"Echo de menos a mi equipo": las claves para seguir en contacto

Confinamiento: cómo seguir en contacto con los compañeros

Desde el anuncio del presidente del Gobierno el pasado 13 de marzo, Pablo solo ha salido una vez de casa para hacer la compra. Está teletrabajando, así que su único trayecto por la mañana es de la cama al sofá, con el portátil en mano. Aunque antes del confinamiento no tenía claro si sería capaz de trabajar desde casa sin perder la motivación, lo cierto es que tiene la sensación de estar trabajando más que antes. Apenas se toma un descanso a mediodía y no hace más que hablar de trabajo con su equipo, con el que se comunica por mensajería instantánea. Echa de menos hasta la máquina de café, ese insípido lugar de reunión que le permitía desconectar durante unos minutos y charlar de cualquier cosa con sus compañeros. Incluso se sorprende de echar en falta a su vecino en la oficina, con sus bromas pesadas y su manía de pensar en voz alta.

Para muchos, el confinamiento, y la soledad que este conlleva, se ha convertido en una de las mayores desventajas de quedarse en casa. ¿Te reconoces a ti mismo en el nuevo día a día de Pablo? ¿Te has preguntado cómo hacer frente a la soledad y mantener, a pesar de la distancia, el vínculo que te une a tus compañeros, con quienes normalmente pasas la friolera de cinco días por semana? Estos son nuestros consejos.

1. Entabla conversaciones informales (ya sean telefónicas o digitales)

¿Sientes la necesidad de hablar con alguien para compartir tus sentimientos y experiencias durante esta situación tan excepcional? Después de varios días de confinamiento,echar de menos las interacciones sociales es totalmente normal. Sin embargo, hablar sobre temas puramente profesionales no es suficiente. También debes permitirte mantener charlas más informales durante las llamadas con tus compañeros de trabajo. Al principio o al final de una reunión a distancia, no dudes en dedicar unos minutos a preguntar a tus compañeros cómo están y cómo lo llevan, tal y como hace Baptiste, experto en planificación estratégica en TechSell Group, con el resto de su equipo: “Nos llamamos a menudo por trabajo, pero siempre hay un momento informal en el que nos reímos y hablamos de otra cosa. Ahora incluso más que de costumbre, ya que necesitamos relajarnos un poco y reírnos”.

Leer también en : Trabajadores

Por qué siempre tienes la sensación de 'no estar haciendo suficiente'

2. Habla también con los compañeros que no trabajan directamente contigo

Esto es lo que Julien Ott, director general de Appaloosa.io, siempre recomienda a los empleados en remoto, ya que facilita crear un vínculo, más allá de lo profesional: “Entablar una conversación con personas que no están necesariamente en tu equipo es una excelente manera de hablar de algo que no sea el trabajo.”

En la oficina, ¿verdad que alguna vez has comido o compartido un descanso con otros miembros de la empresa, por pura casualidad o por afinidad? Ahora que trabajas desde casa, que comes solo y que te tomas los descansos sentado en la única silla de tu balcón, la cosa es más complicada, ya que no tienes ocasión de hablar con ellos. Pero no olvides que tus compañeros en teletrabajo continúan estando ahí.

Para evitar sentirte aislado y conservar ese vínculo (¡o incluso fortalecerlo!), no dudes en contactar con ellos directamente (a través de la mensajería interna de la empresa o por teléfono) para saber cómo les va. Esto os permitirá, tanto a ti como a ellos, desconectar del trabajo de vez en cuando.

3. Organiza almuerzos virtuales

¿Cansado de tomar el café frente a la televisión o de comer en 10 minutos por falta de compañía? Propón a tus compañeros que tomen la pausa de mediodía contigo con una llamada de grupo en audio o vídeo. Es la ocasión perfecta para intercambiar ideas de recetas “especial confinamiento” o para contarles que te aventuraste a salir para comprar un puerro y media docena de huevos. Otra opción, por supuesto, es organizar un afterwork virtual.

4. Crea un espacio donde compartir información sobre el trabajo (y otros temas)

Para plantarle cara al aislamiento y al aburrimiento (ahora que, para muchos, hay menos trabajo que de costumbre) o sobrevivir a los recursos limitados, el intercambio de información y de buenas prácticas nunca había sido tan necesario. Ahora mismo, la cosa está complicada si necesitas pedirle a tu compañero de al lado que te eche una mano con un problema de celdas en Excel o que te explique un método de trabajo que te ayude a aumentar la productividad.

Por este motivo, un espacio colectivo donde se comparta información entre compañeros permite poner una gran cantidad de recursos a disposición de todo el mundo. Así lo hicieron Baptiste y su equipo: “Utilizamos Microsoft Teams y hemos decidido que cada uno hará una publicación por día. Puede ser compartir un artículo sobre el tema del teletrabajo, compartir un proyecto, o algo un poco más divertido. Yo estaba pensando en publicar un artículo sobre cómo ser más eficiente en el teletrabajo y otro sobre deportes, por ejemplo”. Es una forma fantástica de poner a tus compañeros al día con lo que estás haciendo, prestarles ayuda a través de contenido que les pueda interesar y, sobre todo, animar las conversaciones más allá del trabajo.

5. Organiza pausas virtuales para el café

Los empleados de Appaloosa.io, aunque están acostumbrados a teletrabajar, han creído necesario reforzar sus vínculos desde que empezó el confinamiento y por ello han empezado a organizar pausas virtuales para tomar café y sentirse “como en la oficina”. Julien, el director general de la empresa, nos lo cuenta: “Cada día organizamos dos pausas para el café por videoconferencia, una a las 2 y otra sobre las 4 y media de la tarde. La gente se conecta con un enlace de Zoom (una herramienta de videoconferencia) y puede charlar mientras se toma un café. Es un momento informal, una oportunidad para reunirse con los compañeros, charlar, bromear, e incluso ver vídeos de YouTube que nos hagan reír mediante la pantalla compartida”.

Para Sophie, directora técnica de cuentas en Platform.sh, otra empresa que también ha implementado un sistema similar, esto supone asimismo una oportunidad para dedicarse tiempo a uno mismo. ¿Contradictorio? No tanto: “A causa del confinamiento, tengo a toda la familia en casa. Mis descansos están totalmente dedicados a ellos, por lo que no tengo un momento para mí. Gracias al café virtual, puedo tomarme un verdadero descanso, dejar de lado a mi familia por un momento y reconectar con mis compañeros”, explica. “Esto también permite conocerse mejor, entrar en la intimidad de tus compañeros, ver a sus familias… He conocido a varios bebés en los últimos días. No hablamos del trabajo durante estas charlas, sino que intentamos averiguar cómo está cada uno, cómo se siente”.

6. Practica deporte en grupo, incluso desde casa

Aunque los gimnasios estén cerrados y no haya fútbol en la tele, el deporte sigue siendo una gran herramienta de cohesión y de espíritu de equipo. Y no, que estés confinado no quiere decir que no puedas seguir haciendo deporte en grupo. Como resultado del distanciamiento social, Baptiste ha recurrido a toda su inventiva para poner en marcha sesiones deportivas con sus compañeros, cueste lo que cueste. “Convencí a un compañero muy deportista que solía organizar sesiones deportivas en la oficina para que hiciese algunas sesiones por videoconferencia los jueves y diera algunos consejos para hacer deporte en casa. Hemos intentado que esto sea accesible a todos. Lo único que necesitas para seguir la sesión es una esterilla, una botella de agua y una silla”. Efectivamente, las sesiones de deporte en grupo son una buena forma de compartir un objetivo común con los compañeros, de desafiarse mutuamente y, sobre todo, de combinar el trabajo con el ocio.

7. Recrea tu oficina a través de tus auriculares

En la empresa de Audrey, jefa de producción, los empleados han recreado el ambiente de sus oficinas gracias a la herramienta Discord, que permite crear salas virtuales de audio (o de texto). Los empleados pueden “pasearse” por las diferentes salas virtuales y unirse a la conversación como lo harían en una oficina real. “En mi sala, la del equipo de Producción, cualquiera puede venir a vernos y pedirnos un servicio. Basta con dejar los auriculares encendidos para estar disponible. De esta manera, cuando alguien necesita hablar contigo, es mucho más directo que un correo electrónico o un mensaje”.

Hasta el más pequeño de los espacios que los empleados utilizan a diario se puede integrar en Discord. En la “sala de descanso”, que es una recreación de la cocina de la empresa donde se suele tomar el café y el almuerzo,un bot se encarga de reproducir música. “Podemos compartir música, que se envía directamente a esa sala. Todos los que se encuentran allí pueden disfrutar de la misma música, y esto permite, en cierto modo, compartir un mismo estado de ánimo”. El siguiente reto para los compañeros de Audrey consiste en recrear su bar de siempre: “Tenemos la costumbre de ir siempre al mismo bar después del trabajo. Queremos pedirle al camarero, con el que nos llevamos súper bien, que se una a una sala de Discord donde se recreará el bar. Será un espacio donde podremos reunirnos y tomar una copa. Esto nos va a venir muy bien, sobre todo teniendo en cuenta que mucha gente de la empresa vive sola”. ¡Salud!

Ahora ya sabes cuáles son las buenas prácticas a adoptar para conservar ese vínculo que tanto te unía a tus queridos compañeros de trabajo antes del confinamiento. Aunque ya no los veas en la oficina y tengas que comunicarte con ellos mediante herramientas digitales, debes seguir dando a los momentos informales la importancia que se merecen y mantener el contacto. ¡Te ayudará mucho!

Traducido por Rocío Pérez

Foto de WTTJ

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: