LinkedIn: las claves para crear un perfil atractivo

LinkedIn: las claves para crear un perfil atractivo

Con más de 10 millones de miembros en España y una frecuencia de visita de una vez al día por usuario medio, LinkedIn se ha convertido en la red social de encuentros profesionales por excelencia. Al inscribirte en esta red, te haces visible ante una audiencia calificada, pues un 75% de sus miembros tiene más de 31 años. Sin embargo, ya que el usuario medio se conecta tan solo 31 minutos al día, no tiene tiempo que perder al buscar la información que necesita. Te enseñamos a crear un perfil de LinkedIn para que tu página y tu currículum destaquen.

Los siete puntos esenciales para crear tu perfil

1. La imagen: foto de perfil y de portada

Para crear tu perfil de LinkedIn es necesario retomar muchos elementos de tu currículum, así que este también debe estar actualizado. La foto que utilices puede ser la misma, ya que las reglas son las mismas: debe ser una foto profesional, en la que salgas sonriente y con un fondo neutro. En pocas palabras, una foto que dé ganas de trabajar contigo porque inspiras simpatía y confianza. Para que sea de buena calidad, opta por un formato de 450 x 450 píxeles. Un perfil con foto recibe 14 veces más visitas en la plataforma.

En cuanto a la foto de portada, esta constituye el membrete de tu perfil, y es un espacio de expresión gráfica de 1584 x 396 píxeles. Tienes varias opciones: puede ser una imagen que represente tu visión del sector o de la profesión, una cita que describa tu filosofía de trabajo, o el logo de tu empresa. Cabe agregar un detalle técnico, y es que la visualización del perfil de LinkedIn no es la misma en el móvil que en el ordenador. Según esta red, solo un 27% de los miembros consultan la plataforma en sus móviles, así que crea tu imagen en función de cómo se visualiza en un ordenador, es decir, prestando atención a la foto de perfil que se superpone, en el lado izquierdo, a la foto de portada.

2. El titular profesional

Crear tu perfil de LinkedIn es, ante todo, encontrar un buen titular. Cuentas con 120 caracteres, debajo de tu nombre y apellido, para identificar tu profesión. Elige con atención las palabras clave, ya que gracias a ellas tu perfil ascenderá en los resultados de búsqueda. Si estás trabajando, tu titular debe contener tu cargo actual y el nombre de tu empresa. Si estás buscando empleo, en el titular debe aparecer el cargo al que aspiras, que también debe estar presente en tu currículum. También debes decidir si lo más razonable es que tu titular esté escrito en español o en inglés, en función de tu sector o de las empresas en las que desees trabajar.

3. El extracto

Al igual que en el apartado “Acerca de mí” de tu currículum, el extracto de tu perfil debe ser atractivo para hacerte destacar y para que los visitantes tengan ganas de leer el resto. Comienza por tu puesto actual, así retomas, al igual que en el título, la palabra clave que hará que aparezcas en las búsquedas: “Después de ocho años de experiencia en una agencia de comunicación, actualmente soy director de redes sociales en XXX”. A continuación, habla sobre las ventajas que aportas a los diferentes interlocutores con los que trabajas, ya sean clientes, colaboradores internos, socios, etc. Por ejemplo: “Colaboro diariamente en la transformación digital de la agencia y ayudo a las marcas con su estrategia de redes sociales”. Si trabajas en un proyecto o con un cliente de referencia, no dudes en resaltarlo: “Desde hace diez años, contribuyo a la expansión de Orange en las redes sociales”. Termina tu extracto con un call to action, como por ejemplo: “Contáctame en xxx.xxx@xxx.com”.

No olvides que solo las primeras tres líneas de los 2000 caracteres disponibles se visualizan directamente. Para leer el resto de tu extracto es necesario hacer clic en “Más…”, así que presta especial atención al lugar en el que colocas las palabras clave y a la manera en que formulas estas tres líneas.

4. La dirección de perfil

Cuando creas tu perfil, LinkedIn te atribuye una dirección compuesta de letras y números. Para pulir tu imagen, inspirar confianza y distinguirte, modifica esta URL predeterminada y personalízala con tu nombre: https://www.linkedin.com/in/nombre-apellido/. Si no funciona porque ya existe alguien más que usa esa dirección, intenta otras combinaciones como nombreapellido, apellido-nombre, apellidonombre, nombre-apellido-pro, nombreapellidopro, nombre-apellido-linkedin, nombreapellidolinkedin…

Para hacer esta modificación, ve a tu perfil de LinkedIn, haz clic en “Editar URL y perfil público” (arriba a la derecha) y luego haz clic en el lápiz azul que aparece al lado de la URL actual. Escribe tu nueva dirección, que debe tener entre 5 y 30 letras o números, guarda las modificaciones y tendrás una dirección fácil de memorizar y más “limpia” para compartir en la firma de tus correos electrónicos profesionales.

5. La experiencia

Este apartado es igual al de tu currículum, en el que detallas las fechas, cargos, empresas, direcciones, responsabilidades, resultados obtenidos y recomendaciones de tus antiguos empleos. Una vez más, ten en cuenta las palabras clave que harán que tu perfil sea más visible. Cuando menciones las empresas en las que has trabajado, su logo aparecerá si tienen una página empresarial en LinkedIn. Muchos seleccionadores realizan búsquedas usando el nombre de la compañía, así que puedes verificar si este es tu caso consultando la sección de “Quién ha visto tu perfil”.

6. Las aptitudes y validaciones

LinkedIn propone aptitudes en forma de palabras clave, así que selecciona las que más te correspondan y que tus antiguos colaboradores puedan recomendar cuando piensen en ti. No es necesario que tengas muchas, es mejor especificar menos de diez que realmente domines y por las que los demás ya te den reconocimiento.

Crear un perfil de LinkedIn es también jugar con la función de “recomendaciones”. De manera espontánea o por solicitud, tus colaboradores pueden escribir recomendaciones y así compartir su experiencia de trabajo contigo, o resaltar tus cualidades y los resultados obtenidos. Después, tú puedes decidir qué recomendaciones quieres que aparezcan en tu perfil y cuáles prefieres ocultar.

7. La educación

Este apartado también debe ser idéntico al de tu currículum y es el que permite a antiguos compañeros de clase encontrarte. Aquí se detalla tu formación académica: la institución, el diploma obtenido y las fechas.

¿Cómo alimentar tu perfil para aumentar su visibilidad y hacerlo más relevante?

Las publicaciones

Crear un perfil en LinkedIn te da la seguridad de tener tu currículum en línea, pero también te permite sacarle partido a esta plataforma de microblogging. Al relacionarte con otros miembros, podrás tener acceso a los contenidos que ellos publican y así mantenerte al día en el mundo profesional. Por otra parte, también podrás ser emisor y crear tus propios contenidos. Publicar noticias profesionales de manera regular (una o dos veces a la semana) en tu cuenta de LinkedIn legitima tu experiencia ante tus contactos, te permite ascender en los resultados de búsqueda y demuestra que tienes un espíritu abierto al diálogo sobre temas comunes.

Cuando publiques un artículo, un vídeo o una foto, intenta al máximo acompañarlos de tu opinión para que tu publicación resalte entre otras: ¿Por qué es esta noticia importante? ¿Qué te impulsa a compartirla? Al hacerlo, añades valor a tu discurso y tus contactos te identifican como alguien que transmite información pertinente, lo que hace que disfruten siguiéndote y recomendándote. Si ya utilizas Twitter con este fin, entonces publica esos mismos contenidos en LinkedIn, puesto que alcanzarás una audiencia distinta.

Las páginas a seguir

Las páginas que sigues también son un buen indicador que refleja quién eres. Dale a “recomendar” a la página de tu empresa y a la de las empresas, marcas o asociaciones de referencia en tu sector.

Las publicaciones que “recomiendas”

Puedes crear contenido, pero tus contactos también pueden ver tu interacción con las publicaciones de los demás miembros. Esta es otra manera muy rápida de dar credibilidad a tu presencia en un sector y de valorar a las personas de tu red.

La conexión con otros miembros

Aumenta la visibilidad de tu perfil conectándote con personas que conoces o que tienen la misma experiencia que tú, o incluso una experiencia complementaria. Alimenta regularmente tu red y agradece a las personas que aceptan tu invitación, felicita a tus contactos por su nuevo trabajo y comenta sus publicaciones. Cuando necesites la ayuda de tu red para encontrar un empleo o un proveedor de servicios, te será más fácil establecer el contacto si antes lo has mantenido activo.

Con estos consejos sobre el fondo y la forma técnica de tu perfil de LinkedIn, tienes todas las cartas para crearlo, actualizarlo y conseguir que destaque entre los demás. ¡Ya estás listo para ser “descubierto” en la jungla salvaje del mundo laboral!

Foto: WTTJ

Traducido por Andreína Gil Cabrera

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

Audrey Depommier

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Gestionar el proceso de selección

Para preparar una buena candidatura y encontrar tu lugar en la tribu de tus sueños, es fundamental aprender a organizarse. Welcome to the Jungle te i…

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: