'Cuando Volvamos' o cómo ayudar a sobrevivir a los pequeños negocios

Cuando Volvamos: iniciativa solidaria para pequeños negocios

Son muchas las iniciativas que han surgido en las últimas semanas para tratar de ayudar a los más afectados por la crisis del coronavirus. Entre ellas, ‘Cuando volvamos’, la plataforma que permite a los ciudadanos adquirir bienes o contratar servicios de negocios locales, que podrán disfrutar cuando estos puedan volver a abrir sus puertas. La iniciativa empezó en Madrid, pero ha llegado ya a varias ciudades españolas y hasta fuera de nuestras fronteras: otras ciudades como Londres o México DF ya cuentan con sus propias páginas de negocios locales. Hablamos con una de sus portavoces, Claudia García, para saber más más sobre este proyecto.

Hola Claudia, cuéntanos qué es Cuando volvamos.

Cuando volvamos es una iniciativa sin ánimo de lucro creada para que los pequeños negocios que hayan tenido que cerrar por la crisis del Covid-19 puedan tener liquidez en estos momentos. Les aportamos una plataforma para poder seguir teniendo ingresos, y así hacer frente a sus gastos fijos. También les ayudamos con la difusión, para que su negocio llegue a más gente.

¿Cómo funciona la plataforma?

Los negocios suben a nuestra plataforma un plan o producto con un pequeño descuento, el cliente lo adquiere en el momento y lo podrá disfrutar cuando todo vuelva a la normalidad. Se genera así una especie de vale de regalo. La diferencia es que a los negocios el dinero les llega esa misma semana, aunque el cliente no disfrutará de lo que ha comprado hasta que el negocio abra.

A los negocios el dinero les llega esa misma semana, aunque el cliente no disfrutará de lo que ha comprado hasta que el negocio abra.

¿Quién hay detrás de esta iniciativa?

Somos trabajadores de la empresa Igeneris. El primer fin de semana de confinamiento pensamos en cómo podríamos aportar nuestro granito de arena aplicando nuestros conocimientos. Estuvimos hablando a través de Slack sobre posibles iniciativas, que finalmente se concretaron en Cuando volvamos. A partir de ahí todo fue muy rápido, la web se montó prácticamente ese fin de semana. De hecho el lunes ya teníamos los primeros negocios subidos a la plataforma. Y aunque somos los propios trabajadores los que estamos detrás y llevamos el peso de la iniciativa, es verdad que –hasta ahora– todas las puertas a las que hemos tocado para pedir ayuda nos han abierto sin problemas.

Cuéntanos un poco más sobre vosotros.

La sede de la empresa está en Madrid (y en México desde hace poco más de un año). Nos dedicamos a ofrecer proyectos de innovación a empresas y estos abarcan desde la parte de ideación hasta su implantación, por lo que estamos muy familiarizados con el hecho de trabajar con este tipo de dinámicas. En cuanto a los trabajadores, actualmente somos unos 20 en plantilla, con una media de edad de 30 años. Todos tenemos en común un perfil proactivo y muy creativo, algo que ha ayudado a que la plataforma se haya puesto en marcha.

¿Qué os impulsó entonces a lanzar la plataforma?

Desde el inicio del estado de alarma sentimos una incertidumbre brutal y teníamos claro que queríamos ayudar a los pequeños negocios. Este sector iba a salir muy perjudicado tras la pandemia: habían sido los primeros en cerrar, pero serían los últimos en abrir. Por este motivo, queríamos intentar estar presentes y ayudarles mientras durase este periodo. Desde el principio el objetivo principal fue que estos negocios pudiesen generar liquidez para poder volver a abrir tras el estado de alarma y que su vuelta al día a día fuese lo más normal posible.

Queríamos ayudar a los pequeños negocios: habían sido los primeros en cerrar, pero serían los últimos en abrir.

Pero también estáis presentes en otras ciudades. ¿Cómo habéis desarrollado el proyecto?

Comenzamos en Madrid, porque todo el trabajo que conlleva la iniciativa (subir los negocios a la plataforma, realizar las transferencias, contactar con los clientes, resolver dudas, etc.) lleva mucho tiempo y queríamos ser realistas y hacer algo que realmente pudiéramos abarcar. También era una forma de ir probando cómo funcionaba la iniciativa, pero al poco tiempo de lanzarla comenzaron a llegarnos solicitudes de otras partes de España y nos planteamos cómo podríamos abarcar más territorios.

Sabíamos que nosotros solos no podríamos hacerlo con la eficiencia requerida, por lo que decidimos lanzar el programa de “franquicias solidarias” para poder, con la ayuda de personas que tuvieran ganas, tiempo y un mínimo de conocimientos informáticos, llevar el proyecto a otras ciudades. En México lo llevamos nosotros mismos, pues tenemos sede en la ciudad, y la plataforma de Londres se puso en marcha a través de una persona que oyó hablar de la iniciativa y se puso en contacto con nosotros.

¿Y qué es eso del “franquiciado solidario”? ¿En qué consiste?

Aunque lo llamemos así, en realidad no es un franquiciado como tal, porque no hay ningún contrato de franquicia. Es una idea que nos ocurrió sobre la marcha, para intentar llegar a otras ciudades de la manera más efectiva. No sé si existe algo parecido en el mercado ahora mismo, nosotros decidimos trabajar de esta manera porque era la única factible en ese momento.

Cuando alguien contacta con nosotros para poner en marcha la iniciativa en otra ciudad, lo primero que les pedimos es rellenar un formulario para podernos poner en contacto con ellos y contarles cómo funciona la plataforma y en qué consiste el proyecto. Si tras esto siguen interesados, les damos una pequeña formación sobre la gestión de la plataforma. También les pasamos todo el material que puedan necesitar para temas de diseño, como logos e imágenes. A partir de ese momento, funcionan de forma independiente y gestionan ellos mismos la plataforma.

¿Piensas que este modelo de “franquiciado” es exportable a otras iniciativas?

Realmente ahora mismo estamos funcionando al día y no hemos pensado en el futuro, nadie sabe lo que puede pasar. Lo que deseamos es que Cuando volvamos sea una iniciativa que concluya lo antes posible, puesto que eso significará que ya no es necesaria. Puede que cuando todo esto acabe la plataforma pase a tener otra función y ofrezca algún tipo de ayuda a estos negocios, pero no nos lo hemos planteado. En cuanto a si el modelo es exportable a otras iniciativas, es un formato que nunca habíamos planteado, pero que está funcionando muy bien, y aunque no hemos tenido tiempo material de platearnos nada, es cierto que se podría aplicar a otras iniciativas.

Lo que deseamos es que Cuando volvamos sea una iniciativa que concluya lo antes posible, puesto que eso significará que ya no es necesaria

Y, ¿cómo ha sido la acogida?

Realmente buena. En la página web tenemos más de 120.000 visitas, más de 500 “planes” (ofertas) y unos 200 negocios. En este tiempo se han conseguido recaudar más de 64.000 euros a través de 1.600 pedidos. Hay negocios de todo tipo: bares, peluquerías, tiendas de ropa, academias de idiomas, gimnasios…

¿Qué perfil tiene el público que está apoyando la iniciativa?

Aunque estamos invirtiendo en publicidad para lograr la máxima difusión posible, para que la iniciativa funcione es fundamental que exista un sentimiento de conexión entre el cliente y el negocio. Quizá haya quien aproveche la plataforma para descubrir sitios nuevos, pero los que se encuentran detrás del éxito de Cuando volvamos son esas personas que sienten que estos bares, peluquerías, librerías o cafeterías que se han visto obligados a cerrar son parte de su vida, de su día a día, y no quieren que desaparezcan.

Foto de WTTJ

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: