Candidatura espontánea: 5 consejos para escribir tu carta de presentación

  • November 7, 2019

¿Sabías que tres de cada cuatro vacantes en el mercado laboral son invisibles? Ya sea porque no tienen suficiente tiempo o personal para realizar un proceso de contratación tradicional, o porque aún no han definido formalmente sus necesidades, numerosas empresas tienen ofertas de empleo que están “ocultas” para los candidatos. Afortunadamente, existe una excelente manera de acceder a ellas: la candidatura espontánea. Aunque no es tan fácil como responder a una oferta, no por ello es menos eficaz para ayudarte a obtener un puesto o entrar en la empresa de tus sueños. Además, es una prueba de tu motivación y, en especial, de tu iniciativa. A continuación, te contamos cuáles son las preguntas que debes hacerte para inclinar la balanza a tu favor al redactar una carta para una candidatura espontánea.

1. ¿Puedo enviar una carta de presentación para una candidatura espontánea a cualquier empresa?

En términos generales, sí. Pero lo más recomendable es empezar por hacer una selección de las empresas para las que te gustaría trabajar. Hay varios factores para ayudarte a elegir: la actividad de la empresa, su reputación, sus valores, sus proyectos o su tamaño, entre otros. Conseguir esta información requiere un poco de investigación, aunque puedes encontrarla fácilmente en Internet.

Averigua todo lo que puedas sobre la estructura y la evolución del volumen de negocio de la empresa (en páginas como elEconomista.es), así como sobre su actividad y las noticias más recientes, a través de su página web o los medios de comunicación. Esta información te ayudará a personalizar tu carta de presentación y mostrar que conoces bien la empresa, además de, por supuesto, demostrar que eres el candidato ideal.

2. ¿A quién debo dirigir mi carta de presentación?

Para evitar que tu carta se pierda entre cientos de correos, intenta identificar a la persona adecuada de la empresa a la que aspiras: es decir, aquella que detectará más rápidamente lo que puedes aportar a la organización. Puede que se trate del responsable del equipo de Marketing, Comunicación, Comercial, Contabilidad, Innovación o, sencillamente, de Recursos Humanos. Redes sociales como LinkedIn te permitirán conseguir esta información. Tampoco dudes en llamar al número de contacto de la organización para explicar brevemente que deseas enviar tu candidatura y preguntar a qué persona puedes dirigir tu correo. De esta manera, quizás te enteres de que la compañía busca nuevos talentos o, por el contrario, de que su situación actual no le permite contratar a nadie. No tienes nada que perder: en el peor de los casos, no obtendrás respuesta.

Una vez que hayas identificado al destinatario de tu candidatura,coloca en copia al responsable de Recursos Humanos, si envías la carta de presentación por correo electrónico. Esto facilitará el procedimiento de contratación, de ser necesario, y además puede hacer que el departamento de RR. HH. se interese por tu perfil para otro puesto en el que quizás no habías pensado. Además, es una forma de demostrar tu compromiso con la candidatura.

3. ¿Es necesario obtener una referencia?

A ser posible, sí. El hecho de ser recomendado por alguien legitima tu candidatura. Esta será examinada más de cerca si mencionas el nombre de la persona que te aconsejó enviarla, en especial si se trata de la carta de presentación para una candidatura espontánea, y además te permitirá contextualizar tu solicitud. La referencia puede ser un empleado de la empresa en cuestión, un socio, un cliente importante, alguien a quien conozcas bien, o simplemente alguien que hayas conocido en una feria de empleo, por ejemplo. Tampoco dudes en pedir ayuda a tu red de contactos. El objetivo es entablar una conexión con la ayuda de una persona fiable para conseguir un trabajo en una empresa que te inspire.

4. ¿Debo solicitar un puesto específico en mi carta de presentación?

Todo dependerá de la empresa a la que aspires, las posibles necesidades que hayas identificado, tu proyecto, tu experiencia y tus habilidades. Por ejemplo, si te has graduado recientemente y tu mayor deseo es formar parte de una determinada empresa por su diversidad de clientes y de proyectos, lo más recomendable es no limitarte precisando un puesto específico, pero tampoco ser demasiado genérico. Elige un equipo de la empresa (Comunicación, Recursos Humanos, Marketing, Comercial, etc.) y menciona uno o dos puestos que puedan encajar con tu perfil. Si no te gusta avanzar a ciegas, también puedes consultar antiguos anuncios publicados por la empresa para averiguar el nombre y las funciones de cada puesto.

5. ¿Cómo desmarcarte con tu carta de presentación?

¡Debes ser único! Para suscitar el interés de una empresa que no te haya contactado, la carta de presentación espontánea debe ser personalizada. Cuando tu interlocutor la lea, no debe pensar que se trata de un “copia y pega”. Recuerda que la empresa no está en proceso de contratación abierto y urgente, sino que eres tú el que solicita un puesto. Por ello, debes intensificar los esfuerzos para despertar su interés y demostrar que conoces perfectamente la empresa, su cultura e incluso detalles sobre su estrategia, por ejemplo.

Esmérate especialmente en la redacción del primer párrafo y elige palabras que sean pertinentes para describir la empresa. Explica por qué te atrae esa compañía en particular (puede ser por su ámbito de actividad, valores, carácter innovador, etc.). Después, habla de lo que podrías ofrecer y lo que te diferencia de los demás en el mercado (tus soft skills o habilidades blandas, experiencia, aptitudes, etc.). No dudes en pedir la opinión de tus antiguos colegas si se te hace difícil autoevaluarte. Asimismo, da ejemplos de tus éxitos anteriores para ser lo más concreto posible o, incluso mejor, selecciónalos en función de las necesidades que detectes en la empresa. Por ejemplo, si esta sufre retrasos en las entregas, explica cómo alcanzaste buenos resultados en esa área en el pasado, aunque sin señalar abiertamente el problema.

Para finalizar, termina siempre tu mensaje proponiendo una reunión. Por otra parte, además de tener una carta de presentación única, también debes adaptar tu currículum haciendo énfasis en las experiencias, habilidades y formación relacionadas con el puesto deseado.

La perseverancia es esencial cuando inicias un proceso de candidatura espontánea. Muchas empresas conservan registros de cartas de presentación espontáneas a los que acceden más adelante en función de sus necesidades. Tu perfil puede atraer a la empresa, pero a veces transcurren meses antes de que surja una oportunidad. Así pues, no te apresures y mantén una mente abierta. Tampoco dudes en volver a probar suerte más adelante, pues tú habrás evolucionado profesionalmente y la empresa también. Además, ser persistente dirá mucho de tu motivación. Así que ¡manos a la obra!

Traducido por Andreína Gil

Foto de WTTJ

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

Géraldine Baraud

Journaliste - consultante éditoriale @rubrik-communication.com

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

¿Buscas respuestas? Recibe tu dosis de inspiración semanal y las ultimas tribus de la jungla.

Y en nuestras redes sociales: