¿En paro? Lo que necesitas saber sobre la prestación por desempleo

Prestación por desempleo: todo lo que necesitas saber

Quedarse sin trabajo puede llegar a convertirse en una montaña rusa emocional. Sobre todo cuando vemos cómo esa estabilidad que habíamos logrado, de pronto se tambalea. ¿Y ahora qué? ¿Debería reorientar mi carrera profesional? A la incertidumbre sobre nuestro futuro, se le suma el estrés que supone hacer frente a los trámites burocráticos. La buena noticia es que podemos salir fortalecidos de esta situación. Te contamos todo lo que necesitas saber sobre la prestación por desempleo para que esta etapa no se te haga tan cuesta arriba y puedas seguir avanzando.

Primer paso: darte de alta como demandante de empleo

Lo primero es lo primero: desde el momento en el que pierdes tu trabajo, tienes un plazo de 15 días hábiles para comunicar tu situación como desempleado. En caso de que te queden días de vacaciones, el plazo comenzará a contar una vez los hayas agotado. Puedes comunicarlo de forma presencial en las oficinas del SEPE de tu comunidad autónoma o bien a través de su web.

Una vez inscrito, recuerda que tendrás que ir renovando de manera periódica tu demanda hasta que encuentres un nuevo empleo. Puedes hacerlo en persona en una de las oficinas donde te registraste o a través de internet.

Leer también en : Candidatos

Cómo demostrar tu capacidad para trabajar a distancia en tu candidatura

Requisitos para ser beneficiario del paro

Para poder percibir la prestación por desempleo existen una serie de condiciones que debes cumplir:

  • Haber perdido tu trabajo de forma involuntaria. Por ejemplo: por despido, la finalización de un contrato temporal o por un expediente de regulación de empleo (permanente, como los ERE, o temporal, conocido como ERTE).
  • Estar inscrito como demandante de empleo y suscribir el compromiso de actividad, es decir, aceptar trabajos que puedan ofrecerte y mostrarte activo en tu búsqueda laboral.
  • Haber trabajado al menos 360 días en los últimos 6 años.

¿A cuánto asciende la prestación? ¿Cuánto dura?

Para poder planificar los recursos económicos con los que vas a contar los próximos meses, es fundamental conocer la cuantía mensual de tu prestación, así como el tiempo que vas a poder disfrutarla.

En cuanto a la cuantía, dependerá de la cantidad por la que hayas estado cotizando: la base reguladora de tu prestación será el resultado de hacer la media de las bases por las que hayas cotizado durante los últimos 180 días. Puedes consultar cuáles son las cantidades mínimas y máximas de la prestación, así como su variación en función de los hijos que tengas a cargo. Si prefieres saber con mayor exactitud la cantidad que te corresponde, puedes acceder al servicio de autocálculo de prestaciones por desempleo para averiguarla.

Y para conocer durante cuánto tiempo vas a poder recibirla, deberás fijarte en los días que tengas cotizados durante los últimos 6 años. Para que te hagas una idea: cada 6 meses trabajados, la prestación aumenta en 2 meses. Para saber con exactitud los días que te corresponden, puedes consultar la escala que se aplica para determinar la duración de tu prestación.

¿Qué otros beneficios contiene la prestación por desempleo?

Más allá de percibir tu prestación por desempleo, estar inscrito como demandante de empleo también te aporta los siguientes beneficios:

  • Cursos de formación: dirigidos especialmente a jóvenes, para que puedan acceder de forma gratuita a programas que les permitan obtener certificados de profesionalidad.
  • Formar parte de una bolsa de empleo: como demandante, tienes acceso a un espacio en el cual se registran una serie de ofertas laborales, con el objetivo de ampliar tus oportunidades de encontrar un nuevo empleo.
  • Orientación profesional: también tienes derecho a recibir asesoramiento por parte de profesionales que te ayuden a orientar tu carrera.

¿Existen otras ayudas complementarias?

Más allá de la prestación por desempleo, estas son algunas de las ayudas de las que puedes beneficiarte:

  • Suministros de electricidad: existe un bono social que se traduce en descuentos en la factura de la luz de un 25%, un 40% o un 50%, dependiendo del grado de vulnerabilidad del solicitante.

  • Transporte: la reducción de las tarifas en transporte público es otra de las ayudas disponibles para quienes han perdido su empleo. Estos descuentos varían en función de la comunidad autónoma.

  • Actividades culturales: el Museo del Prado, el MACBA (Museo de Arte Contemporáneo) y el Museo Thyssen ofrecen entrada gratuita a quienes estén en situación de desempleo. Otros como la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, el Teatro Nacional de Cataluña o el Museo Picasso de Málaga también aplican importantes descuentos.

  • Deporte: muchos centros deportivos públicos o gimnasios ofrecen inscripciones a precio reducido para los desempleados. Por ejemplo, el Ayuntamiento de Barcelona ofrece un 50% de descuento en las cuotas de abono en instalaciones deportivas municipales. Así que el parón puede ser un buen momento para cuidarte y ponerte en forma.

  • Formación: más allá de los programas de formación gratuita ofrecidos por el SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal), son numerosos los centros educativos de formación continua que ofrecen descuentos a desempleados. ¿Por qué no encarar la situación con optimismo y aprovecharla para seguir formándote?

El paro durante la crisis del coronavirus

Enfrentarse a una situación de desempleo en un contexto de crisis sanitaria como el actual resulta especialmente duro, sobre todo si se desconocen los procesos que se han activado para hacer frente a esta crisis. Saber cómo tienes que gestionarla y conocer las herramientas disponibles será clave para afrontar la situación. Con el objetivo de proteger a quienes se encuentran en una situación de vulnerabilidad como consecuencia de la pandemia del Covid-19, también se han activado medidas en materia de desempleo:

Dado que las oficinas del SEPE permanecen cerradas, la atención y las gestiones que antes se hacían de forma presencial han pasado a realizarse de manera telemática.

Si tu empresa ha lanzado un ERTE

En este caso, no es necesario que solicites cita previa con el SEPE para tramitar tu prestación: la gestión la tramitarán entre tu empresa y las oficinas de empleo.

Para quienes se hayan visto afectados por un ERTE durante la crisis, se ha optado por eliminar el requisito del tiempo de cotización: quienes no hayan cotizado lo suficiente para percibir una prestación por desempleo tendrán igualmente el derecho a recibirla. Además, el hecho de percibir esta ayuda no supondrá consumir días de paro a efectos de cómputo.

Si has perdido tu empleo por otras razones

Si te encuentras en situación de desempleo por otros motivos, como, por ejemplo, un despido o el fin de tu contrato, el primer paso será pedir cita previa a través de la web del SEPE. Es importante tener en cuenta que no debes acudir a la oficina en la fecha de la cita previa que se te indique, sino que simplemente deberás esperar hasta que un gestor del SEPE se ponga en contacto contigo.

Además, el pasado martes 24 de marzo el SEPE anunciaba vía Twitter que también se ha habilitado un formulario especial para realizar una pre-solicitud de prestación por desempleo mientras dure el estado de alarma. Una vez enviada, también contarás con el apoyo de un gestor.

Si has agotado tu prestación durante el periodo de confinamiento

Para aquellos que hayan agotado la ayuda, esta se prorrogará automáticamente sin la necesidad de presentar una solicitud de renovación.

Subsidio de desempleo extraordinario para empleados del hogar

El pasado 31 de marzo se aprobó el Real Decreto-ley 11/2020 que, entre otras medidas, regula el subsidio de desempleo excepcional por falta de actividad para las personas integradas en el Sistema Especial para Empleados de Hogar del Régimen General de la seguridad Social.

Se podrán beneficiar de este subsidio extraordinario las personas integradas en el Sistema Especial de Empleados de Hogar del Régimen General de la Seguridad Social que:

  • Estuviesen dadas de alta antes del 14 de marzo, cuando se declara el estado de alarma.
  • Hayan dejado de prestar servicios, total o parcialmente, por causas ajenas a su voluntad, en uno o varios domicilios con motivo de la crisis sanitaria.
  • Cuyo contrato de trabajo se haya extinguido por causas ajenas a su voluntad que se deban a la crisis sanitaria del coronavirus.

Tanto si ya llevas algún tiempo buscando un nuevo trabajo, como si estás viviendo esta situación por primera vez, y aunque la situación pueda parecer un tanto descorazonadora, no te dejes llevar por el desánimo y piensa que aún es posible sacarle partido a esta etapa. Trata de relativizar y pensar en este periodo como lo que muy probablemente acabará siendo: una etapa de transición de la que también habrás aprendido algo.

Foto de WTTJ

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: