Entregar un proyecto gratis para un proceso de selección, ¿qué derechos tengo?

¿Entregar un proyecto sin cobrar en un proceso de selección?

Cada vez son más las empresas que clasifican las solicitudes o evalúan las habilidades de un candidato a través de algún trabajo o proyecto de prueba que forma parte del proceso de selección. En función del puesto, es posible que te pidan que presentes un ejemplo de proyecto editorial, un plan de comunicación, un pequeño vídeo o incluso que desarrolles un código.

Estas contribuciones no pagadas requieren tiempo. Por eso es esencial que conozcas tus derechos y te asegures de que la empresa no abusa de tu esfuerzo. Te contamos qué tipo de pruebas te pueden pedir y cómo desenvolverte.

Con qué te puedes encontrar

Las contribuciones que se solicitan pueden variar según el puesto y tienen como objetivo dar fe de los logros y habilidades del candidato, y pueden suponer un criterio determinante para el proceso de selección. Este tipo de proyectos de prueba se pueden solicitar en cualquier etapa del proceso: tanto tras enviar el currículum y la carta de presentación, durante la una entrevista, o incluso después, para ayudar en la selección final.

A partir de estos documentos o proyectos, la empresa puede evaluar las habilidades descritas por el candidato y conocer mejor su forma de trabajar. Puede tratarse de:

  • Si eres desarrollador, es común que te pidan que realices pruebas con los programas y aplicaciones de la empresa para comprobar cómo trabajas.
  • Si has solicitado algún puesto relacionado con el marketing, no es raro que te pidan que esboces las bases de una campaña de comunicación.
  • Si optas a un puesto como community manager, te pueden pedir que elabores un copy adaptado a una campaña en redes como Instagram, Twitter o Facebook.
  • Si eres comercial de ventas, podrías tener que realizar un perfil de consumidor o una propuesta comercial.
  • Para los puestos de gestión, te pueden solicitar un informe, un plan de Recursos Humanos, un análisis competitivo…
  • Si eres diseñador o ilustrador, podrían pedirte que elabores el logo para el rebranding de la empresa o el diseño de una nueva campaña gráfica.

Las contribuciones más habituales

Un texto: lo más solicitado

Para muchas de las empresas, que el candidato tenga buenas capacidades de redacción es especialmente importante. Por eso, muchos de los puestos ofertados piden presentar muestras de textos. Estos refuerzan tu carta de presentación o incluso pueden sustituirla. Hablamos de profesiones que requieren buenas habilidades de escritura, como el periodismo, la publicidad, el desarrollo de contenido, la edición o las relaciones públicas, pero también puede ser el caso de profesionales de otras ramas, como por ejemplo un comercial, que deberá mantener una comunicación fluida con los clientes y colaboradores de la empresa.

Producciones relacionadas con el diseño

Si eres diseñador o ilustrador, podrían pedirte que elabores el diseño de una nueva campaña gráfica o la maquetación de un soporte visual. Y es que el papel de los diseñadores es clave para uno de los grandes campos de batalla de las empresas en la actualidad: ofrecer una mejor experiencia de usuario. Si eres de los que se dedican a comunicar con imágenes y según tu sector, no será extraño que, durante el proceso de selección, se te solicite una prueba de tus aptitudes para asegurar que encajas con el estilo que está buscando la empresa.

La opción de una contribución espontánea

Algunos candidatos, para destacar y mostrar sus logros y motivaciones, aportan una contribución voluntaria por su cuenta. En este caso, el consejo no cambia. Elabora un trabajo que inspire a la empresa. Anímate a crear algo especial basado en tu experiencia. Cuenta una historia de tu paso por la universidad o relaciona tus trabajos y voluntariados previos con tu candidatura.

Qué dice la ley sobre los trabajos no remunerados durante el proceso de selección

¿Puede legalmente la empresa utilizar el proyecto que has entregado durante un proceso de selección si este ha sido remunerado, o no? En el caso de las contribuciones remuneradas durante un proceso de selección, sí, la empresa puede, por ejemplo, publicarlas en su página web o utilizarlas para inspirar alguna campaña de marketing o plan de negocios. Si bien cuando estas se llevan a cabo de forma gratuita (lo más común), los límites ya no están tan claros.

Desde el punto de vista legal, si no existe un contrato, el candidato sigue siendo el propietario de su proyecto. Pero es importante que estés seguro de que el trabajo realizado está amparado en la Ley de Propiedad Intelectual española, según indica el artículo 10 de la misma. En este sentido, en España son objeto de propiedad intelectual todas las creaciones originales literarias, artísticas o científicas expresadas por cualquier medio o soporte, como:

  • Una obra literaria y científica como libros, conferencias, así como cualquier otra de las mismas características.
  • Una composición musical, así como cualquier creación audiovisual.
  • Una pieza artística como esculturas, obras pictóricas, ilustraciones o historias gráficas, entre otras.
  • Un proyecto, plano, maqueta y diseño de obras técnicas en arquitectura, ingeniería, topografía, etc.
  • Cualquier fotografía o programa de ordenador.
  • Cualquier traducción, adaptación de una obra original.

Como vemos, la normativa es amplia y no muy restrictiva, algo que permite a empresa y candidato regular los derechos de propiedad intelectual surgidos de una relación contractual. Sin embargo, sin nada escrito, es muy complicado demostrar que tu trabajo te pertenece frente a la empresa. En este sentido, lo mejor será siempre negociar y plasmar el resultado del acuerdo en un contrato, para ahorrar posibles problemas y sorpresas futuras.

Evitar que abusen de tu tiempo: ¿qué otras opciones tienes?

¿Y qué pasa si después de redactar un artículo o grabar un vídeo de prueba finalmente no eres seleccionado? Para evitar decepciones en el caso de entregar proyectos no remunerados, siempre puedes optar por dedicarles el tiempo justo. La mejor manera de prevenir posibles abusos es valorar tu trabajo y adoptar una actitud analítica. Para asegurarte de que la empresa respeta tus derechos y no se aprovecha de tu contribución:

  • Apuesta por un portfolio (ya sea código web, ilustraciones, artículos escritos previamente, etc.) para enseñar la calidad de tu trabajo sin tener que dedicar un tiempo excesivo a la contribución.
  • Aporta certificaciones específicas o proyectos anteriores que den fe de tus habilidades. Por ejemplo, un diploma de una formación sobre marketing digital o el plan de comunicación que creaste para un proyecto personal.
  • Elabora un acuerdo escrito en el que la empresa se comprometa a no utilizar tu trabajo, o especifica en un correo electrónico tu deseo de que no utilicen tu contribución. Si la compañía acepta, este correo te servirá como prueba en caso de conflicto.

Como ves, presentar un proyecto no remunerado no tiene por qué ser una tarea difícil. La clave está en conseguir el equilibrio entre demostrar tus habilidades sin renunciar a tus derechos, y evitar posibles abusos por parte de las empresas. Ahora ya tienes las herramientas para desenvolverte en este espinoso tema y superar con éxito esta prueba.

Foto de WTTJ

Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook, LinkedIn, Instagram o Twitter y suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestros últimos artículos.

Joe Pachorra

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: