Las frases que escuchamos sin parar mientras buscamos trabajo

Las frases que escuchamos sin parar mientras buscamos trabajo

Entre tu tío (que lleva 30 años en la misma empresa y encontró la oferta en el periódico local), tu mejor amigo (que se cree que su experiencia es la norma general) y tu madre (que intenta ocultar sin éxito lo preocupada que está por ti), la búsqueda de empleo, que es ya de por sí un reto en tiempos normales, puede volverse insoportable en tiempos de crisis. Pero tranquilo, porque no eres el único que ha tenido que aguantar comentarios bienintencionados, pero terriblemente molestos, por parte de familia y amigos. A continuación te ofrecemos una compilación de preguntas y reflexiones que más de una vez hemos tenido que escuchar.

Nota: evidentemente, el objetivo de este artículo no es meter el dedo en la llaga, sino sacarte una sonrisa y en este momento complicado.

Los mitos que nunca pasan de moda

Existen muchos mitos en torno a la contratación, y no siempre es fácil reconocerlos. Por lo tanto, deberás prestar atención y aprender a distinguir entre mito y realidad para no caer en la trampa.

“Si tu currículum ocupa más de una página, nadie querrá leerlo” frente a “Es importante detallar al máximo tus experiencias”

Por un lado están los artículos que aconsejan sintetizar al máximo la información, y por otro están los que recomiendan incluir todos los detalles posibles. ¿A quién hacer caso? Como es lógico, un candidato con diez años de experiencia tendrá más cosas que contar que un estudiante recién graduado. Si en la oferta a la que postulas no se indica ninguna preferencia, la única regla que debes recordar es esta: incluye lo que te parezca pertinente.

“Espera hasta septiembre, las empresas no contratan en verano” frente a “Envía tu solicitud en julio: al haber menos candidaturas, te será más fácil destacar”

Esto es igualmente válido para la temporada navideña: “Ven a tomarte un chocolate caliente con nosotros, ¡nadie va a responderte un 27 de diciembre!” Ay, nuestros padres… Ellos solo desean una cosa, y es que encontremos trabajo… salvo cuando eso significa perderse los momentos en familia.

Si todavía no lo tienes claro, que sepas que existen muy pocos entrevistadores (y muy pocas personas en general) que se vayan de vacaciones durante dos meses seguidos. Así que no te preocupes porque siempre habrá alguien que lea tu solicitud. Aunque es verdad que el verano es una época de menor actividad, en realidad esto podría suponer una oportunidad fantástica, ya que el entrevistador tendrá más tiempo para examinar cada solicitud con calma y tener un mayor contacto con los candidatos. Pero si prefieres darte un respiro y disfrutar junto a tus seres queridos, ¡tampoco te cortes! Aquí el jefe eres tú.

“Ya ha pasado una semana, deberías llamarlos” frente a “Sé paciente, no los acoses”

¿Por qué en los procesos de contratación no existen los mismos códigos que en las relaciones amorosas? Si se fijara un periodo de tres días antes de volver a escribir a un entrevistador, al igual que con la persona que te gusta, ¡esto te ahorraría muchas dudas! Mientras esperas, recuerda que siempre es buena idea retomar el contacto con la empresa, ya que esto te permite demostrar tu interés por el puesto y destacar entre los demás candidatos. Aun así, es importante adaptarse al contexto: en una startup, donde los procesos de contratación suelen ser rápidos, no dudes en enviar un correo electrónico cuatro o cinco días después de tu solicitud; en el caso de una gran empresa, y si la oferta no aparece como “urgente”, puedes esperar unos diez días. Te recomendamos que leas nuestro artículo sobre consejos para retomar el contacto con un entrevistador.

“Las candidaturas espontáneas no sirven para nada” frente a “Inténtalo, no tienes nada que perder”

Las candidaturas espontáneas son como la lotería: puedes llevarte el premio gordo, pero siempre hay que sacrificar algo (tiempo o dinero), y no siempre merece la pena. Aunque no deberías centrarte únicamente en ellas, sí que puedes probar suerte eligiendo algunas empresas que realmente te interesen. Eso sí, en este tipo de candidaturas tendrás que darlo todo. Para ello, expresa tu motivación con pasión y sé específico, destacando tus conocimientos sobre el contexto de la empresa y asuntos concretos a los que sabrías hacer frente.

Leer también en : Candidatos

Por qué (y cómo) mostrar desacuerdo durante una entrevista

Los comentarios “especial crisis”

Todos conocemos las típicas frases imposibles de esquivar cuando buscamos trabajo. Pero actualmente, debido a la pandemia, ¡disponemos de una edición especial 2020-2021! Como si no hubiéramos sufrido ya bastante.

“¡Vas a tener que ser menos exigente!”

El aspecto positivo de este tipo de comentarios es que evitan que se te suban los humos a la cabeza. Es como decirle a un vino de crianza que nunca será tan bueno como un gran reserva, por mucho que lo intente. Sin embargo, aunque fuese verdad, ¿a quién le apetece escuchar algo así, de golpe y sin anestesia?

Es cierto que el mercado laboral está un poco revuelto en estos momentos, pero eso no debería impedirte dedicar el tiempo necesario a pensar si una oferta realmente encaja con tu perfil y, sobre todo, animarte a aspirar a más si crees que tienes el potencial o si una oferta realmente te interesa. Puede que a veces no te quede otra que aceptar un trabajo por necesidad, pero date tiempo para pensarlo.

“Pero, ¿qué haces durante todo el día?”

“En estos momentos para los que tenemos trabajo ya es lo suficientemente difícil superar la jornada, no me puedo imaginar cómo tienes que estar pasándolo tú!”. Al principio decías que te pasabas el día enviando solicitudes, que hacías deporte con vídeos de YouTube, o que te estabas poniendo al día con Juego de Tronos, pero nada conseguía que dejaran de mirarte con lástima.

En cambio, ahora que dices que aprovechas el día para hacer la compra y tomar el aire, te respetan, e incluso te envidian.

“Deberías aprovechar para sacarte un curso

Lo del curso es un ejemplo, porque esta frase vale para todo tipo de recomendaciones: “para pasar más tiempo con tus hijos”, “para limpiar a fondo la casa”, “para aprender a cocinar”… ¡Como si la opción “encontrar trabajo” no fuera suficiente de por sí! Aun así, recuerda que no es necesario dedicar el día entero a enviar solicitudes sin parar, festivos incluidos. De hecho, para mantener altas la moral y la autoestima, lo más recomendable es seguir con tus actividades de ocio cotidianas. Esto te ayudará a sentirte productivo y a tener la impresión de estar progresando.

“¿Has probado también en (insertar sitio de búsqueda de empleo)?”

Ya te conoces de memoria los buscadores de LinkedIn, Welcome to the Jungle, Infojobs, Indeed… Hasta te has aventurado en una plataforma de empleo bielorrusa, y nada. Niet. Ничего. Ya has enviado tu solicitud a las pocas ofertas que se adaptan a tu perfil y parece que ya no te quedan más recursos que actualizar las páginas de búsqueda cada dos minutos. Si ya te has estudiado todas las ofertas interesantes, este puede ser un buen momento para enviar una candidatura espontánea a las empresas que te interesen.

“¡Seguro que ahora hay más competencia!”

¡No me digas! En comparación, los Juegos del hambre podrían parecen un picnic en Disneylandia, pero oye, siempre está bien tener a alguien que te haga seguir con los pies en la tierra… Ahora en serio, no te desanimes por este tipo de comentarios. La competencia es dura, por supuesto, pero cada experiencia es única y tu currículum tiene las mismas posibilidades que las de cualquier otro candidato de llamar la atención de un entrevistador si encajas en el puesto.

“Entonces, ¿vas a cambiar de carrera?”

Desde que empezó la pandemia, cada vez que te preguntan a qué te dedicas te entran unas ganas tremendas de salir corriendo. Y si respondes que trabajas en hostelería, cultura, turismo o cualquier otra actividad pre-Covid, tu interlocutor no puede disimular un gesto avergonzado, de esos que van con la boca torcida, y preguntarte si tienes pensado cambiar de trayectoria profesional.

Es una opción, claro, pero no se puede hacer de la noche a la mañana, sobre todo si has decidido elegir el camino que te apasiona. No tienes por qué renunciar a tus sueños, pero mientras esperas a que la situación mejore puedes intentar trabajar en algo que se aproxime a tu ideal. ¡Toda experiencia es buena para mejorar tu currículum!

Los típicos comentarios de nuestros seres queridos

Ya sea tu familia, tus amigos o tus antiguos compañeros, aunque lo hagan con buena intención, todos tienen algo que opinar. Sin excepción. En este caso, no te queda otra que escucharles y asentir en silencio, intentando ver las cosas con perspectiva.

“Deberías preguntarle a fulanito, creo que trabaja en diseño”

Sí, fulanito trabaja en una imprenta que estampa logotipos en camisetas, algo bastante alejado del puesto de diseñador web que buscas. Y da igual cuántas veces se lo repitas a tus amigos y familiares, que siempre encuentran la manera de recordarte cada semana que te pongas en contacto con tal o cual persona. “Acabo de hablar por teléfono con fulanito, ¡y me dice que puedes llamarle cuando quieras!”. Incluso has empezado a plantearte en serio conseguir un puesto en su empresa, con tal de que te dejen en paz… Vamos, que aunque lo hacen con buena voluntad, a menudo se pasan de la raya. Aun así, no podemos negar que siempre existe la posibilidad de encontrar un puesto interesante gracias a un conocido, así que ¡permanece atento!

“¿Seguro que quieres dedicarte a eso? Está muy mal pagado”

Una cosa está clara: si lo que quieres es hacerte rico, tienes muchas menos posibilidades de conseguirlo con un puesto en áreas como el medio ambiente o las redes sociales que si trabajas en el sector financiero. Por otro lado, tratar de hacerse hueco en una pequeña startup que está dando sus primeros pasos siempre será más arriesgado que unirse a una gran multinacional, pero si eso es lo que tú quieres, ¿dónde está el problema? No siempre es fácil hacer que los que te rodean entiendan tus motivaciones más profundas. Es cierto que sus experiencias pueden servirte de ayuda, pero no descuides tus propios deseos. Sobre todo en época de crisis, la cosa no está para pedir el oro y el moro, es decir, un trabajo que te ofrezca una buena remuneración y que encima te apasione. Así que párate un momento, ¡y escúchate!

Así pues, ¿cuál es la clave para superar el periodo de búsqueda de empleo sin desmoralizarte? Aléjate todo lo posible de todos estos comentarios estereotípicos y de los malos consejos. Además, si puedes, rodéate de personas que pertenezcan a tu mismo sector de actividad: tu comunidad de antiguos alumnos, tus antiguos compañeros o tus profesores, por ejemplo. Ellos son quienes realmente conocen las mejores prácticas del sector y pueden apoyarte y ayudarte a avanzar. Encontrar un trabajo que se ajuste a tus deseos es un proceso largo, pero merece la pena. Así que aguanta, ¡tú puedes!

Traducido por Rocío Pérez

Foto de WTTJ

Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook, LinkedIn, Instagram o Twitter y suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestros últimos artículos.

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: