8 consejos para superar con éxito la entrevista con Recursos Humanos

8 consejos para superar la entrevista con Recursos Humanos

La alegría te invade el cuerpo, ya que te han convocado para una entrevista en la empresa de tus sueños. Al preparar tu entrevista, debes tener en cuenta que en este primer asalto con un miembro del equipo de Recursos Humanos debes saber “venderte” muy bien, sobre todo porque la persona que te entreviste no tiene por qué compartir tu experiencia laboral, e incluso puede que no comprenda al 100% en qué consisten algunas de las tareas técnicas ligadas a tu profesión. Su objetivo no es conocer tus habilidades y experiencia, sino evaluar tus capacidades sociales, éticas y de adaptación con el fin de determinar si eres capaz de integrarte bien en el equipo o no.

Se trata de una etapa fundamental que no debes descuidar: el entrevistador de Recursos Humanos es la primera persona que necesitas convencer, pues puede ayudarte a pasar a la siguiente etapa de tu candidatura. Así pues, ¿qué se espera de ti en esta entrevista? ¿Cómo causar una magnífica impresión?

¿Cuáles son los desafíos de esta primera entrevista?

Durante el proceso de contratación, cada entrevista tiene un objetivo diferente. Recursos Humanos evaluará aspectos distintos de los que examinaría un jefe de departamento o directamente el director de la compañía. En esta primera parte, que es decisiva, el entrevistador de RRHH analizará:

  • La correspondencia de tu perfil con los valores de la empresa
  • Tu capacidad de integración en el equipo
  • Tu entusiasmo y motivación por el puesto y la compañía
  • Tus cualidades: ¿eres una persona sincera, transparente, humilde y confiable?
  • Tu capacidad para resolver problemas y afrontar obstáculos
  • Tu capacidad de sintetizar información
  • Tu habilidad para comunicarte en español (y a veces también en otros idiomas)
  • Si la remuneración que la empresa ofrece se ajusta a la que deseas obtener

Ahora que conoces los aspectos que evaluará el entrevistador, te damos algunos consejos para superar esta etapa con éxito.

1. Responde con sinceridad y transparencia

“Recursos Humanos” contiene la palabra “humano” y ¡no es en vano! El entrevistador debe conocerte tal y como eres y hacerse una idea de tu personalidad para ver si encajarías en la empresa. Por ello, lo mejor es actuar de forma natural y tranquila. Asimismo, es importante cuidar tu actitud y hacer hincapié en tu profesionalidad. Asegúrate de ser puntual, presentarte al entrevistador de manera educada y elegir un atuendo correcto conforme a la imagen de la empresa pero en el que también te sientas a gusto.

“En mi experiencia en Recursos Humanos, recuerdo haber recibido a un joven candidato para unas prácticas como jurista. Llegó 15 minutos tarde y ni siquiera se disculpó. Es una pena, pero eso me dio inmediatamente una mala impresión. Por lo menos debería haber sido cortés y haberse disculpado, sobre todo porque la profesión de jurista requiere cierto rigor. No es necesario decir que esta anécdota no le favoreció en absoluto”, cuenta Béatrice, directora de Recursos Humanos de una asociación.

El entrevistador solo puede identificar los rasgos de tu personalidad si tienes una actitud sincera. Por ejemplo, si no has entendido una explicación del representante de Recursos Humanos, sé honesto y no dudes en pedirle que te lo explique de nuevo. No tienes por qué sentir vergüenza, todo lo contrario: tu sinceridad ayudará a crear un entorno de confianza entre tu interlocutor y tú.

2. Muestra tu entusiasmo y motivación por el puesto

Tu mejor arma durante esta primera entrevista es el entusiasmo. Recuerda que el entrevistador es el encargado de determinar si encajas o no en su cultura empresarial. Por ello, es indispensable que te informes de antemano sobre los valores e historia de la empresa antes de llegar a la entrevista. Investiga todo lo que puedas sobre su actividad, el número de empleados, su situación actual, etc. El entrevistador seguramente te preguntará qué sabes de la empresa y no conocer nada al respecto da una mala impresión, sin importar cuán interesante sea tu recorrido.Hazle saber a tu interlocutor por qué te interesa la compañía, cómo la descubriste y cuál es la imagen que tienes de ella. Expresa también tu interés en las tareas que más te atraigan del puesto en cuestión.

“Recuerdo a una candidata para el puesto de directora de una residencia de ancianos. Su manera de hablar transmitía una verdadera pasión y me sentí conmovida por su entusiasmo, que sacaba a relucir sus cualidades, rigor y empatía. Supe inmediatamente que no se encontraba allí por casualidad y así fue como se desmarcó de los demás candidatos”, afirma Natacha, encargada de contratar trabajadores para el sector médico-social.

En pocas palabras, lo mejor para impresionar y dejar huella en el entrevistador es ser una persona apasionada, en lugar de mantener una actitud impenetrable y estoica.

3. Adopta una actitud proactiva

Aunque parezca difícil de creer, muchas personas tienen la cabeza en las nubes cuando el entrevistador les presenta la empresa y el puesto. Incluso si ya conoces la compañía y su organización, lo mejor es mostrar una actitud proactiva. Así pues, no dudes en tomar notas o hacer preguntas sobre lo que explica el entrevistador para evitar dar la impresión de estar desinteresado.

Por otra parte, la entrevista no tiene por qué ser una descripción minuciosa de tu vida profesional, sino que puede ser un intercambio, una conversación. Haz preguntas, comentarios, explica lo que entiendes con tus propias palabras y haz todo lo posible para entablar una conversación fructífera. La entrevista es una herramienta para que dos seres humanos se conozcan mejor, no una simple serie de monólogos insípidos o, aún peor, una confrontación o un interrogatorio.

4. Explica tu recorrido de manera clara y resumida

El entrevistador desea evaluar tus capacidades de síntesis y comunicación a través del relato de tus experiencias pasadas. Por ello, debes ser capaz de describir tu recorrido, ya sea año por año o misión por misión. Antes de la entrevista, prepárate para presentar tu experiencia de manera atractiva. Céntrate en lo que dice tu currículum y evita desviarte del tema, a menos que tu interlocutor te pida más información sobre algún punto. Asimismo, expone cualquier decisión estratégica o cambio repentino de puesto. No tengas miedo de responder con transparencia y determinación, pues estas son precisamente las cualidades que el representante de Recursos Humanos desea evaluar. Si has cometido errores durante tu recorrido, si has tenido experiencias fallidas o cambios profesionales drásticos, sé sincero al respecto y justifícalos con claridad y diplomacia. Esto te ayudará a proyectar una imagen positiva y mostrarte como una persona que sabe lo que quiere.

5. No te explayes sobre tu ámbito

Recuerda que la entrevista con Recursos Humanos no tiene por objetivo corroborar tus aptitudes técnicas o tu experiencia. Así pues, evita hablar de detalles utilizando la jerga específica de tu profesión y no utilices acrónimos. Es muy desagradable para el entrevistador, así como para cualquier otro interlocutor, hablar con alguien que abusa de las abreviaciones o el lenguaje técnico. Por lo tanto, lo mejor es hablar de manera simple y clara. De lo contrario, corres el riesgo de parecer un poco arrogante. Sé más preciso solo si tu interlocutor te lo pide directamente.

6. Reflexiona sobre tus experiencias profesionales

A fin de evaluar tu capacidad de integración y tu honradez, el entrevistador puede preguntarte sobre conflictos que hayas tenido en antiguos puestos y cómo los resolviste. Por esta razón, debes ser capaz de responder a este tipo de preguntas antes de entrar a la oficina en la que tendrá lugar la entrevista. Si no has tenido ningún conflicto laboral en el pasado, prepárate de todas formas para responder a una escenificación. El representante de Recursos Humanos podría describir un conflicto ficticio dentro de un equipo, darte tiempo para reflexionar y pedirte que propongas una solución para el problema.

“Como entrevistadora, me gusta hacer preguntas a mi interlocutor sobre este aspecto tan importante. Por un lado, esta estrategia me permite saber de manera indirecta si la persona ha tomado distancia respecto a su recorrido y ha logrado analizarlo. Por el otro, me permite conocer los valores que son importantes para ella en el trabajo y ver hasta dónde llega su capacidad para trabajar eficazmente en equipo e incluso si tiene madera de líder”, señala Béatrice.

7. Prepara tus argumentos para negociar la remuneración

La correspondencia entre la remuneración a la que aspiras y la que ofrece la empresa es un tema que seguramente se abordará en la entrevista. Así pues, reflexiona al respecto para que no te pille desprevenido. Averigua sobre los beneficios sociales que ofrece la compañía, determina cuáles deseas negociar y, por último, define el rango de salario que consideras conveniente. No te subestimes, pero sé realista acerca de la capacidad de la empresa.

“No hay nada más desagradable para Recursos Humanos que haber precisado claramente el rango salarial y recibir candidatos que piden el doble. Como responsables de la contratación, evaluamos una gran cantidad de currículums y a veces resulta difícil elegir entre dos candidatos valiosos. Por lo tanto, es horrible convocar a un candidato a expensas de otro y dedicarle tiempo para, al final, darnos cuenta de que aspira a un salario mucho más alto que el que la compañía puede ofrecer. Esta situación representa una pérdida de tiempo para ambas partes y resulta aún más desagradable cuando el salario está señalado en el anuncio”, explica Natacha.

8. Repasa tus conocimientos de inglés, francés, mandarín o cualquier otro de tus idiomas extranjeros

La entrevista con Recursos Humanos seguramente pondrá a prueba tus conocimientos lingüísticos, pues estos pueden ser un factor decisivo para saber si pasarás o no a la siguiente etapa. Si el puesto requiere un dominio parcial o total de una lengua diferente a la tuya, el entrevistador puede intentar hacer parte de la entrevista en ese idioma. Por lo tanto, asegúrate de ser capaz de comunicarte, porque no sabes qué te espera a la vuelta de la esquina…

“Siempre aprovecho la oportunidad de poner a prueba al candidato en varios puntos cambiando repentinamente al inglés en medio de la conversación. De esta manera, evalúo tanto su reactividad para pasar de un idioma al otro sin previo aviso, como su dominio del idioma. A menudo, lo hago cuando le pregunto sobre detalles de su currículum, como sus pasatiempos o las ciudades en las que ha trabajado”, cuenta Eric, responsable de RR. HH. de una empresa multinacional.

Si sigues estas recomendaciones, aumentarás tus posibilidades de éxito de pasar a la siguiente etapa del proceso. Sin embargo, si no te vuelven a contactar, recuerda que se trata solo de una entrevista, no que no tengas capacidades para ser un buen profesional. Analiza el encuentro e intenta aprender de tus errores. Al final, podrás sacarle provecho a la experiencia de una manera u otra. Por el contrario, si tu perfil tuvo éxito, ¡felicidades y ánimo para la siguiente etapa!

Traducido por Andreína Gil Cabrera

Foto de WTTJ

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

Hanna Anthony

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Preparar una entrevista

La clave para realizar una buena entrevista de trabajo es estar bien preparado. Por ello, te damos nuestros mejores consejos para que estés tranquilo…

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: