“Pedimos regularización para que las personas sin papeles puedan buscar trabajo”

“Pedimos regularización para las personas sin papeles"

La muerte del afroamericano George Floyd, el pasado mes de mayo a manos de la policía, desató protestas masivas tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo y, a pesar de la crisis sanitaria, las calles se llenaron al grito de #BlackLivesMatter contra el racismo y la violencia policial e institucional. Pero el racismo no solo es cosa de Estados Unidos, sino también de Europa y España, y eso es algo que llevan años reivindicando desde el Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes de Barcelona, integrado por trabajadores, en su mayoría manteros y migrantes, que se han organizado para defender sus derechos y recordar que todas las vidas importan.

Un largo viaje

Aziz Faye es uno de los portavoces del colectivo conocido popularmente como Sindicato Mantero, donde actualmente también realiza tareas administrativas. Con formación como costurero y pescador, trabajaba en el mar de Mauritania cuando, en el año 2006, le llegaron rumores de que en España se buscaban trabajadores para el campo. “Decidimos formar un grupo con otros compañeros y organizar un viaje hacia las Islas Canarias. Como muchos jóvenes, teníamos el sueño de llegar a Europa para conseguir una vida más digna, una vida mejor”, recuerda.

Con esta motivación, Aziz emprendió el viaje que lo traería hasta España y arriesgó su vida con tal de conseguir ese objetivo. “Muchas personas prefieren morir en el mar antes que morir de hambre, o ver a un familiar morir de hambre y estar allí sin poder hacer nada”, apunta.

Sin embargo, al llegar a España la realidad con la que se encuentran estas personas migrantes es mucho más compleja de lo esperado. Por un lado, la actual Ley de Extranjería mantiene la sanción de expulsión por la mera estancia irregular o el hecho de trabajar sin permiso de trabajo, pone obstáculos a la reagrupación familiar y amplía a 60 días el tiempo de internamiento en los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE). Para Aziz, esta ley “vulnera todos los derechos de las personas migrantes”. Y, por otra parte, quienes acaban de llegar se acaban enfrentando también a una clara falta de oportunidades laborales.

image

Discriminación y trabajo

Para tener papeles te piden trabajo, pero para tener trabajo tienes que tener papeles. Es de locos. Los inmigrantes no somos tontos, sabemos perfectamente que, si no fuera por el racismo, todas estas trabas no existirían”, recuerda Aziz. Ante la dificultad de integrarse en el sector laboral por no contar con la documentación necesaria para residir o trabajar en España, muchos migrantes africanos (como el propio Aziz) y también de otras nacionalidades terminan dedicándose a la venta ambulante o como temporeros. Ambos sectores se topan, a menudo, de pleno con el estigma del racismo: “Las personas que llegan a territorio español comienzan a vivir un infierno por no tener papeles. Los gobiernos consienten el racismo estructural y las personas que no intentan cambiar esas leyes son cómplices”, opina.

Pero tener los papeles en regla tampoco garantiza una seguridad laboral y el racismo vuelve a hacer aparición: “En el campo, muchas veces, te ponen el último de la cola por tener otro color, pasaporte o nacionalidad. Esto no debería ser así, ya que “para conseguir un puesto de trabajo lo que primero se debería tener en cuenta es la capacidad y la formación”, reivindica.

Organizarse para ser más fuertes

Según la ONG SOS Racismo, durante el año 2019, solo en Cataluña, se detectaron un total de 188 casos de racismo, el 15% por delitos de odio y el 85% por situaciones discriminatorias. El año anterior, el racismo y la xenofobia fueron el primer motivo de discriminación en Barcelona, según la Mesa de Entidades con Servicio de Atención a Víctimas de Discriminación, que forma parte de la Oficina por la No Discriminación, dependiente del Ayuntamiento de la Ciudad Condal. “Toda la violencia racista que la comunidad africana está sufriendo no es algo nuevo: llevamos años viviendo así. De hecho, el sindicato nació después de que un compañero mantero perdiera la vida en Salou en 2015 por una actuación policial. Eso nos empujó a organizarnos y a crear un sujeto político que pudiese defender a esos compañeros, darles voz y denunciar toda esta violencia”.

Desde entonces, el Sindicato Mantero ha estado defendiendo a las personas más vulnerables, reivindicando la igualdad de oportunidades y la posibilidad de ganarse la vida legalmente. “Sobrevivir no es delito” es uno de sus lemas. “Llevamos mucho tiempo exigiendo una sociedad mejor, pero, ahora mismo, con la pandemia, lo que pedimos es que el Gobierno regularice a todas las personas sin papeles para que puedan buscar trabajo y no dependan de las ayudas para sobrevivir. Hoy Aziz recuerda el mensaje del Gobierno al inicio de la crisis, en el que se anunciaba que la crisis se iba a superar “sin dejar a nadie atrás” y considera que no ha cumplido su palabra: “han dejado en la estacada a casi 600.000 personas, las que están en situación ilegal”.

image

Ir más allá: un ejemplo de emprendimiento y solidaridad

La solución, como en otras circunstancias, pasa por el respeto hacia los demás: “La inmigración aporta una gran riqueza a este país y hay estudios que demuestran que los inmigrantes reciben menos de lo que dan. Nadie viene aquí a robar, nadie viene aquí a saturar la sanidad. Venimos aquí para trabajar y para contribuir al desarrollo de este país. Y esto todo el mundo debería tenerlo en cuenta”, afirma Aziz. Por eso, y para generar oportunidades laborales, el Sindicato Mantero creó su propia marca de ropa bajo el nombre de Top Manta. Tanto el diseño como la confección de las camisetas y sudaderas de la marca lo realizan personas que forman parte del sindicato en su tienda-taller del barrio del Raval de Barcelona.

Con el inicio de la pandemia, el Sindicato Mantero quiso mostrar su implicación con la sociedad barcelonesa y transformó su taller para poder producir material sanitario. “Muchos de nosotros somos costureros y en menos de un mes fabricamos más de 14.000 productos, entre mascarillas, batas y gorros de médico. Todo esto lo han hecho personas voluntarias, dentro del colectivo mantero”, dice. Los productos se entregaron gratuitamente a hospitales, centros de cuidados y a personas sin recursos. “Lo hemos hecho para seguir demostrando nuestra capacidad de contribuir al desarrollo de este país. Es la manera que hemos elegido, durante esta crisis, de seguir luchando contra el racismo y cambiar la mentalidad de muchas personas”, agrega.

image

Motor de cambio

Un cambio de mentalidad es, precisamente, lo que buscan también todas estas movilizaciones globales contra el racismo, ya que hacer pedagogía es responsabilidad de los Gobiernos, pero también de todos nosotros. “La imagen que Europa enseña a sus ciudadanos es que África necesita la ayuda de Occidente, porque de lo contrario no podría avanzar. Y eso no es cierto. ¿Cuántos expertos en el mundo moderno son africanos? Hay un montón. Cuando hablamos de África, solo enseñamos la peor parte”, reivindica Aziz. Aunque gracias a la actividad de colectivos como este sindicato barcelonés esa imagen ya ha empezado a cambiar.

Aziz confía en que esta crisis que estamos viviendo, tanto sanitaria como de derechos de las personas negras, nos enseñe “a vivir en paz y a poner la vida del ser humano en el centro”. También espera que nos ayude a aprender de los errores, para lograr unas leyes más justas: “Queremos que se haga justicia y que se abran vías para poder viajar legalmente, sin tener que cruzar y morir en mares y desiertos. Muchos africanos vienen aquí a trabajar, otros a visitar sus familiares y otros a estudiar para después volver. Nadie quiere venir aquí a vender en la calle. Solamente queremos esa libertad y, mientras no la tengamos, seguiremos cruzando los mares, las fronteras, las vallas… Las personas migrantes tienen derecho a vivir, a tener un trabajo y a disfrutar de las mismas oportunidades laborales que cualquier otra persona”, concluye Aziz.

Fotos de WTTJ

Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook, LinkedIn, Instagram o Twitter y suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestros últimos artículos.

Laia Antúnez

Freelance Content Creator

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: