Pódcast, aplicaciones... Recursos útiles para aprender un nuevo idioma

Los recursos que necesitas para aprender un nuevo idioma

Ya en el siglo VII, Carlomagno afirmaba que “Saber otro idioma es como poseer una segunda alma”. Este emperador hablaba fráncico ripuario (un conjunto de dialectos del alemán), latín y griego. ¡Y mira lo lejos que llegó! Está claro que un nuevo idioma puede darte acceso a todo un mundo de oportunidades.

¿Por qué ampliar tu diversidad lingüística?

Seguro que tienes un amigo al que le encanta hablar un idioma extranjero, y puede que a ti también. Es muy estimulante poder transportarse a otra cultura y hacérsela propia. En este caso, lo que te impulsa es la motivación, ya sea por puro placer o por motivos culturales. Pero existen muchas otras razones para aprender un nuevo idioma.

Para conseguir un currículum más atractivo

Tanto si trabajas en una empresa y quieres crecer dentro de ella como si estás buscando trabajo, el dominio de un idioma supone una verdadera ventaja. Si has presentado tu candidatura, ya sea una multinacional o una empresa joven con ambiciones internacionales, hablar idiomas te hará ganar puestos con respecto a los candidatos que solo hablen español. De hecho, más de un 34% de las ofertas de empleo en España exigen dominar un segundo idioma. Además, esto te facilitará conseguir un traslado al extranjero si tu plan profesional contempla continuar en la misma empresa pero cambiar de entorno.

Para aumentar tus habilidades cognitivas

Pasar de tu lengua materna a una lengua extranjera supone toda una proeza para tu cerebro, que tiene que inhibir la práctica de la primera para poder pasar a la segunda. Varios estudios han demostrado que las personas plurilingües desarrollan una mayor capacidad intelectual y de adaptación. Dichas personas saben gestionar mejor la ambigüedad y la contradicción y tienen una mayor capacidad de concentración. Así pues, estas habilidades te serán útiles tanto en el trabajo como en la vida personal.

Para entrenar tu memoria y vivir más y mejor

Está científicamente demostrado que la gimnasia mental que implica aprender y usar un idioma extranjero retrasa la aparición del Alzheimer varios años de media.

Por los beneficios culturales que ofrece

No quedarse bloqueado al pedir indicaciones cuando estás de viaje, poder comunicarte con otras culturas, mudarte a otro lugar sin sentirte perdido… y por supuesto, poder ver películas y leer libros en versión original. ¡Qué placer!

¿Qué idioma elegir?

Elegir qué idioma quieres aprender no es tarea fácil, teniendo en cuenta el esfuerzo que debes dedicar a adquirir un buen nivel. No existe una fórmula mágica, todo depende de tu objetivo. Si quieres evolucionar en tu trabajo (obtener un ascenso, un aumento de sueldo, un trasladado al extranjero para acompañar a tu pareja o para viajar, etc.) ten en cuenta que ciertos idiomas tienen prioridad.

Este artículo del sitio web Infoidiomas analiza varios informes y estudios para determinar qué idiomas serán los más demandados en el mercado laboral en 2020. No es de extrañar que el inglés sea el más solicitado (en más del 92,7% de las ofertas) y el francés, el segundo (en un 11,1% de las ofertas). También puedes optar por el alemán, el italiano o el portugués, pero en este caso también es importante poseer conocimientos básicos de inglés: ¡hoy en día es imprescindible! Otro dato importante es que, sea cual sea tu segundo idioma, ¡este podría hacer aumentar tu salario medio en un 19%!

Un aspecto a tener en cuenta son los vínculos que la empresa para la que trabajas o desearías trabajar tiene con paises extranjeros. Averigua, por ejemplo, si tiene negocios en Asia, Brasil o algún país africano, y no dudes en aprender el idioma que más se adapte a la empresa y al puesto.

Otra estrategia puede ser el aprendizaje de un idioma poco común, ya que esto te permitirá destacar en ciertas candidaturas muy específicas que requieran su dominio. Por ejemplo, si deseas trabajar en una institución de la Unión Europea, dominar uno o dos idiomas poco usuales podría hacerte ganar un jugoso contrato como intérprete. El árabe puede abrirte muchas oportunidades laborales en Oriente Medio o en África, ya que es el idioma oficial de 28 países, algunos de ellos con una economía muy fuerte. Y aunque es muy posible que en los próximos meses la economía china se resienta, el mandarín también resulta muy práctico si tu empresa hace negocios en Asia o si quieres tener una ventaja competitiva en el sector del comercio.

Un consejo: LingQ cuenta con multitud de cursos muy completos y todo tipo de ejercicios para aprender una lengua, además de ofrecer cursos de idiomas poco usuales. ¿Te apetece aprender coreano? Pues ahora ya sabes adonde dirigirte.

¿Cómo aprender a toda velocidad?

Te ofrecemos algunos consejos para aprender lo más rápido posible y, sobre todo, para sentirte cómodo a largo plazo.

1. ¡Escucha, escucha, y escucha!

Es importante que nuestro oído se acostumbre a distinguir los acentos, para poder imitarlos más tarde, y de esta forma sentirte cómodo en las conversaciones. Puedes hacerlo sin problemas escuchando música, viendo una película o viendo tu serie favorita en versión original. Si decides ver una película o una serie:

  • Empieza poniendo los subtítulos en español, más adelante en el idioma original y por último sin subtítulos.
  • Anota las palabras que vayas aprendiendo en un cuaderno y léelas con frecuencia (puedes revisarlas en tus ratos libres o durante los viajes en metro o autobús, cuando te sea posible).

También encontrarás cientos de vídeos y pódcast en internet que son perfectos para acostumbrar tu oído. Y no te olvides de la televisión: el programa de la BBC Learning English es gratuito y está especialmente diseñado para aprender el idioma de Shakespeare.

Aquí te proponemos algunos pódcast que puedes escuchar en inglés (pero muchos otros también están disponibles en otros idiomas):

Lo ideal sería que organizaras tu horario en base a tus objetivos: por ejemplo, un pódcast dos veces a la semana y tres películas al mes.

2. Construye una base sólida con vocabulario y gramática

En cualquier idioma extranjero es necesario dominar unas bases para poder mejorar de manera exponencial. Ya sabes, los famosos verbos irregulares en inglés y demás.

Puedes hacerlo con la ayuda de libros de texto (los de Cambridge o Pearson Longman son todo un clásico para adquirir una buena base de inglés) o de aplicaciones como Duolingo, Mosalingua o Babbel, aunque también puedes apuntarte a cursos online o presenciales, siempre que te sea posible.

Un truquito: si lo tuyo no es memorizar (sí… a veces puede resultar poco motivador), puede que los medios visuales o auditivos sean la solución para ti. Así que no te cortes, saca los post-its y pégalos por todas partes con aquellas palabras y frases que no consigas recordar, o grábate y escúchate para retener vocabulario. A grandes males, grandes remedios.

3. Encuentra un compañero para conversar sin parar

Puede que utilizaras el programa Tandem durante tus años de universidad, que te permite praticar el idioma con un nativo. Pues en la empresa ¡esto también es posible! Lo único que tienes que hacer es encontrar a compañeros extranjeros que quieran practicar español y a cambio puedan ayudarte a dominar su idioma. Pregúntales sin miedo, ya que podrían serte de gran ayuda, y estamos seguros de que estarán encantados de echarte una mano.

Y si no hay ningún compañero disponible de inmediato, en Busuu, una de las plataformas líderes en el aprendizaje de idiomas (80 millones de usuarios en todo el mundo, casi nada), podrás chatear en directo con hablantes nativos. Esto también es posible gracias a aplicaciones como Hi uTandem, Hello Talk, Speaky… Vamos, que tienes donde elegir. Si lo que te cuesta es la pronunciación, con Primsleur por fin podrás perder el miedo a hablar.

Y si lo que realmente quieres es tener un profesor, en Vaughan se ofrecen cursos de inglés a medida que alternan las clases online con las clases con profesor, todas ellas adaptables según la frecuencia que necesites.

4. Aprovecha los viajes para sumergirte en el idioma

Todos sabemos que no hay nada como tirarse a la piscina para aprender a nadar, o en otras palabras: practicar un idioma en una situación de inmersión. Si tienes la oportunidad de irte de viaje, aunque solo sea un fin de semana o una semana, ¡habla! Pide indicaciones, charla con los lugareños e intenta entablar conversación. Por ejemplo, puedes hacer un esfuerzo por utilizar el idioma local si te alojas en casa de alguien.

En conclusión: ¡no escatimes en recursos! Cuantos más contactos tengas en el idioma que quieres aprender, más rápido lo aprenderás. Escucha música, lee periódicos o novelas, queda con un amigo nativo… Multiplica las oportunidades y fíjate un objetivo diario. Y sobre todo, si en algún momento te dan ganas de tirar la toalla, ¡recuerda los motivos que te llevaron a aprender el idioma!

Traducido por Rocío Pérez

Foto de WTTJ

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

Nora Léon

Communications & content manager

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: