Cómo hacer que tus habilidades destaquen en el currículum

¿Cómo destacar las habilidades en el currículum?

Los entrevistadores revisan cientos de currículums al día y debes asegurarte de que tu currículum destaque en la primera ronda de selección. Entonces te preguntas: ¿cómo puedo causar el mayor impacto posible en un folio? Existen miles de técnicas para crear un currículum atractivo, y su formato y presentación pueden ser muy distintos, especialmente en función del sector en el que trabajes.

Más allá del aspecto gráfico, tu currículum debe cumplir la misión de convencer al entrevistador de que eres la persona indicada para el puesto, la que aporta un valor añadido. Mediante esta prueba de síntesis, debes seducir y a la vez ofrecer un resumen detallado de tus habilidades.

¿Cuál es la mejor manera de presentar estas habilidades en el currículum? ¿Cómo hacer que tus aptitudes destaquen a nivel visual? ¿Qué elementos debes subrayar? ¿Qué palabras y qué términos debes elegir?

Haz balance e identifica lo que quieres resaltar

Antes de pensar en el diseño del currículum, es esencial que hagas una selección de las habilidades que deseas resaltar, y luego será el momento de revisar las técnicas y buenas prácticas necesarias para garantizar que estas destacan en tu presentación.

Revisa tus experiencias para identificar tus habilidades

El primer paso en la preparación de un currículum, más allá de tu experiencia profesional hasta la fecha, consiste en identificar las aptitudes que posees.

Tus habilidades pueden proceder de tu formación universitaria o formación continua, pero también de tus prácticas y tu experiencia profesional. Identifícalas haciéndote las siguientes preguntas:

  • ¿Qué habilidades posees?
  • ¿Qué aptitudes empleas en tus tareas, ya sean cotidianas o puntuales, que llevas a cabo en tu trabajo actual en experiencias profesionales anteriores?
  • ¿Cuáles son los logros y proyectos que hayas gestionado de principio a fin de los que te sientes orgulloso?
  • ¿A qué habilidades has recurrido para poder llevar a cabo dichos proyectos?
  • ¿Qué técnicas y herramientas dominas? En tus puestos de trabajo, ¿qué programas informáticos has utilizado?
  • ¿Qué formación has recibido, y qué títulos posees?

Soft skills o hard skills: organiza la información

Una vez hayas creado una lista detallada de tus habilidades, deberás aprender a organizarlas. Soft skills o hard skills: ¿qué diferencia hay y cómo hacer que destaquen en tu currículum?

Por lo general, las competencias se suelen dividir entre hard skills y soft skills. Las hard skills son todos aquellos conocimientos y técnicas que dominas y que las empresas pueden incluir en la descripción de un puesto. Deberás destacarlas de manera precisa en función de las necesidades del trabajo que te interese. En las profesiones jurídicas, por ejemplo, estaríamos hablando de “conocimientos de derecho laboral”, “gestión reglamentaria y contractual”, “gestión de litigios”, etc.

Las soft skills, aunque más informales, son igualmente apreciadas por los entrevistadores, que a menudo deben esperar a tener una primera entrevista contigo para poder explorarlas. Sin embargo, también es posible percibir estas habilidades personales al leer el currículum y la carta de motivación. Se reflejan especialmente a través de tus logros y de las actividades que llevas a cabo, y señalan si eres emprendedor, creativo, riguroso, buen comunicador, etc.

Concéntrate en las aptitudes relevantes para el puesto

¿Cuáles son las principales habilidades solicitadas en la oferta de trabajo que te interesa? ¿Qué fórmulas aparecen con mayor frecuencia en los anuncios que te llaman la atención? Lo recomendable es utilizar los términos que mejor se adapten al sector al que envíes tu candidatura. Observa las ofertas que te interesan y compara tus aptitudes con las expectativas de las empresas: ¡las coincidencias entre ambas son los aspectos que deberás destacar!

Está comprobado que utilizar la jerga de los entrevistadores hace que aumenten tus posibilidades de ser elegido durante el proceso de selección. Al revisar las ofertas de empleo que te interesan, identifica las cuatro o cinco habilidades principales que se solicitan y algunas palabras clave. Emplea estos mismos términos que se utilizan en la oferta de empleo para describir tus habilidades en el currículum: esto reforzará la idea de que eres la persona adecuada para el perfil que andan buscando.

Por ejemplo, no es lo mismo decir que eres bueno en contratación que en talent acquisition, aunque a primera vista ambas denominaciones engloben una realidad común: difusión de anuncios, selección de candidatos, entrevista, etc. La diversidad de denominaciones hace referencia a realidades ligeramente diferentes pero sobre todo lo que denota es una visión específica de la profesión y del entorno de trabajo. Por tanto, es importante saber adaptarse a las expectativas de cada puesto.

¿Y qué hay de las habilidades que a todo el mundo le gustaría ver en un currículum?

¿Existen habilidades que todas las empresas buscan en un candidato? ¿Cuáles son?
Lógicamente, hay competencias que a cualquier entrevistador le gustaría encontrar en el candidato ideal. Seamos realistas, ¿quién no querría contratar a un candidato que fuera fiable, leal, flexible y buen comunicador?

Las habilidades que más buscan las empresas suelen estar relacionadas con la capacidad de trabajo y de adaptación y con la inteligencia emocional. Pero no tienes la obligación de destacarlas en tu currículum, pues como suele ocurrir con muchas cualidades humanas, pueden adivinarse a través de tus experiencias y quedan reflejadas en tu currículum y en tu candidatura en general. ¡De ahí la importancia de cuidar la forma!

Un currículum bien estructurado tiene más posibilidades de impresionar al entrevistador que si escribes: “Cualidades: organización”. Del mismo modo, cualidades como la curiosidad pueden adivinarse a través de tus pasatiempos, tus voluntariados y los proyectos periféricos que hayas llevado a cabo. La proactividad puede reflejarse en el dinamismo de tu carta de presentación, pero también en tu compromiso con tu último puesto de trabajo o durante tus estudios.

Prioriza y ordena la información

¿Cuáles son las habilidades y las técnicas que mejor dominas en relación con el puesto que te interesa? ¿Qué te diferencia y te hace destacar en comparación con los demás candidatos al puesto?

En función de las expectativas de la empresa y las necesidades del puesto, deberás priorizar y ordenar tus habilidades de forma que las más importantes se pongan de relevancia.

La experiencia que destaques en primer lugar debe coincidir con lo que el entrevistador está buscando, y después, con los detalles de tus experiencias, puedes añadir tus habilidades secundarias. Las habilidades técnicas transversales pueden incluirse en una categoría aparte: dominio de idiomas, conocimientos informáticos, dominio de software…

¿Y qué pasa si hay demasiadas? En este caso, ¡haz una criba! Deshazte de las que no estén relacionadas con el puesto y que puedan ocultar lo que de verdad importa: prácticas en empresa de hace mil años, proyectos periféricos de tu último trabajo, etc.

Estrategias para que lo importante no pase desapercibido

Ahora que has identificado las habilidades que deseas mencionar en tu currículum, ¿cómo presentarlas visualmente de forma que el entrevistador no las pase por alto?

Añade un título para sintetizar tu experiencia

Al igual que un lector distraído solo lee los titulares de los artículos, el entrevistador, que escanea en diagonal decenas de currículums, a veces solo lee lo que aparece en negrita, a color… ¡De ahí que sea tan importante que tu currículum tenga gancho!

Ponerle un título que incluya, por ejemplo, el puesto que buscas y un breve subtítulo que resuma tu experiencia. Es una excelente manera de destacar tus habilidades para que sean visibles de un solo vistazo.

Identifica dos o tres habilidades clave de tu experiencia que sean estratégicas para el puesto, que te hagan destacar entre la multitud y ayuden a la empresa a cumplir sus objetivos, para demostrar así que encajas en el puesto.

También puedes indicar los años de experiencia, el tipo de entorno laboral con el que estás familiarizado (startup, empresa de consultoría, gran grupo) o centrarte en el aspecto internacional de tu perfil o en el dominio de un idioma en particular, siempre que esto sea relevante para el puesto que solicitas.

Aquí te mostramos algunos ejemplos de títulos sintetizados y precisos:

  • Director artístico de medios impresos y digitales: diseño web, comunicación digital y eventos.

  • Consultor de estrategia digital - Seis años de experiencia internacional en estrategia de comunicación digital: diagnóstico y creación de campañas de comunicación, adquisición, retención, generación de tráfico.

  • Abogado en derecho laboral, especializado en relaciones laborales, auditoría laboral y gestión de litigios.

Las palabras clave son esenciales

Muchas empresas utilizan hoy en día herramientas de análisis automático de candidaturas (ATS y otros programas de lectura). Estas herramientas se emplean a veces para preseleccionar currículums o consultar perfiles, en función de las palabras clave que previamente se hayan seleccionado como relevantes para la búsqueda.

Independientemente de si tu currículum lo analiza un programa de ordenador o un entrevistador, tus habilidades deben destacar para que puedan apreciarse en una primera lectura:

  • Elige las palabras clave correctas, es decir, aquellas que el entrevistador considere más importantes y que el software de inteligencia artificial tienda a buscar.

  • Sé específico: “gestión de proyectos” es un concepto demasiado vago, cualquiera puede incluirlo en su currículum. ¡Incluye cosas que te diferencien del resto!

  • Ten cuidado con las imágenes, los símbolos, los recuadros y los espacios antes de encabezados, pues podrían dificultar la detección de palabras clave por parte de los robots de lectura.

Y por último, ¡personalízalo!

Antes de terminar, recuerda que cada candidatura requiere un currículum personalizado. No olvides adaptar las habilidades destacadas en cada una de tus candidaturas, cambiando como mínimo el título y los elementos resaltados en tu currículum y carta de presentación. Aunque pueda parecerte una pérdida de tiempo, te aseguramos que hará que tus posibilidades de destacar entre la multitud aumenten. Además, el tiempo que dedicas a perfeccionar tu currículum demuestra tu motivación.

Traducido por Rocío Pérez

Foto de WTTJ

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

Cécile Pichon

Psychologue du travail, Coach et Consultante RH

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Redactar tu currículum

30 segundos: ese es el promedio de tiempo que un entrevistador puede dedicar a un currículum. En esta sección te explicamos cómo crear un currículum …

¿Se puede mentir en el currículum?

Maquillar el currículum para inclinar la balanza a tu favor puede ser muy tentador. Pero ¿qué riesgos corres si no eres honesto?

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: