Reconvertirse sin ahorros: ¿por dónde empezar?

¿Cómo hacer una reorientación profesional sin ahorros?

Sientes que estás estancado en tu trabajo, tus tareas no te motivan, no hay opciones de promoción en tu empresa o buscas más flexibilidad laboral o más ingresos: crees que ha llegado la hora de cambiar. Como tú, más de cinco millones de españoles se plantean cada año cambiar de empleo en los meses siguientes a las vacaciones de verano. Sin embargo, lo que hay del dicho al hecho no es solo un trecho, en este caso, puesto que lo que está en juego es la reducción o incluso la desaparición temporal de ingresos y la mayoría de trabajadores no pueden permitirse correr el riesgo. Sin un colchón económico que te permita sobrevivir mientras recibes nueva formación, emprendes un negocio o buscas otro empleo, resulta casi imposible dar el paso. ¿Es posible reconvertirse sin ahorros?

Si crees que ha llegado el momento de plantearte un cambio en tu carrera profesional, lo primero que necesitas es estar convencido de lo que vas a hacer y para eso es necesario un trabajo previo de introspección. Empieza por preguntarte:

  • ¿Cuánto tiempo puedes permitirte vivir sin cobrar un sueldo?
  • ¿Implica el objetivo que te has fijado crear tu propio negocio o basta con cambiar de empresa?
  • ¿Puede la experiencia profesional que has adquirido hasta ahora servirte en tu nueva etapa o necesitas volver a formarte?

Reflexionar sobre los objetivos que te has fijado y las herramientas de las que dispones para alcanzarlos te permitirá identificar cuáles son los siguientes pasos que debes dar:

1. Formación

Planes de formación públicos

Si tu reconversión requiere que te formes en un nuevo sector, puedes participar en los planes de formación públicos, una serie de cursos cuyo objetivo es ayudarte a cumplir con tus aspiraciones de promoción profesional y desarrollo personal, así como mejorar tu habilidad para dar respuesta a las necesidades actuales del mercado laboral. Por ejemplo, en la Comunidad de Madrid durante 2019, el plan de formación incluyó 225 cursos y seminarios totalmente gratuitos de 79 materias diferentes. Estos cursos forman parte de un plan de formación dirigido a ocupados y autónomos, pero también contemplan a candidatos en situación de desempleo.

Formación en la empresa

También puedes evolucionar y reciclarte dentro de tu propia empresa, sin que esto afecte a tu bolsillo: se trata de la formación continua en las empresas. En la actualidad existen planes de ayuda, que hacen que las empresas tengan asignados unos créditos para la formación de sus trabajadores (hasta 20 horas semanales al año de formación profesional para el empleo, vinculado a la actividad del puesto de trabajo y acumulables durante un periodo de hasta cinco años). Puedes aprovechar tu entrevista anual para informar a tu empresa de tus necesidades de capacitación y de tu interés en reconvertirte dentro de la compañía.

Cursos online

¡Internet está repleto de cursos en línea! Plataformas como MOOC (Cursos online masivos y abiertos) o Coursera te permitirán aprender a tu ritmo, a distancia y fuera de tu horario de trabajo. Muchos de estos cursos en línea son casi gratuitos y se valoran cada vez más en el mundo laboral, por lo que puede ser la manera de ocupar tus fines de semana y tus noches libres para empezar a dar forma a tu proyecto.

Validación del aprendizaje

Si formas parte de ese 70% de la población activa en España que no cuenta con una certificación oficial de sus habilidades profesionales, según recoge el Instituto Nacional de las Cualificaciones, puedes optar por solicitar la Validación del Aprendizaje. Es el caso, por ejemplo, de quienes han trabajado durante largos periodos de tiempo en un puesto o sector para el que no tenían formación inicial o de aquellos que ocupan un empleo de nueva creación (desarrollador de aplicaciones, cloud specialist, etc.).

Periodos de prácticas

Uno de los problemas a los que te enfrentarás al iniciar tu reconversión será la falta de experiencia en tu nuevo puesto o sector. Para ello, las prácticas en empresa (remuneradas o no según el perfil y el tipo de empresa) pueden ser la solución. Existen prácticas no laborales reguladas que se enmarcan en programas del Servicio público de empleo, creadas con el objetivo de proporcionar a jóvenes cualificados en paro formación y experiencia para el empleo.

Y si tienes un perfil sénior y creías que ya eras demasiado viejo para ser becario, recuerda que no hay edad para volver a ser aprendiz y que, después de todo, te estás integrando en una profesión o sector en el que vuelves a ser “júnior”. Puede que no parezca la situación ideal, pero un periodo de prácticas puede ser un movimiento totalmente estratégico para mejorar tu perfil.

Leer también en : Trabajadores

"Dejé de ser mánager y nunca he sido tan feliz", testimonio

2. Finanzas

Prestación por desempleo

Si bien la reorientación (un cambio de profesión que suele requerir un periodo de formación y seguramente también de prácticas) y el desempleo mientras se busca trabajo en una nueva empresa en un sector similar no son lo mismo, sí existen varios supuestos en los que podrías cobrar el paro durante tu reconversión profesional: los más habituales son el despido o la finalización de contrato. Los 360 días cotizados (el mínimo) dan derecho a cuatro meses de desempleo; como máximo, seis años cotizados o más, dan derecho a dos años de prestación por desempleo. Ten en cuenta que para tener derecho a esta prestación, es necesario terminar el contrato involutariamente. La web del SEPE ha creado un programa de simulación online donde calcular (con efectos meramente informativos) tu posible prestación por desempleo.

Y tanto si abandonas tu trabajo por despido o finalización de contrato, como si lo haces de forma voluntaria para emprender una nueva aventura o formarte (un cuyo caso no tendrías derecho a recibir la prestación por desempleo), recuerda que también tienes derecho a finiquito.

Una de las ayudas más comunes en España a la hora de montar un negocio es el pago único, vigente desde hace 20 años, que permite recibir en un solo pago las cantidades pendientes por cobrar del paro, siempre y cuando dediques el dinero para la creación de tu empresa. Estas prestaciones pueden ayudarte a mantenerte económicamente mientras llevas a cabo una reconversión.

Ayudas económicas

Para obtener ayuda financiera, los gobiernos y administraciones públicas tienen a disposición de PYMES, autónomos y emprendedores, ayudas para favorecer el desarrollo empresarial. Normalmente suelen ser gratuitas, lo cual implica que es más complicado acceder a ellas debido a la gran demanda. La Cámara de Comercio de España suele informar sobre ayudas financieras a emprendedores.

Otra opción es recurrir a la financiación participativa. Además del crowdfunding, Internet ha facilitado la aparición de modelos alternativos de inversión como el P2P Lending, sin bancos de por medio: empresas o individuos, sin intermediario, ofrecen préstamos a emprendedores o empresas de nueva creación para la financiación de sus proyectos. De este modo ambos ganan: la empresa obtiene financiación y el inversor obtiene una compensación económica fruto de la inversión. Echa un vistazo a la plataforma zopa.com, por ejemplo.

3. Asesoramiento empresarial

¡No tienes por qué hacerlo todo solo! Durante tu periodo de reconversión, no dudes en pedir ayuda según tus necesidades. Y es que según el proyecto profesional que tengas entre manos, quizás te convenga buscar el asesoramiento de expertos.

Por ejemplo, existen plataformas que ofrecen asesoramiento, como 080 Formación o SECOT (Séniors Españoles para la Cooperación Técnica), una asociación sin ánimo de lucro en la que los emprendedores aprenden de empresarios con experiencia en iniciar nuevos negocios.

También puedes participar en redes de emprendimiento como Extraordinaria, que ofrece consejo y acompañamiento a mujeres que quieran emprender, o recurrir a los distintos colegios oficiales, que también pueden ofrecerte asesoramiento según tu sector.

Como ves, gran parte del éxito de tu reconversión sin disponer de ahorros dependerá de que consigas anticiparte a los costes y a las necesidades que irán surgiendo en el proceso. Y por último, no te olvides de valorar el hecho de contar con el apoyo de tus seres queridos en tu nueva aventura. Desde un punto de vista emocional, pero también financiero, poder apoyarte en tu familia o pareja puede ser esencial. Recuerda que durante esta etapa de transición, tu estilo de vida (y por tanto, también el suyo) se verá afectado.

Foto de WTTJ

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

El lado oscuro del "volunturismo"

Realizar un voluntariado en un país empobrecido y hacer turismo se conoce como "volunturismo" y tiene peores consecuencias de las que imaginas.

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: