Cómo escribir un correo de agradecimiento tras una entrevista de trabajo

Cómo escribir un correo de agradecimiento tras una entrevista

El proceso de contratación puede ser muy largo y tiene múltiples etapas. Esto hace que sea fácil confundirse entre las distintas normas de cortesía, agradecimiento y contacto, así como entre lo que debes hacer por ley y lo que el entrevistador espera que hagas. Lo cierto es que, como candidato, hay cosas que puedes hacer para destacar y dar una buena imagen. Enviar un correo de agradecimiento después de una entrevista de trabajo es una señal positiva que le envías a tu posible futura empresa, pero debes prestar mucha atención al fondo y a la forma.

Da las gracias

El objetivo del correo de agradecimiento es recordar tu existencia a la persona que te ha entrevistado y aprovechar mientras el tema todavía está reciente. Lo ideal es enviar el mensaje uno o dos días después de la entrevista: debes mostrar que te has tomado el tiempo de reflexionar y que no te has precipitado, pero tampoco debes dejar pasar mucho tiempo y arriesgarte a que tu interlocutor te olvide. El correo debe ser conciso y claro, es decir, constar de unas cinco a ocho líneas y tener un tono educado, pero no necesariamente tan formal como los intercambios que hayas tenido antes de la entrevista de trabajo. Cuanto más personalizado sea el correo, más pertinente será y más te ayudará a alcanzar tus objetivos.

Empieza el mensaje con una fórmula de agradecimiento y recordando a la persona el día y la hora de la entrevista, por si se ha reunido con muchos candidatos: “Después de nuestra cita del martes por la mañana, quería agradecerle haber tenido la oportunidad de conversar con usted y el tiempo que me dedicó…”.

Demuestra interés

En la siguiente parte del correo es importante mostrar tu motivación por el puesto deseado. Puedes mencionar dos o tres elementos comentados durante la entrevista para demostrar tu capacidad de escucha y análisis. La idea es retomar uno por uno los argumentos que hayas utilizado en tu carta de motivación. Sin embargo, el correo de agradecimiento debe ser diferente al resto de tu candidatura, pues debes tener en cuenta la información obtenida durante la entrevista, tanto en referencia al puesto como a la empresa. Como candidato, debes confirmar que has entendido y has hecho tuyas las responsabilidades de la oferta. Si tienes la sensación de que no expresaste bien tu entusiasmo durante la entrevista o de que olvidaste mencionar algo, el correo de agradecimiento es una buena oportunidad para compensar esos fallos. Eso sí, utiliza un tono entusiasta, ¡pero no desesperado!

Por ejemplo: “Su presentación detallada del puesto y de la empresa me permitió tener una visión completa de las responsabilidades que tendrá el profesional que buscan. Durante mi carrera, he participado en numerosos proyectos con un ambiente similar al de su organización y me encantaría poder aplicar esta experiencia a las distintas tareas del puesto”.

Mantén el diálogo y desmárcate

Aunque tu interlocutor te diga al final de la entrevista que se pondrá en contacto contigo dentro de un plazo determinado, el correo de agradecimiento es una forma de mantener el contacto. Después de hacer hincapié una vez más en tu motivación, puedes terminar el correo pidiéndole a la persona que te dé su opinión sobre cómo se desarrolló la entrevista: “Si no tiene inconveniente, me gustaría saber cuál es su impresión de la entrevista, pues considero que la crítica puede ser constructiva”. Sé humilde y no te salgas de tu papel de candidato, aunque la entrevista saliera muy bien: ¡no actúes como si ya hubieses conseguido el puesto!

Si durante la entrevista hablasteis sobre algún tema en particular, una buena idea sería enviar a tu interlocutor el enlace a un artículo sobre dicho tema, como complemento de la conversación y como guiño para provocar una respuesta. Por otro lado, siempre de manera concisa y simple, nada te impide demostrar tu generosidad y sorprender al entrevistador. Por ejemplo, si mencionó que la visibilidad de la compañía en las redes sociales era uno de los puntos débiles, ¿por qué no te tomas un poco de tiempo para compilar algunas ideas sobre cómo optimizar el posicionamiento de la empresa y las añades a tu correo de agradecimiento? Para concluir, también puedes hacerle una pregunta sobre la continuación del proceso, siempre con el objetivo de mantener el contacto y nutrir el intercambio.

Por el contrario, si la entrevista no te ha convencido por los motivos que sean, tómate el tiempo necesario para reflexionar sobre tu decisión, pero tampoco esperes mucho para comunicarla a la empresa. Mantener una actitud educada y una buena relación con el entrevistador hará que se sienta más inclinado a informarte cuando se abra un puesto en la empresa que se ajuste mejor a tu perfil o a ponerte en contacto con alguien de su red.

En el caso de que tengas muy claro que debes rechazar la oferta de trabajo, te recomendamos que eches un vistazo a nuestros consejos sobre cómo hacerlo de forma inteligente.

Foto: WTTJ

Traducido por Andreína Gil

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

Aglaé

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: