Cómo conseguir mejorar tu sueldo al cambiar de trabajo

Cómo conseguir mejorar tu sueldo al cambiar de trabajo

Si llevas tiempo queriendo obtener un aumento de sueldo, en ocasiones la forma más sencilla de conseguirlo es mediante un cambio de empresa. Aunque es el sueño de muchos empleados ambiciosos, por desgracia este aumento salarial no es algo automático. Para obtenerlo, primero deberás reunir varias condiciones, además de saber sacar el máximo partido a tus habilidades como negociador. A continuación te ofrecemos algunos consejos para aumentar tus probabilidades de éxito antes de tu próxima entrevista de trabajo, cuando te encuentres cara a cara con el entrevistador de la que podría ser tu futura empresa.

Sé consciente de lo que vales

Averigua tu valor de mercado

A la hora de definir su valor en el mercado laboral, a muchos candidatos les cuesta decidirse, y es comprensible: no hay nada más difícil que determinar nuestro propio valor como profesionales, sobre todo si no estamos familiarizados con los estándares de remuneración actuales. Muchos de nosotros también nos sentimos incómodos cuando nos toca hablar abiertamente de nuestras expectativas salariales durante las entrevistas, y es por eso que, para negociar de manera efectiva un aumento de sueldo, primero debemos conocer lo que valemos.

Para hacerte una idea, puedes utilizar un simulador de salarios online. Este tipo de herramientas te permite determinar, en función del puesto o del lugar de trabajo, no solo un salario promedio, sino también los salarios más altos y más bajos para ese puesto, lo cual te ayudará a averiguar tu verdadero valor de mercado.

Repasa la política salarial de la empresa y las prácticas de tu sector

Asimismo, antes de la primera entrevista, asegúrate de indagar en las prácticas salariales de la nueva empresa. Para ello, un buen punto de partida es el sitio web de GlassDoor, donde podrás comparar los salarios actuales en el sector de actividad de la empresa a la que hayas enviado tu solicitud.

Opta por ofertas de trabajo que se ajusten a tus aspiraciones profesionales

No debes olvidar que el aumento de sueldo que deseas reclamar no depende únicamente de tu perfil o de la voluntad de la empresa, sino también del puesto que solicites. Si el aumento salarial es un aspecto esencial para ti, deberás solicitar puestos con un nivel de cualificación y responsabilidad que se ajuste a tus expectativas. En otras palabras, evita los puestos que requieran un nivel de cualificación inferior al que tienes actualmente, o de lo contrario te resultará difícil negociar un aumento de sueldo. Antes de presentar tu solicitud, asegúrate de tomarte el tiempo necesario para analizar la descripción del puesto que te llamó la atención y entender perfectamente las tareas y responsabilidades que se esperan de ti.

Leer también en : Trabajadores

De vuelta a la oficina tras la aventura de emprender

Aborda el tema de la remuneración durante la entrevista

Por regla general, los entrevistadores suelen tratar el tema del sueldo con los posibles candidatos durante la entrevista. Si te ofrecen un salario por debajo de tus expectativas, no dudes en decírselo y explica las razones legítimas por las que crees que mereces uno más alto. ¿Pero qué pasa si el entrevistador te pregunta directamente por tus expectativas salariales?

Di la verdad

Algunos candidatos pueden sentir la tentación de inflar su salario actual para negociar uno más alto, pero cuidado, no olvides que el entrevistador es un experto en su campo. Comenzar las negociaciones con una mentira no resulta una estrategia muy recomendable. Un mejor enfoque sería presentar tu situación actual de la manera más atractiva posible. Por ejemplo, cuando hables de tus expectativas salariales, considera incluir cualquier incentivo del que ya disfrutes, como primas, horarios de trabajo flexibles, un coche de empresa, un plan de pensiones, un seguro médico privado, etc.

Muestra abiertamente tu deseo de un aumento de sueldo

Si eres sincero desde el principio sobre tus expectativas salariales, podrás especificar qué te hace querer cambiar de puesto y qué porcentaje deseas que se incremente. Por ejemplo, un estudio sobre la subida salarial de la población ocupada reveló que el 43% de los empleados españoles que consiguieron una subida salarial fuera de su empresa actual, lo lograron gracias a una posición similar mejor pagada en otra empresa. En cambio, un 24% de los trabajadores obtuvieron un aumento de sueldo al pasarse a un sector que ofrecía salarios más elevados, y un 22% de ellos lo consiguió gracias a un ascenso a un puesto de rango superior.

Toma la delantera

Si el tema del salario no se menciona durante la primera entrevista, no desesperes, es algo que suele tratarse con más frecuencia a partir de la segunda entrevista. No obstante, si para ti es una prioridad, no dudes en sacar el tema tú mismo al final de la entrevista. En ese momento, estarás en tu derecho de solicitar que se aborde la cuestión salarial.

El momento de la negociación

Saca a relucir tus mejores cualidades

Si esperas obtener un aumento salarial considerable, tendrás que justificarlo, y la mejor manera de hacerlo será destacando tu experiencia y tus habilidades. Cuando hables con el entrevistador, céntrate en demostrarle que la experiencia que has adquirido desde tu última negociación salarial justifica un aumento de sueldo en consecuencia.

Como es lógico, esto implica adaptarse a las necesidades de la empresa, por lo que las habilidades que propongas deberán estar en consonancia con el puesto que solicites. Utiliza la descripción del puesto para analizar las habilidades específicas que el entrevistador está buscando, y así poder destacar tu experiencia y tus habilidades más relevantes. No olvides mencionar también todo lo que puedes aportar a la empresa, ya sea una lista de contactos, nuevos clientes o una habilidad poco común en tu sector.

Para evitar parecer arrogante o poco sincero, deberás ser capaz de demostrar tus experiencias y ofrecer ejemplos que las respalden. Por ejemplo, en lugar de afirmar que asististe de forma brillante a innumerables clientes, describe cómo gestionaste una cartera de 25 cuentas de clientes, dos de ellas a nivel internacional, y explica que el alto nivel de satisfacción de todos ellos concluyó con una renovación de su suscripción a tus servicios.

Demuestra tus habilidades de oratoria y tu confianza en ti mismo

Está demostrado que las personas más convincentes y seguras de sí mismas no son necesariamente las más competentes. Sea cual sea tu nivel de experiencia, te será mucho más difícil venderte profesionalmente si te cuesta expresarte en público o te falta confianza en ti mismo, de modo que deberás perfeccionar tus habilidades comunicativas antes de negociar tu próximo aumento de sueldo.

Antes del gran día, te recomendamos que leas nuestro artículo sobre cómo hablar en público. También puedes echar un vistazo a estas charlas TED, todas muy recomendables y con un montón de buenos consejos, o hacerte con algún libro que te ayude a mejorar tus habilidades comunicativas. Aquí van algunos:

  • Charlas TED: La guía oficial TED para hablar en público, de Chris J. Anderson
  • Cómo hablar y presentar en público: Consejos que funcionan desde el primer minuto, de Carlos Salas

Si hablas con claridad y confianza, si te sientes cómodo hablando sin sonar arrogante y la historia que estás contando concuerda con las expectativas de tu entrevistador, aumentarás enormemente tus posibilidades de convencerlo para que te ofrezca el salario que quieres y mereces.

El salario no lo es todo

Primas de contratación y bonos de bienvenida

Cuando negocies con el entrevistador, no te centres únicamente en el salario y asegúrate de tener en cuenta las demás ventajas que pueda ofrecerte la empresa. No descartes la posibilidad de reducir tus expectativas salariales si el sueldo que se te ofrece viene acompañado de una prima de contratación, ya se trate de un incentivo económico o de otro tipo de ventajas, como un plan de participación en ganancias, un seguro médico de gran cobertura, etc.

Los bonos de bienvenida también han ganado mucha popularidad entre las empresas. Antaño reservados a altos ejecutivos o a perfiles con habilidades muy solicitadas, en la actualidad estos incentivos se ofrecen a una amplia variedad de sectores y niveles de experiencia. En ocasiones, las empresas recurren a ellos a fin de compensar a los nuevos empleados cuando no les es posible satisfacer sus expectativas salariales. Estos bonos suelen oscilar entre unos pocos miles de euros y dos o tres meses de salario para los puestos de responsabilidad intermedia, una cantidad nada desdeñable si se tiene en cuenta el competitivo mercado laboral de hoy en día.

Un entorno laboral estimulante

La perspectiva de un salario más alto se nos puede subir rápidamente a la cabeza y hacernos olvidar otros aspectos que también son importantes. Cuando te plantees la posibilidad de cambiar de trabajo, pregúntate si te compensaría trabajar por un poco menos en un entorno estimulante y agradable que te permita crecer como profesional. No olvides que las tareas del puesto, las perspectivas de progresión profesional y el ambiente de trabajo son elementos a los que es difícil poner precio, por lo que también deberían tenerse en cuenta a la hora de tomar una decisión.

Por ejemplo, el estudio The Workforce View in Europe 2018, llevado a cabo por la empresa estadounidense de software y gestión de recursos humanos ADP y en donde se encuestó a casi 10.000 trabajadores en todo el continente europeo, reveló que, aunque para el 47% de los encuestados el sueldo y la remuneración constituían su principal motivación laboral, más de la mitad indicaron otros motivos, como la conciliación laboral y personal (22%) o las relaciones con los compañeros (21%).

No te apresures

Aunque, evidentemente, esta no es una opción que todo el mundo pueda permitirse, si buscas cambiar de empleo para mejorar tu salario, quizás merezca la pena esperar para encontrar la oportunidad laboral que mejor se adapte a tus necesidades. Es mejor rechazar una oferta poco atractiva, aunque eso suponga retrasar unos meses un nuevo comienzo. Si no tienes prisa, estarás en mejor posición para negociar el salario que quieres.

Por último, mejorar tu currículum supone una de las mejores formas de demostrar que mereces un mejor salario, así que considera la posibilidad de usar ese tiempo de espera para desarrollar nuevas habilidades, como obtener una certificación, inscribirte a cursos de formación ofrecidos por tu empresa actual, etc.

Aunque cambiar de trabajo no siempre garantiza un aumento salarial, la nómina sigue siendo moneda corriente entre las empresas. Por esa razón, es importante que conozcas tu valor y sepas usarlo en un momento tan importante y estresante como es la entrevista de trabajo. ¡Que la fuerza te acompañe, y a tu cuenta corriente también!

Traducido por Rocío Pérez

Foto de WTTJ

Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook, LinkedIn, Instagram o Twitter y suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestros últimos artículos.

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: