¿Vive el trabajo del futuro en 'la ciudad de los 15 minutos'?

¿Vive el trabajo del futuro en 'la ciudad de los 15 minutos'?
Un artículo de nuestro experto

¿Te imaginas trabajar a menos de 15 minutos andando de tu casa? En las grandes ciudades se considera un privilegio. El lugar del trabajo, en muchas ocasiones, determina no sólo la compra de una vivienda, sino la educación de los hijos o el cuidado de los mayores. Pero el Covid-19 ha cambiado de golpe no solo el trabajo, sino la forma en la que lo desarrollamos en todas aquellas profesiones en las que se puede teletrabajar.

La posibilidad de trabajar a distancia no es nueva. Jack Nilles, físico de profesión y ex ingeniero de la NASA, sentó las bases del teletrabajo en la década de 1970. En plena crisis petrolera en los Estados Unidos, Nilles buscaba reducir los desplazamientos al trabajo para disminuir la contaminación ambiental y los problemas con el transporte, su propuesta fue crear el telecommuting como una alternativa a la movilidad, “llevar el trabajo al trabajador y no el trabajador al trabajo”. Sin embargo, en ese momento no se contaban con los medios tecnológicos suficientes para su desarrollo. Han pasado 40 años y, a pesar de encontrarnos en la cuarta revolución industrial y de conocer los numerosos beneficios que presenta, esta práctica no se había extendido lo suficiente.

Hoy, la pandemia no solo ha impulsado el teletrabajo, sino que ha acelerado el concepto de “movilidad sostenible”, en relación a cómo nos desplazamos en nuestro tiempo de trabajo y de ocio. Las restricciones han impulsado un cambio en los hábitos de vivir, de consumir y de trabajar.

¿En qué consiste la “ciudad de los 15 minutos”?

La ciudad de los 15 minutos es el nombre del proyecto de Carlos Moreno, director científico y catedrático de Emprendimiento, Territorio e Innovación de la universidad Sorbona de París. En 15 minutos a pie o en bicicleta de su casa, los habitantes de la ciudad, pueden acceder a la mayoría de sus necesidades esenciales.

La posibilidad de realizar el trabajo en ciudades a 15 minutos, contribuye no solo al objetivo de cero emisiones en 2050, sino también incrementa una economía de la salud emergente en la que las experiencias, los productos y los servicios sean juzgados en función del bienestar que proporcionan.

Sin embargo, los cambios que implica este nuevo modelo no resultarán fáciles debido a las tendencias de los últimos años, por parte de las empresas, de crear “ciudades” o espacios alejados del centro y que exigen a los trabajadores el desplazamiento físico. En este nuevo paradigma, las empresas tendrían que fomentar que los empleados pudieran desarrollar su trabajo no solo en la modalidad de teletrabajo, sino también en espacios de coworking a menos de 15 minutos de su lugar de residencia.

Gracias a la tecnología, no tenemos que desplazarnos para obtener lo que queremos consumir ni para trabajar, y si bien no hay que olvidar que somos seres sociales y que la mezcla de culturas fomenta la creatividad y la innovación, esta cuestión también está cubierta con las ciudades de 15 minutos. Esta nueva manera de pensar los espacios de trabajo permitiría la confrontación de trabajadores de distintas empresas, lo que fomentaría el intercambio de ideas y, con él, la innovación tan necesaria para el crecimiento de los negocios.

Leer también en : Trabajadores

Funcionaria, enfermera... "Tengo que convivir con los clichés de mi trabajo"

Un cambio de modelo beneficioso para todos

La implantación del concepto de “ciudades de 15 minutos”, estrechamente ligada a la generalización del teletrabajo para aquellos sectores y puestos que lo permitan, supone pues numerosos beneficios para todos los agentes de interés:

Para los trabajadores

  • Ahorro significativo de tiempo en los desplazamientos y ahorro económico
  • Aumento de los niveles de salud y bienestar (ODS 3)
  • Acceso a puestos de trabajo en cualquier parte del mundo, lo que propiciaría una mejora en las condiciones de trabajo y el crecimiento económico (ODS 8)

Para las empresas

  • Ahorro en espacios de trabajo, pues desaparece la necesidad de comprar o alquilar grandes oficinas para albergar a todos los trabajadores en su día a día, para pasar a impulsar el trabajo remoto, las opciones de trabajo flexible que combinen teletrabajo y trabajo presencial, o la actividad en grupos reducidos por ciudades o barrios.
  • Atracción de profesionales gracias a condiciones ventajosas y mejora del compromiso de los trabajadores con la empresa
  • Posibilidad de captar talento a nivel global

Para la sociedad

  • Revitalización de núcleos de población rural o zonas urbanas desfavorecidas
  • Generación de empleo en zonas alejadas de los núcleos financieros tradicionales
  • Inclusión de colectivos en riesgo de exclusión
  • Generación de ciudades y comunidades sostenibles (ODS 11)

Y si bien el trabajo en ciudades a 15 minuto plantea numerosos desafíos a nivel estructural, que van desde el mantenimiento del empleo y la generación de nuevos puestos de trabajo hasta la inclusión de colectivos más desfavorecidos y la reducción de las desigualdades, queda claro que sus numerosos beneficios nos acercan, pues, al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Agenda 2030.

No hay futuro del trabajo sin empleabilidad sostenible

Estamos ya inmersos en un nuevo sistema económico que afecta a nuestro modo de ser y estar en el mundo, a nuestra identidad: la economía circular es un modelo de producción y consumo que implica compartir, alquilar, reutilizar, reparar, renovar y reciclar materiales y productos existentes todas las veces que sea posible para crear un valor añadido.

Al mismo tiempo, el mundo del trabajo está experimentando un cambio radical debido al impacto de los procesos de digitalización y transición energética. El trabajo, como la energía, ni se crea, ni se destruye, tan sólo se está transformando muy rápido. Y para ello es fundamental el concepto de “empleabilidad sostenible” y que implica el desarrollo de aquellas funciones y competencias que son demandadas por el mercado de trabajo a lo largo de la vida laboral. Este sistema implica una reinvención profesional constante, donde la capacidad de aprendizaje y el pensamiento crítico serán las competencias clave.

Y a pesar de que son numerosos los informes que advierten del cambio climático y sus consecuencias y certifican que el modo en el que vivimos y trabajamos compromete la supervivencia de las generaciones futuras, ha sido la pandemia la que ha demostrado que para trabajar, en muchas profesiones, no hace falta desplazarse a la oficina.

La vuelta al modelo de crecimiento antes de la pandemia en todos los sectores será prácticamente imposible, pues la sociedad ya no admite un modelo de crecimiento que no esté alineado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Esas 17 metas deberán guiar la estrategia empresarial con todos los agentes de interés, se acelerarán algunos procesos estructurales en marcha y se modificarán parcialmente conceptos como el de globalización.

Foto: Welcome to the Jungle

Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook, LinkedIn, Instagram o Twitter y suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestros últimos artículos.

Etiquetas

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: