Teletrabajo: 7 consejos para convencer a tu jefe

Teletrabajo: 7 consejos para convencer a tu jefe

Antes del inicio de la crisis del coronavirus, decir adiós a los trayectos de ida y vuelta al trabajo, la autonomía y la posibilidad de organizar nuestro propio tiempo eran algunos de los grandes beneficios del teletrabajo. Pero desde el pasado mes de marzo es, además, una modalidad de trabajo recomendada para prevenir los contagios en los lugares de trabajo y, a día de hoy, lo practican más de tres millones de españoles. Sin embargo, todavía hoy hay empresas que se resisten a permitir el teletrabajo a sus empleados. Pero tenemos buenas noticias: esta resistencia que puede demolerse con los argumentos adecuados. Toma nota.

¿Qué dice la ley?

Hasta hace poco, el trabajo a distancia solo estaba regulado en España por el artículo 13 del Estatuto de los Trabajadores. Sin embargo, el pasado mes de septiembre se aprobó la nueva Ley de teletrabajo para regular el trabajo a distancia. Entre sus disposiciones, se indica que:

  • la ley afecta a los teletrabajadores regulares, es decir, aquellos que en un periodo de referencia de tres meses dediquen al teletrabajo un mínimo del 30% de la jornada.

  • asegura que los trabajadores a distancia tengan los mismos derechos que los que prestan sus servicios en la sede de la empresa, exceptuando aquellos que sean inherentes a la prestación laboral presencial. Esta igualdad de derechos incluye la retribución, que debe ser equitativa.

  • se trata de una una modalidad laboral voluntaria y será siempre una decisión reversible.

  • el acuerdo debe formalizarse por escrito.

La nueva normativa también contempla cuestiones como el ascenso profesional del teletrabajador, su protección en materia de prevención de riesgos laborales, el derecho a la representación colectiva y, como gran novedad, el derecho a la compensación de los gastos derivados de la actividad a distancia.

Leer también en : Trabajadores

Creativos, ingeniosos, torpes: qué hay de cierto en los clichés sobre los zurdos

Quiero trabajar desde casa: ¿qué hago?

Con los argumentos legales en mano y en función del nivel de autonomía que tengas para desarrollar tu trabajo, es momento de pasar al siguiente escenario: preparar una estrategia para convencer a tu empresa de lo idónea que puede resultar esta práctica.

1. Analiza tu situación

De forma pausada y honesta, comienza a preparar una lista de tus tareas diarias, semanales o incluso mensuales. Piensa en la cantidad de trabajo que tienes que sacar adelante, desgránalo y clasifica las tareas según si exigen trabajar de forma presencial o no.

Luego, agrupa todas esas tareas que podrías realizar desde casa (o en cualquier otro lugar). Piensa también qué necesitas para llevarlas a cabo: a menudo solo necesitarás un ordenador y una conexión a Internet, pero quizás también necesites manuales o documentos físicos que están en la empresa.

Tampoco está de más ver cuál es la situación del teletrabajo en tu empresa. ¿Lo ha podido practicar tu empresa durante los meses de confinamiento y desescalada? ¿Lo practicaba alguien ya antes, aunque fuese de otro departamento? ¿Qué resultados ha dado?

2. Demuestra que impulsa la productividad

Según un estudio de la Universidad de Murcia, el teletrabajo no solo aumenta el bienestar de los empleados, sino también la productividad. Así que no lo dudes: usa este argumento en tu favor. Es simple: trabajar en el entorno doméstico hace que tengamos menos distracciones, lo cual se traduce en una mayor concentración y esto a su vez en una mayor productividad.

Para explicarle a tu mánager cómo el teletrabajo te puede ayudar a ser más productivo, apóyate en ejemplos concretos de tu día a día. Algunas ideas:

  • En la oficina sufres varias interrupciones a lo largo del día (¿por parte de quién? ¿para hacer qué? Sé concreto). En casa nadie te interrumpirá.

  • Menciona esa tarea concreta y recurrente que requiere especial concentración: hacerla desde casa sería lo ideal para poder terminarla en menos tiempo.

  • Un día a la semana sientes estrés porque las opciones del transporte público para volver a casa no te sirven, ya que tienes algo que hacer y muy poco margen. Teletrabajando podrías acabar a tu hora, sin estrés, sin tener que salir antes, y dejando el trabajo hecho.

3. Asegura tus horarios

Si tu jefe teme que seas menos productivo, es probable que también le preocupe que las horas de trabajo efectivas sean inferiores a las habituales en la modalidad presencial. Tranquilízale sobre este aspecto: existen multitud de plataformas pensadas para monitorizar las horas de trabajo del empleado que ha decidido quedarse en casa.

Los horarios ni siquiera tienen por qué cambiarse si el empleador no lo desea. En caso contrario, si el empleado puede negociarlos, una fórmula habitual es el de fijar una horquilla para la entrada (como por ejemplo, entre las siete y las diez de la mañana) y dejar la hora de salida para ocho horas más tarde de la hora de entrada efectiva.

4. Mantente conectado

Un jefe reticente al teletrabajo va a exigir mucha demostración de disciplina y compromiso por parte del empleado que trabaja desde casa. Por ello es importante que te mantengas disponible a través de los canales de comunicación que utilices habitualmente: chats de comunicación interna de la empresa, e-mail o teléfono…

Si tienes solo la posibilidad de teletrabajar en régimen parcial, asistiendo a la empresa con regularidad, intenta que en tus días de teletrabajo no te saltes reuniones o momentos especialmente útiles para crear y cultivar conexiones con el resto del equipo. Y si tu objetivo es el teletrabajo total, sin más visitas a la empresa que en ocasiones muy concretas y sin periodicidad fija, piensa de forma estratégica para no desvincularte por completo del ambiente de la oficina.

5. Dispara tu motivación

Romper con la rutina diaria no solo ayuda a aumentar la creatividad en el trabajo, sino que también puede ser un impulso para tu motivación. Así que no dudes en explicarle a tu jefe que escapar de la oficina de vez en cuando te ayudará a mantenerte motivado, también para volver al trabajo con tus compañeros después de una jornada de trabajo más solitaria.

Es importante reforzar la idea que tu jefe podrá revocar la posibilidad de teletrabajar (siempre que no estuviese incluida en las condiciones de tu contrato o en el convenio de tu empresa, claro está) si no se han cumplido los objetivos. Pero que, en el mejor de los casos, es un beneficio que puede aumentar tu vinculación con la compañía.

6. Busca un entorno adecuado para el trabajo

Para aliviar los temores de un jefe escéptico, no dudes en explicarle cómo será tu entorno: un lugar equipado para el trabajo y a prueba de distracciones, en tu casa o en un espacio de coworking. Cuanta más información tenga, menos se resistirá.

Planifica cuál será tu espacio doméstico dedicado al trabajo y ten en mente que será un lugar desde el que trabajar durante una jornada completa, puede que durante varios días a la semana o al mes. Así que difícilmente valdrá un sofá o un entorno ruidoso: busca un espacio que te ayude a ser productivo y a mantener la concentración. Piensa en factores como la silla en la que nos sentaremos durante el día, la mesa o el escritorio, la iluminación a lo largo de la jornada…

7. Propón un período de prueba

Si tu jefe sigue sin estar convencido y no se decide a acceder a algunos días de teletrabajo, siempre puedes proponerle un test. Si durante el periodo de tiempo que acordéis dedicas uno o dos días semanales al teletrabajo y tus objetivos se cumplen, tu jefe difícilmente podrá seguir poniendo excusas para que trabajes siempre de forma presencial.

A partir de ahí, la manera de solicitar el teletrabajo dependerá del tipo de empresa en la que trabajes, ya que cada una tendrá sus procedimientos y directrices. En cualquier caso, no es mala idea empezar con una aproximación informal y distendida, y luego solicitarlo por escrito para que quede constancia. ¿Estás listo para empezar a incorporar el teletrabajo a tus jornadas?

Foto de WTTJ

Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook, LinkedIn, Instagram o Twitter y suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestros últimos artículos.

Redactor freelance especializado en tecnología y startups

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: