Welcome to the Jungle - Logotipo

¡Desmárcate! Las 9 claves para un currículum que destaque

  • July 19, 2019

Si la búsqueda de empleo es una carrera de fondo, el envío de tu CV es el pistoletazo de salida de una primera etapa fundamental. Pero en ocasiones, corremos el riesgo de que termine sepultado entre otras candidaturas y de que nuestras posibilidades de conseguir una entrevista de trabajo se esfumen para siempre. Para que esto no suceda, te damos nueve consejos para conseguir que tu currículum destaque sobre el resto y no se acabe perdiendo entre los archivos del seleccionador de personal. ¿Listo?

1. Sé breve y claro

Ya sabes aquello de que lo bueno si breve… Pues bien, haz caso a la sabiduría popular y no te extiendas más de la cuenta. Recuerda que el objetivo principal es asegurarle al reclutador una lectura rápida y eficiente ya que, de media, ¡solo se tarda seis segundos en descartar un currículum!

Lo importante aquí es que presentes los diferentes apartados de manera clara, para que el seleccionador pueda encontrar rápidamente tu información personal, tu formación y tu experiencia profesional.

2. Valora la importancia de la “mitad superior”

Según un estudio realizado por Jakob Nielsen, en un primer momento, el seleccionador solo ojeará la mitad superior de la primera página del CV para decidir si tu perfil le interesa o no. Este es el breve espacio del que dispones para destacar y demostrar que encajas en el perfil solicitado.

Una buena idea es empezar con un título que condense tu currículum. Dicho de otro modo, empezar con la conclusión a la que debería llegar el seleccionador si realizara un detallado análisis de tu historial laboral y formativo. En líneas generales, un buen título tendría la siguiente estructura: “a qué te dedicas” + “en qué destacas”. La clave está en ser lo más específico posible y adelantar información que sea relevante para el puesto y que despierte el interés del seleccionador.

Para estructurar la formación y la experiencia en tu currículum, tienes varias opciones: presentarla por orden cronológico inverso, por orden de relevancia o combinando ambos modelos. Pero recuerda que, en casi todos los casos, resultará interesante destacar tu experiencia práctica reciente, en la que hayas desempeñando funciones similares o relacionadas con el puesto.

3. Habla de ti

El currículum tiene como función principal conocer tu perfil profesional, por lo que es el lugar idóneo para presentarte. Así que ¿por qué no incluir en él una pequeña descripción de tu perfil?

  • La extensión debe ser de entre 50 y 200 palabras.
  • Aunque uses lenguaje formal, intenta que el tono general sea natural.
  • Utiliza la primera persona: ¡estás hablando de ti!

4. Adapta el contenido de tu CV a la candidatura

Cada oferta de trabajo tiene sus particularidades, por eso debes adaptar tu CV al puesto al que optes. No dudes en dar valor a aquellas experiencias relacionadas con la oferta (situándolas primero, por ejemplo, con una estructura de currículum funcional) o detallando las tareas que realizaste en tus puestos anteriores.

Puesto que rara vez podrás incluirlo todo, no dudes en dar preferencia a aquellas experiencias o formaciones que darán valor a tu candidatura. La clave está en hacer que tu perfil se acerque tanto como sea posible a lo que demanda la empresa.

5. Céntrate en tus logros

Cuando hablamos de logros hablamos de resultados positivos, no necesariamente de grandes éxitos. Por ejemplo, cuántas llamadas comerciales haces de media en un buen día, qué media de clientes se va satisfecho después de ser atendido por ti, qué mejoras has introducido en tu puesto de trabajo, cuántos grupos de trabajo has liderado, etc. Piensa en seleccionar las cifras que muestren la calidad de tu trabajo y recuerda que no seleccionarás los mismos datos para diferentes candidaturas.

Puedes incorporar esta información justo debajo de las funciones de cada una de las experiencias. Acostúmbrate a recopilar esta información en tu día a día en el trabajo, ya que además de darte pistas para mejorar, denotará capacidad analítica e interés por el negocio.

Y si no tienes experiencia, destaca la formación más relevante que hayas realizado. También puedes incluir periodos de prácticas o voluntariados.

6. Menciona tus intereses

Esta sección debe figurar en la parte inferior del CV y revelará tu personalidad y originalidad, más allá de tus habilidades profesionales. En un contexto laboral tan competitivo como el actual, es importante tener la oportunidad de poder contar algo más sobre nosotros que nos diferencie del resto. En este apartado puedes incluir premios que hayas recibido, becas, publicaciones, reconocimientos, aficiones o hobbies.

Recuerda que las soft skills cada vez tienen más peso en los perfiles de los candidatos y que se valorará muy positivamente que tus intereses estén alineados con los de la empresa, así que ¡no olvides mencionarlas!

7. Por favor, no descuides la ortografía

No hace falta decirlo, pero una falta de ortografía puede echar por tierra todos tus esfuerzos. Además, en la era de los correctores ortográficos, es intolerable cometerlas. No dudes en repasar una y mil veces el documento antes de darle el visto bueno o incluso pedir ayuda a alguien para que le eche un último vistazo.

También es importante que uses vocabulario técnico y específico del puesto al que estás optando, así demostrarás que eres un experto en tu campo.

8. Guarda las formas

Si no eres diseñador gráfico, no intentes hacerte pasar por uno. Seguro que podrás encontrar multitud de plantillas que te permitirán crear un CV con un diseño que se adapte a tus necesidades. Ten en cuenta:

  • El texto debe tener un tamaño legible (11-12).
  • Usa una única tipografía para todo el documento. Opta por una que tenga una buena legibilidad, como las de tipo Arial, Helvética, Verdana o Tahoma (ya sabes: olvida la Comic Sans si quieres que te tomen en serio).
  • Evita usar demasiados colores. Con dos como máximo será suficiente.
  • Cuidado con los errores de maquetación que pueden arruinar el diseño de tu CV (márgenes estrechos, espacios donde no debería haberlos, párrafos no alineados…).

9. Presta atención al formato y nombre del documento

Recuerda que tu CV siempre debe ser enviado en formato PDF. También debes poner atención al nombre del archivo. Un currículum titulado “CV Pedro” o “Sin nombre” tendrá más probabilidades de perderse entre los archivos del responsable de RR HH, además de demostrar una cierta falta de profesionalidad.

Recuerda que si le facilitas el trabajo al seleccionador, tendrás más posibilidades de que vea tu candidatura con buenos ojos. En este caso, lo correcto sería enviar el archivo con la siguiente estructura: CV+NOMBRE+APELLIDO.

Ya estás listo para redactar tu currículum de una manera más personal y diferenciadora. Pon todos los puntos en práctica e intenta pensar cómo puedes rehacer tu CV para sorprender de forma positiva al seleccionador. ¡Ahora es el momento de multiplicar tus posibilidades!

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

Olga Tamarit

Freelance Content Creator
  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

¡Síguenos!

¿Buscas respuestas? Recibe tu dosis de inspiración semanal y las ultimas tribus de la jungla.

Y en nuestras redes sociales: