicional “de boca en boca” suele ser muy eficaz, Zeïna Peerboccus recomienda darse a conocer, tanto a uno mismo como a nuestras habilidades. Por ejemplo, además del simple perfil de LinkedIn, puedes crear un blog sobre tus experiencias profesionales o pasatiempos, y complementarlo con un portfolio en línea. En función de tu nivel de conocimientos técnicos, hay numerosas páginas a tu disposición que te permiten destacar tus mayores logros. Estas son mucho más que simples herramientas para desmarcarte, pues también pueden ayudarte a romper el hielo a la hora de conversar con los profesionales de tu sector. En pocas palabras, desarrollar tu marca personal es realmente importante.
En el caso particular de los freelance más acostumbrados a darse a conocer para conseguir contactos y misiones, tenemos un consejo adicional: ¡atrévete a ir más lejos! No dudes en enviar una candidatura a ofertas de empleo para contratos temporales o indefinidos, incluso si no corresponden perfectamente con tu perfil a primera vista. ¿Por qué? Porque gracias a un portfolio cuidadosamente creado, podrías lograr vender tu perfil y captar la atención de las empresas que te añadirían luego a sus contactos. Quién sabe, en el mejor de los casos, la oferta en cuestión incluso podría evolucionar y convertirse en una oportunidad profesional.

Traducido por Andreína Gil

Foto de WTTJ

Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook, LinkedIn, Instagram o Twitter y suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestros últimos artículos.

Etiquetas

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: