¿Ha llegado el teletrabajo para quedarse?

¿Ha llegado el teletrabajo para quedarse?

Las medidas de confinamiento adoptadas por el Gobierno para hacer frente a la expansión del coronavirus están teniendo un efecto secundario algo inesperado: estamos asistiendo al mayor experimento de teletrabajo jamás realizado en España. De manera casi repentina, alrededor de un tercio de los empleados ha cambiado la oficina por el salón de casa, según una encuesta de la fundación Funcas. ¿Cómo nos está yendo con el teletrabajo? ¿Será este el principio de una revolución en las oficinas de todo el mundo?

Según la RAE, teletrabajo es todo aquél que se realiza “desde un lugar fuera de la empresa, utilizando las redes de telecomunicación para cumplir con las cargas laborales asignadas”. Es decir, todas las actividades profesionales que podemos realizar desde fuera de la oficina, ya sea desde casa, o desde espacios de coworking.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, de manera habitual solo teletrabajan en España alrededor del 4,3% de los profesionales ocupados, a pesar de que el 22,3% de la población ocupada tiene empleos que pueden realizarse desde casa.

Sin embargo, el confinamiento por el coronavirus ha provocado una situación totalmente excepcional, que ha obligado a todos aquellos cuyos empleos lo permitieran a trabajar en remoto.

¿Quiénes están teletrabajando?

Nadie sabe a ciencia cierta cuántas personas están trabajando desde casa desde el inicio de la crisis del coronavirus. Pero una pista nos la da la fundación Funcas, E que ha preguntado sobre su situación a 700 personas en los cinco primeros días laborables (del 16 al 20 de marzo de 2020) posteriores a las medidas de confinamiento tomadas por el Gobierno de España. En total, un 32% de quienes trabajaban antes del comienzo del estado de alarma declaraban que están ahora trabajando desde casa.

Durante esa primera semana, un 7% adicional decía que estaba en casa, empleado, pero sin trabajar. Conforme avanzaba el confinamiento, menos personas decían encontrarse en esa situación: un indicio de que muchas empresas han tenido que enviar a sus trabajadores a casa de manera apresurada sin tener las herramientas adecuadas, y que han ido adaptándose a la situación poco a poco.

Leer también en : Trabajadores

5 tipos de compañeros molestos (y cómo no ser uno de ellos)

El perfil del teletrabajador

En general, aquellas personas que sí pueden trabajar desde casa comparten una serie de características:

  1. Con estudios universitarios: La mayoría de las profesiones que se pueden realizar a distancia están asociadas a niveles de formación elevados: según los datos preliminares de Funcas, el 52% de los que trabajan desde casa tienen estudios universitarios. Solo el 2% de quienes no han terminado secundaria están haciendo teletrabajo.
  2. Más mujeres que hombres: Hasta un 38% del total de las mujeres trabajaban desde casa durante la primera semana, frente al 27% de los hombres.
  3. Con empleos cuya herramienta de trabajo es un ordenador: Parece obvio, pero si no puedes hacer tu trabajo en un ordenador, es casi imposible que puedas trabajar desde casa. Pero ni siquiera todos los que trabajan con ordenadores pueden hacerlo a distancia. Según Randstad, pueden teletrabajar, por orden de cantidad de ocupados en cada categoría:
  • El 59,9% de los técnicos y profesionales científicos e intelectuales
  • El 43,6% de los contables, administrativos y otros empleados de oficina
  • El 100% de los directores y gerentes
  • El 22,3% de los técnicos y profesionales de apoyo

María trabaja como administrativa y es un ejemplo de cómo el hecho de trabajar con un ordenador no es garantía de poder hacerlo desde casa. Antes de que el Gobierno anunciase el cierre de todas las empresas cuya actividad económica no fuese “esencial”, cuenta que su empresa seguía requiriendo a sus empleados “ir a trabajar como toda la vida”.

Las personas que ocupan profesiones que no se pueden realizar a distancia supondrían, según Randstad, el 77,7% del total. Entre ellos:

  • Trabajadores manuales como albañiles, carpinteros o limpiadores.
  • Conductores de taxis y medios de transporte público
  • Policías
  • Personal sanitario
  • Operarios de fábricas
  • Empleados de supermercados
  • Agricultores
  • Propietarios y empleados de bares o pequeños comercios
  • Militares

¿Hará esta crisis que el teletrabajo sea más popular?

Si bien el teletrabajo era hasta hace apenas un par de semanas una práctica residual en España, para todos aquellos trabajos que han demostrado poder realizarse a distancia, esta situación podría suponer un cambio en el grado de aceptación y la manera en que percibimos el teletrabajo. ¿Qué pasaría si este experimento a gran escala sirviera para que nos diéramos cuenta de que el trabajo a distancia es posible? Estos son algunos de los factores que pueden determinar si el teletrabajo ha podido llegar para quedarse en tu vida.

1. Del entorno de trabajo

Para que el teletrabajo pueda desarrollarse de manera eficaz, es importante tener un entorno de trabajo adecuado, donde puedas centrarte con tranquilidad: una mesa, luz natural, y una buena conexión a internet.

Para Andrea Bonell, abogada, crear el entorno de trabajo en casa es clave para que el teletrabajo pueda convertirse en algo más común en el futuro. “En mi caso, si no tengo un lugar de trabajo fijo me descentro con facilidad: me levanto a comer algo, me voy cambiando de sitio o aprovecho para cocinar”, admite. “Creo que es una cuestión de hábitos. Si tuviera tu zona de trabajo en casa y un horario predeterminado, mi vida sería igual que en tiempos normales”.

Sin embargo, no solo se trata del espacio de trabajo, sino de disponer del ambiente adecuado para trabajar. Para Amparo Latorre, abogada con dos hijas que ya estaba acostumbrada a teletrabajar en una etapa previa de su vida en Suiza, cuenta que ante esta situación excepcionallo que le está resultando más complicado es tener que ocuparse dos tareas distintas durante su jornada laboral: teletrabajar y hacer de profesora para sus hijas. “Ese es hoy el verdadero el reto”, apunta.

2. De tu capacidad de concentración

En cambio, Raquel Raga, que dirige una agencia de marketing, cuenta que aunque suele trabajar en una oficina, antes del confinamiento ya hacía sesiones en casa varias veces por semana para concentrarse mejor en algunas tareas. “El trabajo en casa es más productivo”, afirma.

No es la única que lo piensa. Un estudio liderado por Nicholas Bloom, de la Universidad de Stanford, mostró aumentos en la productividad tras probar el teletrabajo. El experimento tuvo lugar en Ctrip, una agencia de viajes china en la que trabajan 16.000 personas, en la que seleccionaron de manera aleatoria a un grupo de trabajadores para que trabajara desde casa. ¿El resultado? La productividad aumentó en un 13%, ya que los empleados hacían menos pausas, causaban menos bajas por enfermedad y tenían un entorno de trabajo más tranquilo.

3. De las herramientas que tengas a tu disposición

Aunque trabajes desde casa, seguirás necesitando estar en contacto continuamente con los demás, desde tus compañeros de trabajo hasta tus clientes o colaboradores. Por ello, la efectividad de tu trabajo dependerá también en gran medida de las herramientas digitales que utilice tu empresa.

Ahora que muchos trabajadores se han visto obligados a familiarizarse con nuevas herramientas de comunicación, como chats internos o aplicaciones para hacer videoconferencias, hay quienes ven en esta situación repentina una oportunidad. María Ayuso, que ya trabajaba desde casa como abogada por cuenta propia y colaboradora de la ONG CESAL, es optimista: “Se está demostrando que muchas tareas se pueden sacar adelante desde casa. Es una oportunidad para darnos cuenta de que el teletrabajo funciona y trabajar para poner la tecnología al servicio del hombre y facilitarnos la vida”.

4. Del análisis de costes que hagamos tras la crisis

Si miramos a nuestros bolsillos, puede que nos acabemos dando cuenta de que teletrabajar de vez en cuando nos compensa a todos. A los empleados, trabajar desde casa les evitaría los gastos derivados de comer fuera de casa y tener que costearse el transporte. ¡Por no hablar del tiempo que ahorrarían en ir y volver de la oficina!

Pero este ahorro también beneficiaría a las empresas. Inés Muñoz, que trabaja como comercial de exportación en una empresa de cerámica y que no había teletrabajado nunca, se está adaptando mejor de lo que pensaba y cree que el impacto económico de mandar a muchos empleados a trabajar desde casa puede animar a muchas empresas a decantarse más por esta opción: “Ahorrarían muchísimo dinero en electricidad, agua, internet y en muchas cosas más”, afirma.

5. De la capacidad de adaptación de tu empresa

Àlex Rodríguez, CEO de MarsBased, una empresa de programación full remote, explica que la implantación depende de la manera en que esté concebida tu empresa. Para la mayoría de compañías, es muy posible que los puestos de los diferentes equipos no se crearan pensando en que su trabajo se podría realizar a distancia, por lo que es más difícil que esto pueda cambiar de un día para el otro.

Lo mismo sucede con las condiciones de trabajo de los empleados. En tu caso, como trabajador, aceptaste tu puesto y firmaste tu contrato con una serie de condiciones que puede que no fuesen las mismas que solicitarías para el trabajo en remoto. Este es un aspecto importante que deberás tener en cuenta si, en un futuro cercano, tu empresa te propusiese realizar una parte o la totalidad de tu jornada laboral a distancia.

Para Rodríguez, la posibilidad de que las empresas integren este nuevo paradigma dependerá de cuánto acabe durando la crisis. “Si en dos semanas todo el mundo vuelve a estar en la calle, aquí no habrá pasado nada. Habrá compañías que ni siquiera habrán logrado adaptar sus metodologías. Pero, en cambio, si la crisis acaba durando mucho más tiempo, las empresas se verán forzadas a cambiar o acabarán cerrando”, concluye.

Lo que sí es seguro es que este confinamiento permitirá tanto a trabajadores como a empresas conocer las ventajas y los inconvenientes de trabajar desde casa. Y, ¿quién sabe? Quizás pueda acabar convirtiéndose en un punto de inflexión en la implantación de esta herramienta que, para quienes la practican, permite una mayor conciliación entre vida laboral y personal.

Foto de WTTJ

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: