5 consejos para luchar contra el 'Sunday blues'

Vencer la depresión del domingo por la noche

Son las 7 de la tarde del domingo, estás cómodamente tumbado en el sofá y, a medida que el día va llegando a su fin, sientes una angustia en el pecho que conoces muy bien, como si de repente se te cayera encima todo el peso del mundo. No te engañes, sabes muy bien que esta melancolía del domingo por la noche está relacionada con el temor al día siguiente: el maldito lunes. Sin embargo, sentirse mal ante la idea de empezar la semana no es tan grave y son muchas las personas que conocen esta pesadumbre. Así pues, te damos algunos consejos para recuperar el control y empezar la nueva semana con buen pie.

1. Organízate el viernes para sacarle el máximo provecho al lunes

Anticipar la semana siguiente te permite mantenerlo todo bajo control y no dejarte llevar por el agobio. Para evitar el estrés del domingo por la noche, organiza la semana el viernes anterior, antes de marcharte de la oficina. Actualiza tu agenda, completa tu proyecto, organiza tu escritorio y evita posponer las tareas desagradables para el lunes a primera hora. Esto te ayudará a estar más tranquilo y relajarte el domingo por la noche, ya que no tendrás que estar pensando en lo que dejaste por hacer.

También puedes facilitar la mañana del lunes reservándote un momento de calma. Por ejemplo: nada de citas, para que el día anterior no te estreses con la idea de tener que hablar en público ante un nuevo cliente ni te pongas nervioso si te encuentras con un atasco en el coche. Nada de documentos para entregar en el último minuto ni reuniones que debas dirigir. El lunes por la mañana puede ser simplemente el momento de organizar el resto de la semana con tranquilidad, por ejemplo, leyendo tus correos y preparándote para las fechas límite que se acercan. Así evitarás pasar la noche del domingo preocupándote por los problemas del día siguiente.

Mona, que trabaja como consultora en una gran organización, ha implementado el siguiente método con éxito: “Uno siempre se siente un poco desanimado el domingo por la noche. Yo a veces me pasaba horas mirando al vacío, estresada porque al día siguiente tenía una reunión a las 8:30 de la mañana a una distancia de más de una hora de casa. Era una situación completamente agobiante en contraste con el fin de semana que acababa de disfrutar. Desde entonces, me cuido más y no programo nada para los lunes por la mañana, para así no tener nada por lo que preocuparme la noche anterior”.

Leer también en : Trabajadores

"Me siento atrapado en un trabajo que no me gusta"

2. Respeta tu ritmo de sueño

La clave de un sueño reparador es el hábito. A menudo, creemos que vamos a compensar la falta de sueño durante el fin de semana, pero acostarnos y despertarnos más tarde que los demás días termina perturbando nuestro organismo.

Mantener un ritmo similar al de los demás días evitará que te sientas adormecido el lunes por la mañana. Por supuesto, si el sábado saliste de fiesta hasta el amanecer, puedes pasar la tarde del domingo haciendo alguna actividad relajante para compensar. Por ejemplo, puedes desconectarte de las pantallas, tomarte un momento para meditar (que ayuda a calmar la angustia y a dormir bien), leer un libro, escuchar un pódcast, etc.

3. Establece un ritual adecuado

Ilan, que está haciendo unas prácticas en París desde hace unos meses, confiesa: “La melancolía del domingo me pone nervioso, mi cerebro se pone a dar vueltas a mil cosas a la vez y ahí es cuando sé que me va a costar dormirme. Por ello, he implementado un ritual los domingos por la noche: no planifico nada y me relajo”. Ilan añade: “Aprovecho para hacer cosas que nunca hago, como darme un baño o ver una película, de esas malas pero que te hacen sentir bien. Esto me calma y me ayuda a irme a la cama a una hora decente y con la mente despejada”.

Por el contrario, para algunas personas es el aburrimiento y la falta de actividad de los domingos lo que las vuelve melancólicas. Si este es tu caso, puedes organizarte para que la noche del domingo no se parezca en absoluto a un domingo. El sábado está lleno de actividades (visitas a museos, paseos, cine, salidas con amigos, etc.), así que el domingo a veces puede parecer vacío y triste en comparación. Para invertir esta tendencia, reparte tus salidas durante el fin de semana para hacerlas durar hasta el domingo por la noche. Quedar con amigos, tomar una copa o salir a dar un paseo fuera de lo común puede alegrar tu tarde y evitar esos momentos de vacío en los que aumenta la sensación de angustia.

4. Disfruta de los lunes

Asimismo, para mejorar el que muchos consideran como el día más duro de la semana, puedes prever una actividad agradable. Si programas una cena con amigos o una visita al cine con tu pareja para el lunes por la noche, la melancolía del domingo seguramente será más soportable. Quién sabe, ¡quizás hasta estés impaciente por comenzar la semana! “El domingo por la noche, me obligo a tener una actitud positiva y pensar en mis actividades de fuera del trabajo.

Programo una comida con mi compañera favorita el lunes al mediodía, pienso en mi clase de gimnasio del martes por la noche, anhelo la salida del jueves después del trabajo y así sucesivamente. Son mis recompensas de la semana y cuando pienso en ellas la vida se vuelve un poco más llevadera, aunque sea domingo y sean las 7 de la tarde”, explica Mona.

5. Aprovecha el fin de semana

Por último, la tristeza inherente a la tarde del domingo muchas veces se debe al pesar de que se haya acabado el fin de semana, más que a la preocupación por la semana que está por comenzar. Por ello, es importante aprovechar esta pausa y desconectar de verdad del trabajo y sus problemas. El fin de semana es el momento en que puedes desconectarte, dejar de revisar constantemente tus correos profesionales o andar de cabeza con tus proyectos. Avanzar parte del trabajo durante el fin de semana suele ser contraproducente, así que es mejor optar por actividades y salidas que te permitan relajarte y descansar, o simplemente por no hacer nada. Así no te arrepentirás cuando llegue el domingo ni pensarás: “Debería haber hecho tal cosa, no hice eso, no disfruté tanto como quería, estoy agotado” y todas esas ideas negativas que te desmoralizan antes de siquiera haber empezado la semana.

El mejor consuelo para la depresión del domingo por la noche es pensar que es un sentimiento prácticamente universal. No estás solo. En definitiva, el domingo es un día como cualquier otro, así que en lugar de obsesionarte con él, intenta observarlo desde otro ángulo. Si a pesar de estos consejos, tu ansiedad es demasiado fuerte (y si trabajas en una empresa relativamente permisiva) siempre puedes negociar llegar un poco más tarde ese día o intentar trabajar desde casa. ¡Ánimo!

Traducido por Andreína Gil

Foto de WTTJ

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¿Volveremos a ser nómadas?

¿Es el nomadismo digital una moda para veinteañeros o una tendencia asentada con motivo de la pandemia y la generalización del teletrabajo?

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: