5 preguntas para comprobar si el candidato comparte los valores de la empresa

Aunque importado de la cultura anglosajona, el concepto de cultura empresarial está actualmente bien arraigado en nuestra realidad laboral. Para muchas empresas, constituye la base de su identidad: los valores fundamentales decisivos para su estrategia de grupo, los cuales, evidentemente, los empleados deben compartir.

Más allá de los conocimientos técnicos para un trabajo, las “habilidades no técnicas” están ahora muy solicitadas en el mundo de los negocios. Algunas empresas, como por ejemplo Ikea, valoran las notas y diplomas, pero siempre asociados a la personalidad del candidato. “Cuanto más coincidan los valores del candidato con los de Ikea, más probable es que como nuevo empleado se sienta orgulloso de la empresa”, afirma Marilyn Schröder, responsable de contratación de personal de Ikea en Alemania, en una entrevista en Business Insider.

Las preguntas relativas a la experiencia y a los conocimientos técnicos son las más comunes en una entrevista, mientras que aquellas enfocadas a evaluar la personalidad del candidato, su diversidad y sus motivaciones profundas, son las más complicadas de elaborar. ¿Cómo saber si el candidato entiende y comparte los valores de la empresa? Te proponemos cinco preguntas que puedes hacer durante la entrevista para ir a la segura.

1. En una escala del 0 al 10, ¿cómo dirías que eres de raro?

Esta pregunta forma parte del cuestionario de Tony Hsieh, director general de Zappos, grupo especializado en la venta de zapatos por internet. Permite comprobar la personalidad del candidato y medir su capacidad de adaptación a los intereses de la empresa. Hay que remontarse a 1998 para conocer su origen, cuando Tony Hsieh vendió LinkExchange a Microsoft por 265 millones de dólares porque “la cultura empresarial se había deteriorado del todo”. Naturalmente, en su nueva empresa, este joven emprendedor hizo de esa noción una prioridad. 

Hsieh define diez valores fundamentales, y entre ellos se incluye el de “generar diversión y un poco de extravagancia”. Y es así es como nació la pregunta “¿Cómo eres de raro?”. “Si puntuas un 1, probablemente seas de miras estrechas, y si puntuas un 10, puede que seas demasiado psicótico”, afirmaba el autor en 2010 en una entrevista con The New York Times. Más allá de la autoevaluación, la reacción del candidato y las reflexiones introspectivas sobre su personalidad nos revelarán si tiene capacidad para integrarse en un equipo, innovar dentro de la empresa o incluso gestionar proyectos.

2. ¿Cómo te has preparado para esta entrevista?

Esta pregunta permite detectar el conocimiento y grado de interés del candidato por la cultura de la empresa y, en particular, averiguar lo que ya sabía sobre ella antes de presentar su candidatura. Es una de las preguntas que recomienda el especialista en la materia Josh Millet, director general y fundador de Criteria Corp, una compañía de pruebas de pre-empleo. Además del conocimiento o el interés por la cultura de la empresa, permite comprobar si el candidato será capaz de adaptarse y anticiparse a las necesidades estratégicas de la organización.

Josh Millet afirmaba lo siguiente en una entrevista en el sitio web de Fast Company: “Lo que quiero es que me dejen impresionado contándome algo que hayan descubierto en sus indagaciones sobre nuestra compañía”. Si el candidato propone inmediatamente alguna innovación, podemos asumir que comparte los valores del grupo. Lo más interesante de esta pregunta es que revela los métodos de trabajo del candidato, nos deja entrever cómo hace las cosas.

3. ¿Cuáles son las empresas que te ? ¿Por qué?

Esta fórmula nos revelará los temas favoritos del candidato: ¿Se corresponden con la cultura de la empresa? Sus respuestas reflejarán los valores que aprecia y las razones que le harían sentirse orgulloso de trabajar para una determinada empresa concreta. Es una manera de averiguar qué es lo que realmente motiva al entrevistado. Cuanto más se parezcan las misiones y principios fundamentales de aquellas empresas que cita a los de las empresas a las que aspira, más probabilidades tendrá el candidato de satisfacer las expectativas del empleador.

4. Cuéntanos un proyecto que hayas realizado del que estés especialmente orgulloso

Esta pregunta, que parece tan clásica, ha hecho que muchos ingenieros “tropezaran” en la puerta de Tesla, tal y como cuenta Max Brown, antiguo reclutador de la compañía de coches eléctricos, en una entrevista con Business Insider. La pregunta nos da una idea tanto de las profundas motivaciones de los candidatos, que podemos adivinar en función del proyecto que eligen, como de sus valores en el trabajo: ¿cómo gestionó este proyecto, tanto desde un punto de vista profesional como personal?

Se trata de una pregunta que resume a la perfección las motivaciones profesionales y personales de un candidato y permite asimismo indagar más sobre sus habilidades técnicas. “La verdadera razón por la que los entrevistadores hacen esta pregunta es para que les sirva de base para las preguntas siguientes, enfocadas a saber más sobre los conocimientos técnicos de un candidato”, explica el antiguo reclutador. 

5. A decidir en función de los valores de la empresa

Más allá de las preguntas generales para averiguar la personalidad del candidato, identificar sus motivaciones profundas, los temas que le apasionan, o su capacidad para gestionar un proyecto de acuerdo con la cultura de la empresa, existen preguntas mucho más específicas. Elegir las correctas dependerá de las prioridades de cada compañía: responsabilidad social, capacidad de innovación, orientación al cliente… Para cada uno de estos valores existe una pregunta, y esta debe ser preparada a conciencia y con antelación.

Para el tema de la responsabilidad social, por ejemplo, podemos preguntar: “¿Qué acciones sugerirías para poner en marcha una política medioambiental?” Para la capacidad de innovación: “Nombra un producto que esté muy bien ideado, ¿cuáles son las características que lo hacen único?”. Finalmente, para la orientación al cliente: “Háblanos de la gestión de una experiencia de un cliente insatisfecho, ¿cómo actuaste?”.

Las preguntas que hacemos durante una entrevista para comprobar si el candidato se acopla a los valores de la empresa son a día de hoy esenciales para valorar si el futuro empleado hará su trabajo con dedicación o no. Las más generales nos permiten obtener una visión global de la personalidad del candidato, sus gustos y pasiones, sus motivaciones y sus métodos de trabajo. Pero también puede ser muy útil preparar una pregunta adicional específica según el sector. La empresa deberá establecer de antemano sus necesidades para elaborar esa pregunta y hacerla salir en la entrevista.

Foto de WTTJ

Marta Amigó

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: