'¿Por qué hacemos lo que hacemos?' Hola propósito, adiós monotonía

¿Por qué hacemos lo que hacemos? Hola propósito, adiós monotonía

Si has caído en la monotonía y sientes que se te escapa la motivación, quizá sea el momento de plantear un cambio de estrategia en tu vida. En el libro “¿Por qué hacemos lo que hacemos?” el filósofo brasileño Mario Sergio Cortella nos enseña a impulsar nuestros objetivos cuando estamos viviendo en modo automático. Para encontrar de nuevo la chispa que te ayude a salir adelante en tiempos difíciles, estos son los consejos del autor para volver a conectar con tu pasión y escapar del aburrimiento.

1. Fíjate un propósito

Tener un propósito en la vida es algo fundamental para sentirnos realizados. Para Cortella, este propósito o misión nos aporta lucidez, pero para encontrarlo y ser capaces de “construir nuestra propia realidad”, debemos tomar la decisión “de manera consciente” y empezar a trabajar para ello:

  • Para enfocarte en tus objetivos es necesario rebajar el nivel de ansiedad del que normalmente nos vemos rodeados. Huye de situaciones o personas estresantes.

  • Para enfocarte mejor en tu propósito, planea tu tiempo en ciclos (por ejemplo, de lunes a lunes) y distribuye tus tareas de manera equilibrada.

  • Intenta distribuir tus fuerzas a lo largo de estos ciclos, así no llegarás agotado al final.

2. No confundas rutina con monotonía

Ha llegado la hora de dejar de demonizar la rutina. Precisamente, Cortella tiene buenas noticias: la rutina puede ser enormemente liberadora. Te permite organizar tus actividades y hacer un uso inteligente de tu tiempo para conseguir ser más eficiente en tu trabajo.

Lo que puede generar aburrimiento es la monotonía, es decir, cuando la repetición se vuelve automatismo. Según Cortella, la monotonía supone el fin de la motivación. Para evitarla:

  • Trabaja con un patrón de rutina, pero ve modificando pequeños detalles para no caer en la monotonía. Por ejemplo, en lugar de tomar café solo en tu escritorio, visita a algún compañero de trabajo e invítale a tomarlo juntos.

  • Esfuérzate por evitar realizar tareas en “modo automático” y permanece atento. Por ejemplo, si estás leyendo un artículo, intenta por ejemplo subrayar con lápices de colores los párrafos más interesantes o seguir con el dedo la lectura, para no distraerte.

3. Elige bien

Tal y como afirma el autor, “las actividades que realizamos contribuyen a formar nuestra identidad profesional”. Es decir, que nuestro trabajo nos ayuda a moldear nuestras aptitudes y habilidades. La carrera que elegimos, los trabajos que seleccionamos, si hacemos las prácticas en un lugar determinado o si decidimos pasar unos meses en el extranjero estudiando idiomas… todo ello nos ayuda a definir quiénes somos en el ámbito profesional, pero también personal.

Nuestro curriculum vitae (que significa algo así como “recorrido de la vida”) no solo explica nuestro recorrido, sino cómo nos hemos ido construyendo. Por eso, en la medida de lo posible, intenta que tu recorrido sea planificado, metódico y estructurado, pero si te encuentras con alguna oportunidad que te permita crecer como persona o como profesional… ¡no dudes en aprovecharla!

4. Esfuérzate en tu trabajo (y no olvides tus valores)

Como bien indica el autor, “el camino (al éxito) no solo está marcado por cosas placenteras”. De hecho, tu vida profesional a requerirá que tomes cierta perspectiva y que estés dispuesto a esforzarte para alcanzar tus objetivos. Pero ¿cómo saber hacia adónde dirigir esos esfuerzos?

Steve Jobs decía que “la única manera de hacer un trabajo excelente es amar lo que se hace” y la única manera de amar tu trabajo es que este esté en línea con tus valores. Y si no tienes demasiado claro qué es lo que te mueve, reflexiona sobre cuál es tu mayor propósito y utilízalo como inspiración para la próxima vez que te sientas perdido. Recuerda que, al fin y al cabo, el trabajo ocupa una parte significativa de nuestro tiempo y terminará mezclándose con otras dimensiones de la vida, así que es fundamental que nos sintamos alineados con nuestra faceta profesional.

5. Mantente motivado

Según el autor, “quien tiene un motivo que lo impulse, logrará alcanzar la excelencia”. Y aunque a veces hablemos de la motivación como algo que podemos “entregar” a otros para que logren alcanzar un objetivo determinado (cuando hablamos de “motivar” como de “animar”), lo cierto es que hace referencia a un estado interior. Aunque otras personas pueden acompañarnos y darnos fuerza para llevar nuestra tarea a cabo, la naturaleza de la motivación deberá partir de ti mismo.

¿Cómo luchar contra la falta de motivación?

Para Cortella, las principales causas de desmotivación en el trabajo son dos:

  • No obtener reconocimiento por nuestro trabajo.

  • Dejar de creer en la utilidad de las tareas que realizamos.

Pero ¿cómo podemos evitar acabar perdiendo nuestra motivación en el trabajo? Para Cortella, la clave está en “resignificar” ciertas actividades, es decir darles un nuevo significado. Por ejemplo, imagina que aceptas un primer empleo en algo que no te gusta demasiado y en el que trabajas de forma mecánica. En lugar de concentrarte en estos aspectos negativos, piensa en valorar esta primera experiencia porque es beneficiosa para tu formación o porque te ofrece la oportunidad de aprender de diferentes personas y situaciones.

6. No temas a los cambios

Cuando en el mundo laboral estamos inmersos en un ambiente monótono, sin desafíos a la vista, en palabras de Cortella, “prestamos más atención a la cerradura que al picaporte, y entonces no abrimos puertas”. Esto significa que perdemos nuestro sentido crítico y dejamos de estar ilusionados por lo que vendrá.

Pero ¿qué pasa cuándo no eres tú, sino tu entorno, el que te está haciendo perder el entusiasmo? Entonces ha llegado el momento de cambiar de rumbo. Ten en cuenta que:

  • Aguantar una situación en la que no eres feliz no debe entenderse como señal de valentía, sino que puede indicar todo lo contrario: muchas veces solo esconde el miedo al cambio.

  • No esperes que todo sea perfecto. Siempre habrá sinsabores, pero si estos son frecuentes, entonces algo va mal.

  • La lealtad a la empresa está bien, siempre que sea recíproca. Si no te tratan con reconocimiento ni son transparentes contigo, no te sientas mal por buscar otro empleo.

7. Invierte en ti

“Si crees que la educación no es una buena inversión, prueba a invertir en la ignorancia”

Como profesional, es importante que sigas invirtiendo en mejorar tus aptitudes. Infórmate sobre los cursos de formación que puedes financiar gracias a tu empresa o intenta adquirir por tu cuenta las habilidades que crees que te serán necesarias en el futuro. Puedes buscar un curso de especialización o un máster, o animarte a aprender un nuevo idioma, según los objetivos que te hayas marcado.

¿Y si te has quedado sin empleo? Para Cortella, este es el momento ideal para “levantarnos y trazar un plan”. Aprovecha para estudiar, leer y generar ideas. La clave está en mantenerte en movimiento.

Y por último…

Para alcanzar el éxito, deberás tener claros tus propósitos y trabajar con constancia. Con este libro aprenderás cómo transformar los momentos difíciles en oportunidades y recordarás la importancia de seguir invirtiendo en tu futuro. Así que, ¡no tengas miedo al cambio, deja atrás el aburrimiento y vuelve a conectar con tu pasión!

Foto de WTTJ

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

Olga Tamarit

Freelance Content Creator

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: