La sanidad del futuro: cinco profesiones que traerán las nuevas tecnologías

Sanidad: nuevas profesiones que traerán las nuevas tecnologías

Consultas ‘online’ con el médico de cabecera, sesiones virtuales con el psiquiatra… El Covid-19 está transformando los sistemas de salud de todo el mundo. La pandemia ha acelerado avances tecnológicos que, en una situación normal, habrían tardado años en aplicarse, y ha impulsado el proceso de digitalización de la asistencia sanitaria. Analizamos esta nueva fase de la tecnología sanitaria, que promete la llegada de nuevos e interesantes puestos de trabajo dentro del sector.

Los sistemas de salud de todo el mundo están bajo una gran presión por el Covid-19. Muchos países se han visto desbordados por la falta de camas y de material en los hospitales y por la vulnerabilidad del personal sanitario ante la enfermedad. La sanidad española, sin ir más lejos, se ha visto al borde del abismo. Tras décadas de recortes en personal y recursos, la sanidad pública no estaba preparada para enfrentarse al abrumador número de pacientes infectados por coronavirus que necesitan asistencia médica.

La Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin) ha puesto en marcha un plan de acción para luchar contra el coronavirus mediante la campaña #TecnologíaparaVivir, recurriendo a infografías para sensibilizar a los españoles sobre el valor y la importancia de la tecnología sanitaria a la hora de luchar contra la pandemia.

Si tuviéramos que extraer un aspecto positivo de esta situación, este sería que la pandemia ha permitido arrojar algo de luz sobre las oportunidades que la tecnología y la innovación pueden ofrecer en el sector de la atención sanitaria. Habitualmente, los sistemas de salud tardan años en implementar innovaciones, pero la rápida reacción ante la pandemia ha demostrado que los avances digitales y tecnológicos no tienen que pasar necesariamente por interminables pruebas, ensayos y papeleo antes de poder ser empleados en los hospitales. ¿Es posible que la pandemia del Covid-19 sea el último empujón que necesitaba la industria sanitaria, y los sistemas de salud pública en particular, para incrementar la inversión en tecnología sanitaria?

El coronavirus ha demostrado que la sanidad pública es capaz de colaborar con empresas de tecnología sanitaria en caso de necesidad, con el objetivo de aumentar la fabricación, importación y distribución del material médico necesario que demandan los profesionales sanitarios. Es evidente que la pandemia nos ha llevado a replantearnos la relación entre atención médica y tecnología, y que los nuevos avances tecnológicos traerán consigo nuevos empleos, pero ¿cuáles son los trabajos sanitarios del futuro?

1. Director de hospital virtual

Una consulta online con el médico de cabecera es algo perfectamente factible, pero ¿es posible para un médico tratar a todos sus pacientes de forma virtual? A nivel global ya se está observando un número creciente de hospitales virtuales, como el Mercy Virtual Care Center en Missouri, Estados Unidos. Considerado como un “hospital sin camas”, esta instalación de más de 11.000 metros cuadrados cuenta con 700 empleados, pero todos los pacientes se atienden por vía digital gracias a métodos basados en la telesalud. Los instrumentos online permiten a los doctores realizar exámenes médicos y ver los resultados de las pruebas en un tiempo récord.

A medida que estas instalaciones crezcan en tamaño y popularidad, se necesitarán más directores con experiencia en atención sanitaria virtual, de la misma manera en que se necesitan directores de hospitales físicos. Se prevé pues que los puestos de director virtual de empresas de atención sanitaria sean cada vez más demandados en un futuro cercano.

Leer también en : Trabajadores

Funcionaria, enfermera... "Tengo que convivir con los clichés de mi trabajo"

2. Farmacéutico especializado en medicina de precisión

Los servicios de diagnóstico y tratamiento personalizados son una área muy popular entre las empresas de biotecnología que tratan de ascender en el mercado de la tecnología sanitaria, en rápido crecimiento. La medicina de precisión se basa en la idea de que cada individuo posee una composición biológica única, y que por lo tanto su salud debería tratarse de la misma forma, eliminando así el empleo generalizado de fármacos.

Según un informe publicado en la revista científica digital Integrated Pharmacy Research and Practice, la medicina de precisión va a suponer una mayor demanda de farmacéuticos especializados, que podrían incluso supervisar a los robots encargados de la dispensación automatizada de fármacos, un avance que está ganando popularidad en el sector sanitario. “Existen muchas oportunidades para los farmacéuticos, ya que sus conocimientos, habilidades y destrezas específicas los hacen especialmente aptos para un uso avanzado de la medicina personalizada como herramienta clínica”, afirma el informe.

3. Cirujano y especialista en impresión 3D

En el Congreso de la Sociedad Radiológica de Norteamérica, celebrado en Chicago, se mencionó la impresión 3D como la principal tendencia para transformar la atención sanitaria. La planificación y preparación quirúrgica es una de las áreas en las que el uso de esta tecnología tiene mayor popularidad.

Gracias a la impresión 3D, los cirujanos han comenzado a entender mejor la forma exacta en que deben realizarse las intervenciones, ya que permite analizar con precisión la forma y la textura de cada parte de la anatomía de un paciente. La Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan ha comenzado a experimentar con varios prototipos impresos en 3D, como una férula que libera las vías respiratorias de un bebé, orejas para niños que nacen sin ellas o una mascarilla CPAP personalizada para pacientes con apnea del sueño.

A medida que las aplicaciones de impresión 3D para la atención sanitaria vayan evolucionando, y ofrezcan por ejemplo implantes ortopédicos a medida o reconstrucciones superprecisas, será necesaria una nueva generación de técnicos especializados en impresión 3D.

4. Programador médico de realidad virtual

En los últimos años, la realidad virtual se ha utilizado en ensayos como herramienta para tratar a soldados con estrés postraumático, acelerar la recuperación de pacientes que han sufrido un derrame cerebral, e incluso como alivio del estrés en los niños. También se ha aplicado en la atención sanitaria como una herramienta educativa y formativa para los profesionales médicos que consigue cerrar la brecha entre los libros de texto y la interacción con el paciente en la vida real. Pero esto es solo el comienzo.

La psicóloga Erika Guijarro afirma que la realidad virtual podría convertirse en una innovadora herramienta clínica para pacientes con trastornos psicológicos específicos. Además, numerosos estudios coinciden en que la realidad virtual se utilizará en futuras investigaciones neurocientíficas, especialmente en áreas como la rehabilitación de pacientes tras una lesión cerebral, o para frenar la pérdida de memoria y retrasar la aparición del Alzheimer.

A medida que la industria de la realidad virtual se expanda, aquellos profesionales que posean formación o conocimientos médicos dispondrán de nuevas oportunidades laborales en la creación de plataformas de realidad virtual especializadas. Valgan como ejemplo empresas de realidad virtual médica como ARSOFT y Kognito que, como tantas otras, fueron fundadas por médicos o personas con formación sanitaria.

5. Asesor epigenético

Los asesores genéticos informan a los pacientes sobre el mecanismo genético de un trastorno y ofrecen una evaluación de los riesgos. También asesoran y ofrecen apoyo a personas o familias con riesgo de sufrir ciertas enfermedades hereditarias o que ya hayan sido diagnosticadas. A medida que la ciencia avanza, se prevé que este oficio evolucione y dé lugar a un tipo completamente nuevo de asesores que se encarguen no solo de las secuencias de ADN, sino también de la “epigenética” relacionada.

La epigenética se centra en las modificaciones de las células humanas que se ven afectadas por factores externos y que activan o desactivan ciertos genes. Estas modificaciones no cambian la secuencia del ADN pero afectan a la forma en que las células leen los genes. Es por eso que una célula cutánea no tiene el mismo aspecto que una célula muscular o cerebral. Todas contienen el mismo ADN, pero sus genes se manifiestan de forma diferente, lo cual crea distintos tipos de células.

Múltiples estudios indican que ciertas enfermedades y trastornos están relacionados con los cambios epigenéticos. Amy Laverock, de la consultora de salud Mercer, prevé que a medida que pasemos de los remedios reactivos a los preventivos, los asesores epigenéticos “serán habituales” y nos aconsejarán sobre cómo llevar una vida más saludable a través de la dieta, el ejercicio y los hábitos de sueño.

Estos son solo algunos ejemplos de los nuevos oficios que podrían surgir gracias a los crecientes avances en tecnología y su aplicación en el sector sanitario. La empresa de investigación Mckinsey estima que, a nivel mundial, el número de empleos en el sector sanitario podría aumentar entre 50 y 85 millones antes del 2030. Sin lugar a dudas, la tecnología tendrá una enorme influencia en muchos de ellos, impulsando la creación de nuevos oficios y haciendo evolucionar los puestos de trabajo actuales.

Traducido por Rocío Pérez

Foto de WTTJ

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

Technology and lifestyle journalist

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: