¡Ya basta con los tópicos sobre los 'millennials'!

¡Ya basta con los tópicos sobre los 'millennials'!
Un artículo de nuestro experto

En 2020, los primeros “millennials” (personas nacidas entre 1981 y 1996) alcanzaron el umbral de la cuarentena. Quizás esta sea la razón por la que no se habla tanto de ellos hoy en día como a mediados de la década de 2010. Los “millennials” ya no son tan jóvenes ni tan diferentes de las generaciones anteriores. Además, ahora los asesores y periodistas prefieren la “generación Z” (los nacidos entre 1997 y 2012). Todo esto nos lleva a hacernos varias preguntas: ¿cuál será la siguiente letra? ¿Estos prejuicios esencialistas asociados a la edad son inevitables? ¿Nuestra obsesión por la juventud no es algo paradójica en una sociedad en la que cada vez hay menos jóvenes y en la que tendríamos que interesarnos más bien por las personas mayores?

La pandemia ha demostrado que el teletrabajo y las nuevas formas de desempeñar una profesión, no están reservados a una generación concreta. De hecho, en este aspecto, las aspiraciones y las prácticas laborales dependen más de las circunstancias personales, por ejemplo, si la persona tiene hijos o es responsable del cuidado de un familiar; de la profesión; de si el puesto puede llevarse a cabo de forma remota e incluso del origen social, que de la edad. Para poner fin a los discursos simplistas sobre las generaciones y ver la edad desde otra perspectiva, hemos decidido publicar este capítulo de nuestro libro 100 idées innovantes pour recruter des talents et les faire grandir (“100 ideas innovadoras para seleccionar talentos y ayudarlos a crecer profesionalmente”) con el que comprender mejor el mundo laboral tan cambiante en el que vivimos.

¿Son los millennials un grupo aparte?

El concepto omnipresente de millennial se creó con fines comerciales: cada vez que alguien se identifica con la nueva economía, la era digital o cualquier cambio cultural tiende a utilizar la palabra millennial para reforzar su argumento. Por otra parte, el surgimiento de toda una serie de expertos que repiten a los profesionales de RR. HH. que “los millennials son diferentes” ha convertido a todos esos jóvenes que han alcanzado la edad adulta en el siglo XXI en el tema más polémico de la historia del marketing.

La exageración de las diferencias entre las generaciones y la ficción de una supuesta unidad generacional no son nada nuevo. Este fenómeno data del siglo XX: ya desde que Marlon Brando lideraba un grupo de motociclistas en los años 50 (en la película estadounidense Salvaje), hemos considerado la generación de jóvenes adultos como un grupo cultural aparte. Una situación que se intensificó con la llegada de los baby boomers.

Siempre es la misma historia: tachamos al grupo de “diferente”, le atribuimos características específicas, le damos ídolos nuevos y lo exhibimos como señal de cambio y desafío para los profesionales del marketing. En el caso de los millennials, esta lógica sectaria ha ido demasiado lejos. Es hora de dejar de utilizar este concepto a diestra y siniestra. Los empleados de RR. HH. deberían dejar de concentrar su energía en los millennials por las siguientes cuatro razones:

1. No representan un segmento determinante del mercado

Un segmento de mercado no es un grupo que comparte características demográficas comunes, sino un grupo de consumidores que piensan y se comportan de forma similar. Por ello, a menos que se pueda probar de manera concluyente que las personas de la misma edad piensan y se comportan de forma diferente a las demás, el segmento en cuestión no es pertinente porque no es lo suficientemente homogéneo. Algunos de sus miembros son pobres y otros ricos; algunos están casados y otros son solteros; y a algunos les gusta el deporte, mientras que a otros no.

2. Los millennials no son tan diferentes a los demás

Diversos estudios demuestran que los millennials tienen las mismas aspiraciones en el trabajo que las demás personas. Así lo afirma el ejecutivo, asesor y autor estadounidense Bruce Pfau en un artículo de la revista Harvard Business Review llamado What Do Millennials Really Want at Work? The Same Things the Rest of Us Do (“¿Qué es lo que los millennials de verdad quieren en el trabajo? Lo mismo que todos nosotros”). “Cada vez hay más pruebas que demuestran que los empleados asalariados, sin importar su edad, tienen más semejanzas que diferencias en lo que se refiere a sus actitudes y valores: cuando hay discrepancias, no suelen ser muy significativas. Y no tiene nada de sorprendente, pues siempre han existido diferencias entre los trabajadores jóvenes y los mayores. Esto no tiene nada que ver con la generación millennial como tal”.

3. Incluso si hay diferencias, ¿de qué sirve fomentar la segregación?

Aquellos que no pertenecen a la categoría de millennials pueden llegar a sentirse discriminados. Así pues, ¿por qué dar la impresión de que los millennials son los únicos que cuentan? La discriminación por la edad genera una presión injustificada sobre los trabajadores. En un estudio de 2017 realizado por la plataforma de búsqueda de empleo Indeed entre más de 1.000 empleados del sector tecnológico, el 43% afirmó tener miedo de perder su empleo debido a su edad, mientras que el 18% expresó estar constantemente preocupado por esa posibilidad.

4. Animemos a los empleados a convertirse en adultos

Solemos atribuir a los jóvenes todas las cualidades que buscamos en un colaborador: la creatividad, la habilidad de pensar en ideas originales, el entusiasmo, el espíritu de equipo, etc. Sin embargo, estas características no dependen de la edad. Nuestra obsesión por la juventud ha alcanzado sus límites, como lo constata la filósofa y autora estadounidense Susan Neiman en su libro Why Grow Up? Subversive Thoughts for an Infantile Age (que se podría traducir como ¿De qué sirve crecer? Reflexiones subversivas para una era infantil). “Hemos creado un mundo en el que crecer es una opción que nadie sensato elegiría”, explica. Tal y como publicaba un artículo de The Guardian: “Una cultura centrada en recordar el pasado y las alegrías de la juventud que se desvanece es una cultura engañosa: en función de la edad que tengas, los ‘mejores años de tu vida’ pertenecen a un pasado cada vez más lejano o se acercan a un ritmo vertiginoso. Por el contrario, en una cultura que celebra la edad adulta, las personas aún tienen sus mejores años por delante, a menos que ya los estén viviendo”.

Traducción: Andreína Gil / Foto: Welcome to the Jungle

Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook, LinkedIn, Instagram o Twitter y suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestros últimos artículos.

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: