¿Son las criptomonedas el sueldo del futuro?

¿Son las criptomonedas el salario del futuro?

¿Qué te parecería recibir tu salario en criptomoneda? Es un avance que cada vez más países adoptan y que la ley española ya permite bajo ciertas condiciones. Dicho esto, y dejando de lado el marco jurídico, ¿sería realmente beneficioso recibir tu salario en criptomoneda?

Cripto… ¿qué?

Las criptomonedas son monedas creadas y gestionadas por individuos al margen de los bancos centrales, autoridades reguladoras tradicionales. Se basan en las transacciones peer-to-peer, es decir, directamente de un ordenador a otro, y están protegidas por tecnología punta, en este caso la blockchain, que permite encriptar e impedir cualquier modificación de los datos. La criptomoneda más conocida es sin duda el bitcoin, que nació y se popularizó durante la crisis financiera de 2009, con el objetivo de que los ciudadanos nunca más fueran víctimas de la fragilidad del sistema bancario. Desde entonces se han desarrollado decenas de criptomonedas, como el ethereum, el ripple o el tether.

La extrema volatilidad de las criptomonedas y la ausencia de legislación en ciertos países suelen generar debate: el bitcoin, que valía casi 2.000 euros en julio de 2017, vio multiplicado su valor por ocho en solo cinco meses. Su precio cayó de manera uniforme a lo largo de todo el 2018, para posteriormente volver a remontar en 2019, con un valor actual de unos 9.000 euros. A pesar de esta gran volatilidad, un empleado que recibiera una prima de 2.000 euros en julio de 2017 dispondría hoy de más de 9.000 euros sin haber movido un dedo, lo que significa un valor añadido del 250% en poco más de dos años. ¿Alguien da más? Vale, es cierto que el riesgo es elevado, pero también es proporcional a la perspectiva de beneficio, y es precisamente por eso que las criptomonedas son cada vez más populares.

Leer también en : Trabajadores

Cómo afrontar el sentimiento de pérdida de identidad al dejar un trabajo

Recibir un salario en criptomonedas: una práctica que ya existe en varios países

Además de España, en Estados Unidos, Canadá, Australia, Inglaterra, Suecia, Japón, Singapur, Finlandia e incluso Noruega ya reconocen el bitcoin y otras criptomonedas como métodos de pago legales, y existen varios países donde el pago de los salarios puede hacerse en criptomoneda.

Japón

En la primavera de 2017, Japón fue el primer país del mundo en reconocer oficialmente el bitcoin como moneda de pleno derecho, y desde marzo de 2018, la empresa nipona GMO Internet permite a sus 4.000 empleados recibir una parte de su salario mensual (el equivalente a un máximo de 800 euros) en bitcoins. Este avance tiene mucho que ver con la actividad de la empresa –entre otras cosas, es una plataforma de intercambio de criptomonedas– y esta afirma que, con esta medida, “espera mejorar sus propios conocimientos sobre la moneda virtual al utilizarla de verdad”.

Australia

En Australia, la empresa Bitedge paga la totalidad de sus salarios en bitcoins. Es cierto que se trata de una sociedad de apuestas deportivas en criptomonedas, pero este es el país donde probablemente más se ha avanzado en el reconocimiento oficial de las criptomonedas, pues a principios del 2018 los legisladores australianos ya comenzaron a integrarlas progresivamente en diferentes aspectos normativos. Gracias a medidas como la implementación de un registro para el intercambio de monedas digitales, la publicación de buenas prácticas, los apartados en la ley dedicados a la lucha contra el blanqueo y la financiación del terrorismo, etc., existe actualmente todo un arsenal normativo con el fin de reforzar la confianza del ciudadano australiano en estas monedas y, poco a poco, otorgarles la condición de moneda clásica.

Costa Rica

En Costa Rica, donde un año antes se había publicado una directriz en la que no se reconocía a las monedas virtuales como parte integrante de su sistema bancario, a mediados de 2018 la ley autorizó que, siempre y cuando la suma correspondiente al salario mínimo se pague en la moneda de curso legal, las empresas pueden pagar a sus empleados en criptomonedas la porción superior a dicho salario mínimo. Este cambio se debe a varios motivos: por un lado, un número creciente de empresas costarricenses, sobre todo en el sector del turismo, ya aceptan este método de pago y, por otro lado, el número de empleos en dicho sector no deja de aumentar en el país.

Sueldo en bitcoins: una idea para los amantes del riesgo

El entusiasmo que envuelve a la criptomoneda no debe hacernos olvidar que su funcionamiento en España no está regulado por la ley. El Banco de España emitió un comunicado hace unos meses advirtiendo de los riesgos que implica su uso, ya que las tecnologías asociadas a las criptomonedas son complejas y el ciudadano de a pie tiene pocos o ningún conocimiento sobre ellas. Y es esta opacidad lo que las convierte en un espacio propicio para las actividades ilegales. La principal vulnerabilidad del sistema reside en los ciberataques que se producen en las plataformas de intercambio, con casos como el de la plataforma NiceHash, que perdió 64 millones de dólares a finales de 2017, o Cryptopia, que perdió 16 millones a principios de 2019. En total se robaron más de 800 millones de euros durante el 2018. A estos ataques pirata se les suman las numerosas estafas que giran en torno a las criptomonedas, casi siempre a través de recaudaciones de fondos para proyectos ficticios y esquemas Ponzi, que han provocado pérdidas para los inversores estimadas en 630 millones de euros solo en 2018.

El riesgo de pérdida económica es aún más elevado cuando no existen recursos disponibles en caso de perjuicio, y las aseguradoras no parecen mostrar demasiado interés por hacerse cargo de un riesgo tan mal definido. Entonces, ¿qué ocurriría si la mitad de tu salario, del que dependes para pagar una hipoteca, desapareciera de la noche a la mañana porque el disco duro donde guardas tus claves de cifrado ya no funciona, porque te han robado el ordenador o porque has perdido tus códigos de acceso?

¿Por qué dejarse seducir por un salario en moneda virtual?

En una época de desconfianza ante los sistemas (ya sean políticos, financieros, agroalimentarios, mercantiles u otros), las criptomonedas son la promesa, o incluso podríamos decir la materialización, de la recuperación del control de nuestro dinero. Gracias a ellas desaparecen, por ejemplo, los controles de cambio en las fronteras o los formularios interminables al enviar una suma de dinero importante por transferencia bancaria.

La aceptación cada vez mayor del bitcoin como método de pago por parte de empresas bien establecidas (como Amazon, por poner un ejemplo) contribuye asimismo a normalizar el uso de las criptomonedas. Los volúmenes de bitcoins que se intercambian a diario suponen cantidades de entre cinco y diez mil millones de dólares. Vivimos en una época en la que el sector digital no cesa de innovar y de poner en duda los modelos establecidos, así que ¿por qué no poner en duda también la moneda?

Para la gran mayoría de usuarios que no acaban de comprender el funcionamiento de las criptomonedas, el principal aliciente es la especulación. La posibilidad de ganar enormes cantidades de dinero sin conocimientos previos sobre finanzas, sin gastos de gestión y sin formalidades administrativas, podría ampliar el número de retribuciones realizadas en criptomoneda.

En España, dos tercios de los encuestados afirman que las criptomonedas han llegado para quedarse, por lo que cabe esperar que en España se siga intensificando la regulación relacionada con su uso. Sin embargo, debido a su naturaleza, el bitcoin y el ethereum seguirán presentando más riesgos que las monedas tradicionales. En definitiva, te sugerimos que no inviertas todo tu sueldo en criptomonedas… y que sigas guardando unos cuantos billetes en euros bajo el colchón.

Traducido por Rocío Pérez

Foto de WTTJ

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

Etiquetas

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: