Cómo elegir la empresa adecuada para contribuir a una causa que te importe

Cómo elegir la empresa adecuada para contribuir a un mundo mejor

En España, los ciudadanos dedicamos 1.686 horas anuales de media al trabajo, según datos de la OCDE. Por lo tanto, vale la pena consagrar este tiempo a algo que no solo sea útil para nosotros, sino también para los demás. ¿Qué te gustaría hacer a ti con tus 1.686 horas? ¿A qué tipo de causa querrías contribuir? Dedicar tus habilidades y energía a una causa social que sea compatible con tus valores y con tu visión del mundo puede hacerte sentir realmente útil y dar sentido a tu día a día, pero ¿te has parado a pensar en qué tipo de organización podrías trabajar o a qué sector deberías enviar tu candidatura para aportar tu granito de arena a través del trabajo? Te ofrecemos una lista de opciones a tu disposición, para ayudarte a encontrar tu camino.

Elige un sector relacionado con una causa que te importe

Hay mil y una formas y múltiples sectores en los que puedes ayudar. Solo debes indagar cuáles son los más indicados para ti y cuáles te ofrecen mejores oportunidades para ejercer tu profesión. Sin embargo, es cierto que algunos sectores son intrínsecamente más solidarios que otros. Aquí tienes una lista de algunos de los principales:

El sector público y la administración: comprometidos con la sociedad

¿Te gustaría servir a la comunidad? ¿Deseas contribuir a una mayor cohesión social y a la construcción de una vida en sociedad más armoniosa, justa y organizada? Si este es el caso, puedes trabajar al servicio de tu comunidad, región, país, o incluso a nivel internacional, ya sea en el ámbito de los derechos humanos, la política, la diplomacia, la defensa o la protección civil, entre otros.

El sector agroalimentario y ambiental: proteger el planeta

¿Te gusta la naturaleza y tu misión es luchar por preservarla? De ser así, hay numerosos ámbitos dentro del desarrollo sostenible donde podrías aportar tu granito de arena: la conservación de los recursos naturales, la agricultura sostenible, las energías limpias, la gestión de desechos, la protección de especies en peligro de extinción, etc. También podrías unirte a una empresa con un modo de producción diferente o que se dedique a fomentar la toma de consciencia. Por ejemplo, una compañía del sector alimentario respetuosa con el medio ambiente y con el sello de “agricultura ecológica” o una empresa “verde” que produzca bienes sin impacto negativo para el medio ambiente.

La enseñanza: tus habilidades al servicio de la educación

Si te apasiona la educación y crees que la mejor forma de sacar adelante el mundo es educando a los adultos del mañana, hay numerosos empleos solidarios en este sector que te podrían interesar: la educación de niños y jóvenes, el asesoramiento vocacional o escolar, la ayuda a la inserción profesional, la lucha contra el abandono escolar, etc. En el mundo de la enseñanza, existen numerosas alternativas profesionales y una gran cantidad de organizaciones muy diversas, que abarcan desde escuelas públicas hasta asociaciones de padres o institutos especializados.

El sector médico: cuidar la salud de todos

Ya sea ofreciendo atención médica o dedicándote a la investigación científica, implicarte en el sector médico te permite contribuir a garantizar una mejor salud y bienestar para todos en todas las etapas de la vida. Muchas de las organizaciones de este ámbito son públicas, como los hospitales y centros de investigación, pero también pueden ser privadas o asociativas. Por ejemplo, los consultorios de enfermería, los establecimientos especializados en personas con discapacidades, los centros de investigación, las asociacion es de lucha contra las enfermedades, etc.

Trabajo social: defender y promover la justicia

¿Tu meta es luchar contra la exclusión social? Las organizaciones de trabajo social, tanto públicas como privadas, se dedican a promover la justicia social en todos sus aspectos: apoyar a los más necesitados, luchar contra la discriminación y la exclusión, emprender acciones de solidaridad y mucho más.

El sector tecnológico: dedicarse al progreso técnico, tecnológico o científico en beneficio de todos

¿Crees en los avances tecnológicos y te gustaría encontrar nuevas soluciones para facilitar y mejorar la vida de los seres humanos? De ser así, tu siguiente trabajo podría estar en el ámbito de la inteligencia artificial, en el desarrollo tecnológico para mejorar la comunicación, el transporte, la vivienda, la salud, o incluso en la innovación energética. Hay numerosas empresas que se encargan de transformar nuestro día a día con soluciones responsables y que respetan tanto a los seres humanos como el medio ambiente.

*Leer también:‘Social tech’: internet y tecnología al servicio de la causa social‘Femtech’: así funciona la tecnología al servicio de la mujer*

El comercio y los servicios: por una economía justa y responsable

¿Quieres demostrar que una economía más justa y que beneficie a todos no solo es necesaria sino viable? En este caso, podrías unirte a empresas comerciales que creen nuevos modelos y se dediquen a promover la repartición equitativa de los beneficios y la riqueza. Hay muchas compañías de este tipo en los ámbitos de la economía circular, el comercio justo e incluso la economía de la funcionalidad (que se basa en pagar por un servicio o por el uso de un bien, en lugar de adquirirlo).

Encuentra la organización que mejor encaje contigo

Si ya has encontrado el sector de tus sueños, el siguiente paso es identificar qué tipo de organización te conviene según tu perfil, teniendo en cuenta tanto su tamaño como su funcionamiento. Esto repercutirá sobre tu lugar en la empresa, el impacto que tengas en el mundo y tu trabajo en el día a día.

Las empresas de la Economía Social y Solidaria

Se caracterizan por tener diversas dimensiones y formas jurídicas: pueden ser cooperativas, empresas solidarias, etc. Lo que las diferencia de las empresas clásicas es que priorizan el proyecto social al que se dedican y el interés general de las personas, en lugar de los beneficios o las ganancias.

  • Ventajas y desventajas: tienen una gestión democrática, lo que significa que cada empleado tiene voz y voto y puede influir en las decisiones que se tomen en la compañía. Por otra parte, las personas son consideradas más importantes que las ganancias, por lo que los salarios no son muy altos. Así pues, ¡no esperes hacerte rico!
  • Ejemplos: la Fundación Espriu, Too Good to Go.

Los organismos públicos

Se dedican a proveer un servicio gratuito para todos. Los más conocidos son los hospitales, las escuelas, los ministerios y las administraciones. Sin embargo, también existen organismos públicos autónomos y comerciales que prestan servicios a escala nacional.

Las asociaciones de interés general

Hay organizaciones al servicio de la solidaridad y el desarrollo, pero también existen asociaciones en el ámbito de la salud, el deporte, la educación y la formación que son de gran utilidad para el público general.

  • Ventajas y desventajas: aunque unirte a una asociación de tu elección te permite conseguir un trabajo con sentido y acorde a tus valores, es importante recordar que estas no generan casi ganancias sino que dependen de financiación y donaciones externas. En consecuencia, no ofrecen los mejores salarios.
  • Ejemplos: la Cruz Roja, Amnistía Internacional o la Asociación del Deporte Español.

Las fundaciones

Ya sean públicas o privadas, las fundaciones de empresas o fundaciones caritativas son organizaciones al servicio de una causa de interés general que reciben fondos privados.

  • Ventajas y desventajas: en general, reciben financiación de empresas privadas y cuentan con grandes recursos que utilizan para apoyar sus causas, lo que significa que podrías tener la oportunidad de gestionar proyectos importantes con un verdadero impacto social. Los salarios suelen ser relativamente atractivos, pero los puestos son escasos, por lo que es difícil conseguirlos.
  • Ejemplos:Fundación Prevent, Fundación España Activa.

Las empresas privadas

Aunque oficialmente no formen parte de la Economía Social y Solidaria, algunas empresas también contribuyen de un modo u otro a un proyecto social que puede ser importante para ti, como la asistencia a las personas, la innovación tecnológica para el bien de la sociedad, la venta de bienes innovadores y ecorresponsables, proyectos ecológicos, etc.

  • Ventajas e inconvenientes: unirte a una empresa privada que se preocupe por el bien común te puede permitir aportar tu granito de arena mientras tu carrera continúa evolucionando dentro de una compañía tradicional. Esta es una alternativa ideal si estás interesado en las aventuras empresariales y los negocios, pero deseas que estos contribuyan al bien común.
  • Ejemplos:MedVisit, EcoVadis.

*Leer también:
Responsable de RSC: el alma del crecimiento empresarial sostenible*

Guíate por la cultura y los valores de la compañía

¿Has encontrado una causa que te interesa y te sientes a gusto con el tipo de organización, pero aún no estás seguro de que sea el lugar ideal para ti? A veces, todo parece perfecto en teoría, pero hay algo que no acaba de encajar y te impide entregarte del todo.

Trabajar en equipo para alcanzar un objetivo no siempre basta para que una persona se sienta implicada en su trabajo. Por ello, también es importante que compartas los valores de la empresa a la que te unes, y estos no se limita a tener una causa en común. También debes tener en cuenta otros elementos, como la visión de la organización respecto a su proyecto, la mentalidad con la que realiza el trabajo y la forma en que se organiza a nivel interno:

  • Adherirse a la visión: en ocasiones, podemos estar de acuerdo con el “qué” pero no con el “cómo”. Por ejemplo, digamos que te interesa una asociación que lucha contra el uso de la energía nuclear pero no concuerdas con su visión de instalar aerogeneradores por el campo. Trabajar por la misma causa no significa estar de acuerdo en los medios para alcanzar ese fin. Debes considerar este punto antes de comprometerte con la organización, ya sea averiguando previamente al respecto o haciendo las preguntas adecuadas durante la entrevista.

  • Compartir los mismos valores: puedes encontrarte ante un proyecto muy atractivo, pero que en realidad no sea lo que parece. Quizás creas que la causa es justa, pero notes que el mensaje que promueve la compañía no se ajusta a sus acciones, que hay una discrepancia entre el discurso y la realidad, o entre los valores que defiende y el ambiente de trabajo interno. Así pues, para evitar una posible decepción, lo mejor es que te prepares con antelación. Por ejemplo, podrías hablar con algunos miembros del equipo o con clientes para confirmar si los valores de la empresa son auténticos.

  • Estar alineado con los procesos y métodos de gestión: más allá de la causa a la que se dedica la empresa o de su cultura, es importante que reflexiones sobre cómo la organización lleva a cabo su proyecto. ¿Qué lugar ocupan los empleados? ¿Cuál es la visión de liderazgo de la compañía? ¿De qué modo se comunica? ¿Cómo evalúa y fomenta el rendimiento? Es fundamental que tengas en cuenta estos elementos antes de enviar tu candidatura para estar seguro de que te sentirás a gusto. Aunque seguramente no estarás de acuerdo con todo (porque la perfección no existe), la empresa debe cumplir con suficientes requisitos para que puedas sentirte bien.

Tener un trabajo compatible con tu visión del mundo y lo que deseas hacer para mejorarlo puede ser una importante fuente de alegría y bienestar en tu día a día. Sean cuales sean tus talentos o aspiraciones, dedicar tu energía a un proyecto que te inspire te permitirá contribuir, en la medida de lo posible, a un mundo más justo desde una organización que, aunque no sea perfecta, tenga el mismo objetivo que tú. Y es que cuando te sientes a gusto, eres capaz de dar lo mejor de ti. ¡A buen entendedor, pocas palabras!

Traducido por Andreína Gil

Foto de WTTJ

Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook, LinkedIn, Instagram o Twitter y suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestros últimos artículos.

Cécile Pichon

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: