6 consejos para ser mánager de alguien cercano (sin perjudicar vuestra relación)

Consejos para ser mánager de personas cercanas

Puede ser un antiguo compañero de trabajo, un amigo de la infancia, tu pareja, o alguien de tu familia. Aunque es agradable y estimulante trabajar con personas que aprecias, convertirse en el mánager de una de ellas no siempre es tarea fácil. Tanto si eres el nuevo jefe de un compañero muy cercano, como si contratas a una persona allegada, ¿cómo puedes desempeñar el papel de superior sin perjudicar la relación personal? Para responder a esta pregunta, compartimos seis consejos con los que alcanzar y mantener el equilibrio entre la vida privada y la profesional.

1. Explica tu papel y tus expectativas

¿Tu superior te ha puesto al cargo de un departamento en el que trabajan compañeros que ahora son tus amigos? Cuando la noticia sea oficial, informa al equipo lo antes posible, tanto de manera grupal como individual. Así lo hizo Sandrine, que fue ascendida a responsable de marketing en una empresa internacional: “Al día siguiente, reuní a todo el equipo. Quería controlar la comunicación y explicar a los colaboradores más cercanos las razones por las que asumí este nuevo puesto, mi visión de la misión y lo que espero de ellos. Necesitaba que entendieran que no estoy allí para decirles qué hacer ni cómo, sino que mi meta es ayudarles a alcanzar nuestros objetivos comunes y desarrollar sus habilidades. No experimenté ningún tipo de rechazo, sino todo lo contrario: para ellos, la nueva responsabilidad que me dieron estaba completamente justificada”.

Si tú eres el que contrata a un conocido, empieza presentándote como lo harías con cualquier otro colaborador, es decir, de manera profesional. Tómate el tiempo de explicar tu rol, así como el funcionamiento de la empresa y el servicio que presta. Igualmente, recuérdale a la persona lo que esperas de ella, así como lo que ella puede esperar de ti. Esto te ayudará a construir un entorno profesional saludable libre de conflictos ocasionados por una falta de claridad.

Leer también en : Decision Makers

Por qué un CV “con huecos” puede ser una buena señal

2. Evita decir “esto no cambiará nada en nuestra relación”

Para tranquilizar a la persona en cuestión y reducir la brecha jerárquica, puede ser tentador afirmar que la nueva relación profesional no va a cambiar nada entre vosotros. Sin embargo, las cosas sí pueden alterarse, al menos en la oficina. Por ello, es preferible que expreses tu deseo de conservar una buena relación.

Como mánager, a veces deberás tomar decisiones o adoptar actitudes con las que la otra persona podría estar, o no, de acuerdo. Por eso, una comunicación abierta es esencial para evitar conflictos. Además, quizás hasta te permita estrechar los vínculos con la otra persona: “Mi nuevo puesto me llevó a fortalecer la conexión que tenía con mis antiguos colegas, porque hemos creado un entorno de confianza y sus comentarios también me ayudan a progresar. Por lo tanto, nuestras conversaciones se han vuelto más enriquecedoras” afirma Sandrine.

3. Garantiza un trato igualitario

En un equipo es inevitable que sientas más afinidad con unas personas que con otras, pero como mánager, debes brindar la misma atención y respeto a todos,sin favoritismos. Por ejemplo, si aceptas que una persona llegue tarde, deberás actuar igual con el resto del equipo. También debes uniformizar el trato personal y elegir si vais a trataros de ‘tú’ o de ‘usted’, si os vais a saludar con un apretón de manos, si vais a daros dos besos…

Sandrine también procura tomar distancia durante las entrevistas anuales. “Tendemos a querer resaltar las cualidades positivas de las personas cercanas, por lo que intento ser lo más objetiva posible y me pregunto si pensaría lo mismo si no fuera una persona allegada o si aceptaría el mismo comportamiento de los demás colaboradores”.

4. Establece límites en caso de abuso

¿Tu allegado intenta sonsacarte información confidencial de la empresa? ¿Te saca la carta de la amistad y la sinceridad para refutar tus decisiones? ¿Llega tarde con frecuencia? De ser así, te está manipulando y debes ser firme. Llama a la persona en cuestión y explícale una vez más tu rol y tus expectativas en el ámbito profesional. Háblale de los compromisos que debes cumplir ante tu equipo y la empresa, y recuérdale cuáles son los suyos. No hacer nada al respecto fomenta este tipo de actitud y suscita incomprensión en el resto del equipo.

5. Mantén la discreción

Aunque puedes pasar parte de tu tiempo libre con ciertos miembros del equipo, no es necesario gritarlo a los cuatro vientos al lado de la cafetera. Mostrar abiertamente una gran complicidad podría provocar un sentimiento de exclusión en los otros integrantes o de desigualdad respecto a cómo tratas a los demás. Tampoco es necesario irse al extremo opuesto y esconder la amistad, pero la discreción es la mejor opción para mantener la cohesión en el equipo.

6. Haz un balance cuando uno de tus amigos se marche de la empresa

Después de años de colaboración, tu querido compañero decide marcharse de la empresa para vivir nuevas aventuras sin ti. “Esas cosas pasan y es necesario no tomárselo de manera personal, incluso si no es fácil” admite Sandrine. La clave en este caso es la comunicación. Habla con tu colaborador sobre la situación, pues es la única forma de conocer las razones por las que se marcha y afirmar tu voluntad, si la tienes, de conservar el vínculo entre los dos.

Foto de WTTJ

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: