Las 6 claves para mostrar confianza en la entrevista de trabajo

Cómo mostrar confianza en la entrevista de trabajo

En el momento de la entrevista, mostrar seguridad en uno mismo es una de las claves del éxito. Lo ideal es transmitir al entrevistador que confías en tus capacidades y consideras que eres el candidato perfecto para el puesto. Y aunque mostrar confianza al tiempo que se gestionan el estrés y los nervios no es fácil, tampoco es imposible. Te damos las 6 claves que te ayudarán a superar el momento de la entrevista.

1. No dejes ningún cabo suelto

Es esencial que dediques tiempo a prepararte para tu entrevista de trabajo, para minimizar los nervios el día de la cita. Conseguirlo te resultará fácil si sigues estos pasos:

  • Recopila toda la información relevante sobre la compañía en la que deseas trabajar. Tómate tiempo para echar un vistazo a su web y navegar por sus páginas en las redes sociales. Te será muy útil conocer los datos clave relacionados con el puesto al que te presentas.

  • Revisa tu currículum y trata de anticipar las preguntas que el entrevistador te puede plantear. Por ejemplo, deberás estar listo para la hablar de ti, para responder sobre algún periodo de inactividad que hayas tenido, si vuelves a trabajar por cuenta ajena tras haber sido autónomo, por el sueldo que esperas obtener… Preparar respuestas claras evitará que te quedes en blanco.

  • Intenta ser natural. No se trata de aprender lo que te gustaría decir de memoria y soltarlo de carrerilla. La naturalidad es clave en cualquier entrevista, así que intenta encontrar un punto medio.

  • No descuides los detalles técnicos. Verifica la dirección de la cita y el horario para decidir la ruta que vas a tomar y cuánto tiempo necesitas para llegar a tiempo a la entrevista, desde cuál es la parada de metro más cercana hasta dónde te será más fácil aparcar sin problemas. Esto te ayudará a evitar nervios e imprevistos de última hora.

Recuerda que el objetivo es intentar eliminar cualquier contratiempo inesperadopara poder llegar a la entrevista relajado.

2. Cambia tu punto de vista

El miedo a ser juzgado de manera equivocada es a menudo la principal causa de estrés durante una entrevista. La falta de autoestima, las inseguridades personales o el temor a que nuestros competidores sean mejores que nosotros pueden paralizarnos en el momento menos oportuno. Cuando se te crucen estos pensamientos por la mente, concéntrate en el hecho de que, si te han llamado para la entrevista es precisamente porque encajas en el perfil que están buscando.

Seguro que tienes algo diferente y valioso que aportar. Así que relájate y confía en tus posibilidades. Te será más fácil si:

  • Consideras la entrevista como una oportunidad para obtener más información sobre el trabajo, en lugar de como un examen: te servirá para determinar si realmente se adapta a tus necesidades y si es lo que andas buscando para el futuro.

  • Te planteas la cita como si se tratara de una charla entre profesionales, independientemente de tu experiencia. No solo rebajarás la presión sino que te servirá para equilibrar la relación entre el entrevistador y tú. ¡Comienza a considerarte a ti mismo como alguien válido con mucho que aportar a la empresa!

Para reforzar la confianza en ti mismo, el ejercicio puede ser un gran aliado. Así lo confirma el American Council on Exercise, practicar ejercicio con regularidad te ayudará a aumentar tu autoestima, lo cual puede ser, además, un poderoso mecanismo poderoso para aliviar el estrés.

3. Descansa lo suficiente

Dormir lo suficiente es fundamental para tener un buen rendimiento, por lo que debes intentar descansar la noche anterior a la entrevista, para evitar que los nervios te jueguen una mala pasada. Para ello comprueba que tu entorno es el ideal para conciliar el sueño:

  • Debe haber la suficiente oscuridad en la habitación.
  • Apaga el móvil o activa el modo avión.
  • Renuncia a estimulantes, como el café y el alcohol.
  • Dedica la última hora del día a leer un libro o una revista, así alejarás tu mente de pensamientos negativos.

Para mantener a raya la ansiedad, algunas disciplinas son particularmente efectivas, como el yoga, la natación o el taichí. Sin embargo, evita practicar deporte y comer al menos un par de horas antes de acostarte, para asegurarte un descanso óptimo.

4. Cuida tu apariencia

La ropa que vistes es importante. Es recomendable que elijas un estilo que refleje la filosofía y el estilo de la compañía, pero asegúrate también de sentirte cómodo:

  • No te disfraces de quien no eres, ya que tu incomodidad se notará y repercutirá negativamente en el clima de la entrevista.

  • Bastará con que adaptes tu estilo propio al de la compañía. ¿Estás solicitando un puesto en un banco? Valora ponerte un traje o una chaqueta. Si por el contrario se trata de una empresa más relajada, puedes ir en vaqueros. Usa el sentido común y todo saldrá bien.

5. Mantente centrado

Ante las dificultades, tendemos a distraernos para no tener que abandonar nuestra zona de confort. Pero en un momento clave como es una entrevista de trabajo distraerte minará tu confianza, por lo que no es una actitud precisamente aconsejable. Mantener el foco es una habilidad que necesita entrenamiento y que puedes fortalecer. Algunos trucos para conseguirlo:

  • Céntrate en el ahora. Piensa en lo que estás haciendo y diciendo en cada momento y evita pensamientos ajenos a la conversación como “¿lo estaré haciendo bien?” o “¿se notará que estoy nervioso?”.

  • Mantén un discurso ordenado y no saltes de un tema a otro, a no ser que te lo indique el reclutador. Mostrar tranquilidad en tus respuestas indicará que también la hay en tu cabeza.

  • Si pierdes el foco, vuelve a retomarlo. No es cuestión de agobiarse si de repente un pensamiento negativo cruza tu mente o te has distraído con algo que no tiene nada que ver. Respira hondo y vuelve al punto donde estabas.

  • Prohibido mirar el móvil o el reloj, ya que estarías demostrando falta de interés. Mantén tu dispositivo en silencio o en modo avión. Te recomendamos también que evites revisar tu e-mail o las redes sociales en los minutos previos a la entrevista, para mantener el estrés a raya.

6. Relativiza

Muchas veces reaccionamos de forma equivocada ante un conflicto y aprender a relativizar puede ser la clave para salir airosos. Pregúntate qué es lo peor que te puede pasar si todo sale mal, respira hondo y tómate las cosas con humor. Adáptate a la situación y a las circunstancias.

  • Si algo sale mal, no dramatices. Asimila tus errores y utilízalos como herramientas para el futuro. Incluso en el caso de que sea la entrevista en general lo que ha salido mal, reaccionar de la manera adecuada te será de gran ayuda.

  • Céntrate en aquello que quieres sin dejarte vencer por los miedos. Muchas veces son nuestras propias inseguridades las que nos bloquean y nos impiden alcanzar nuestros objetivos.

Frente a un momento clave como es la entrevista para un posible futuro empleo, es importante que analices tu vida con perspectiva. Seguro que has superado obstáculos más graves que esta entrevista, así que ármate de valor y afronta el momento con entusiasmo y confianza. Recuerda las palabras del experto en liderazgo Stephen R. Covey: “Cuando la confianza es alta, la comunicación es fácil, instantánea y efectiva”. Por lo tanto, céntrate, respira hondo y ¡lánzate a ello!

Foto de WTTJ

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

Olga Tamarit

Freelance Content Creator

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: