Irse a trabajar a Ámsterdam

  • April 1, 2019

Ámsterdam no son solo bicis, queso gouda, canales y tulipanes. Es también una ciudad muy dinámica y cosmopolita donde el desempleo es casi inexistente. Sea cual sea tu razón para marcharte, te contamos todo lo que debes saber para irte a trabajar allí y que tu cambio de vida sea todo un éxito.

El mercado laboral

La tasa de desempleo es inferior al 4%. Todo apunta a que los Países Bajos acabarán consiguiendo el pleno empleo y Ámsterdam encabeza la liga. Encontrar trabajo es un objetivo fácilmente asequible y, además, no necesitas saber hablar holandés. Aunque si quieres ganar puntos en las entrevistas de trabajo, siempre puedes decir que tienes ganas de ir a clases para poder integrarte mejor en el equipo y en la sociedad.

Ten en cuenta que te pedirán un nivel de inglés decente: tendrás que ser capaz de trabajar y comunicarte con tus compañeros de trabajo sin problemas. Más del 50% de la población es extranjera, así que es más que probable que no seas el único expatriado de la empresa. Coincidencia o no, muchas empresas internacionales han instalado sedes allí: Netflix, Tesla, Uber, etc. Tendrás dónde elegir.

La actividad emprendedora

Si te atrae más el mundo de las start-ups, Ámsterdam es tu destino perfecto, pues la capital neerlandesa se beneficiará indirectamente del Brexit. En 2019, la Agencia Europea de Medicamentos abandonará Londres y trasladará su sede a Ámsterdam, lo que impulsará el desarrollo del sector de la medtech (tecnología sanitaria) en la capital. De hecho, los neerlandeses quieren centrarse en el desarrollo de la tecnología social. Bas Beekman, director de StartUpAmsterdam (un programa que ayuda e impulsa el desarrollo de las start-ups instaladas allí), declaró en la revista Wired que el impacto social de la tecnología “va a convertirse en un tema clave en los próximos dos años”. Y Ámsterdam está preparada. Puedes echar un vistazo a los proyectos de B. Amsterdam, el incubador de empresas más grande de Europa, o al ACE Venture Lab, incubador de la Universidad de Ámsterdam. Visita también la web de The Startup Orgy, el espacio de coworking (y networking) número uno de la ciudad.

Los sectores que más contratan

  • Informática: si eres desarrollador web, podrás ganar unos 50.000 euros al año.
  • Comunicación y marketing: calcula entre 3.000 y 5.000 euros mensuales.
  • Investigación: los ingenieros ganan unos 40.000 euros anuales.
  • Comercio: los comerciales no ganan menos de 40.000 euros anuales.

La vida laboral

Las semanas de trabajo son de 45 horas como máximo, pero lo habitual es que los contratos de trabajo no superen las 40 horas semanales. Lo cierto es que los neerlandeses trabajan de promedio… ¡30 horas a la semana! Allí se fomenta el empleo a tiempo parcial, por lo que los contratos de trabajo de cuatro días a la semana son habituales. Los trabajadores tienen más tiempo libre, pueden asistir a clases o hacer voluntariado. Olvídate también de las horas extras, ya que esto no es costumbre en el país de los tulipanes. En teoría, un empleado puede trabajar hasta 10 horas al día, pero en la práctica las jornadas son más bien de ocho horas. Eso sí, la pausa del mediodía es muy corta: nada de gandulear. Los neerlandeses se comen un bocadillo o una ensalada rápida charlando con sus compañeros y enseguida vuelven al curro. Sven llegó a Ámsterdam hace nueve meses para trabajar en una empresa de la fintech. Asegura que el ambiente de trabajo es más bien relajado y hay poco management directo, pero que, en contrapartida, “desde el primer día se tienen muchas responsabilidades y uno tiene que estar preparado para asumirlas, tanto para lo bueno como para lo malo”.

Los pros

  • La bici es el medio de transporte más utilizado, y esto hace que la vida en la ciudad sea más agradable: hay menos atascos ¡y menos contaminación!
  • La mente abierta: ¡los Países Bajos fueron el primer país del mundo que autorizó el matrimonio entre personas del mismo sexo!
  • La venta de cannabis es legal y todo apunta a que también se legalizará su cultivo.
  • La baja por maternidad es de 16 semanas (2 semanas más que en España) y las madres reciben el 100% de su salario, limitado a un máximo de 203,85 euros al día.

Los contras

  • Un clima bastante húmedo y poca luz en invierno: allí no lograrás un bronceado perfecto.
  • La baja por paternidad es de solamente 2 días.
  • Solo ocho días festivos y 20 días de vacaciones al año.
  • Una gastronomía local poco atractiva ya que, desgraciadamente, “los neerlandeses prefieren comer de manera rápida y eficaz”, explica Sven.

¿Para quién?

Ámsterdam es una capital europea pero de dimensión humana. El equilibrio ideal según Sven: “una ciudad dinámica y tranquila a la vez”. “Cuando quiero salir, me voy al centro con mis amigos, pero cuando me apetece estar solo, puedo disfrutar de alguno de sus numerosos parques”. Ámsterdam tiene todas las ventajas de las grandes ciudades (restaurantes, discotecas, conciertos…) y muy pocos inconvenientes: “Es fácil moverse y las distancias son cortas”, precisa Sven. Más allá de su famoso Barrio Rojo, Ámsterdam cuenta con una rica vida cultural y sitios de interés como el Museo Van Gogh, el Rijksmuseum, el Museo Heineken o la Casa de Rembrandt.

La cultura sana está muy de moda. Los neerlandeses son muy deportistas y la ciudad cuenta con numerosos restaurantes veganos y cafés hipsters perfectamente integrados con la arquitectura local. Además, no te será difícil conocer a gente nueva, pues los neerlandeses son más bien acogedores y no tienen problema a la hora de iniciar una conversación con un desconocido en la calle. “La ciudad es tan internacional que es muy fácil integrarse”, explica Sven, “¡y todo el mundo habla inglés!”. Además, la ubicación de la ciudad es perfecta para poder hacer pequeñas escapadas por Europa: “El aeropuerto de Schiphol es el tercero más importante de Europa y ofrece numerosas conexiones low-cost”, concluye Sven. Y si te da miedo volar, existen otras alternativas accesibles en tren: Thalys, Eurostar y otros trenes de alta velocidad tienen parada en la capital neerlandesa.

Información práctica

El alquiler

Ámsterdam es una ciudad pequeña que cuenta con pocas viviendas en relación a su población, así que te aconsejamos que no dejes pasar ninguna oportunidad de alojamiento que te interese. Empieza a buscar una vez allí, ya que los propietarios no te esperarán. Los precios son más caros que en Madrid o en Barcelona: unos 1.500 euros por un estudio y 2.200 por un piso amueblado con dos habitaciones. De hecho, la capital neerlandesa es la novena ciudad europea con el alojamiento más caro. Por otro lado, cuanto más te alejes del centro, más bajo será el precio. También puedes optar por alquilar una habitación en un piso compartido por unos 500 euros al mes. Lo bueno es que los propietarios no te pedirán demasiados papeles, con presentar un justificante de tus ingresos será suficiente.

Asegúrate de que el piso que alquiles te permita solicitar un número de seguridad social neerlandés (BSN), pues existe una cantidad máxima de números por piso. Si vas a instalarte con tu pareja o en un piso compartido, no firmes nada antes de preguntárselo al propietario o a la agencia inmobiliaria. Para estar completamente en regla, asegúrate también de que se trata de un alquiler “de pleno derecho” (y no de un subarrendamiento, por ejemplo), por un periodo de tiempo relativamente largo (de más de un año), y de que la duración quede estipulada explícitamente en el contrato.

La salud

Tendrás que hacerte un seguro médico y pagarlo todos los meses. Evidentemente, existen numerosas opciones pero, en general, cuanto más caro sea, más servicios cubrirá (servicios de oftalmología o de ginecología, por ejemplo). Esta web permite comparar las diferentes ofertas de seguros médicos neerlandeses. Pero ten cuidado, tendrás que pagar el seguro por cada mes que residas allí (en función de la fecha de tu BSN) y tiene carácter retroactivo, ¡así que no lo retrases!

El transporte

Si decides utilizar el transporte público, compra directamente una OV Card recargable (personal o anónima). La tarjeta te costará 7,50 euros y tendrás que recargarla en función de los trayectos que hagas. Pagarás por el número de kilómetros que recorras, independientemente del medio de transporte que utilices: tranvía, metro, autobús… ¡y es válida en todo el país! ¡Una ganga! Lo malo es que el precio por kilómetro no es fijo, así que te aconsejamos que te informes en cada caso.

Otra opción es hacer como los holandeses: hazte con una bici para moverte por la ciudad. Pero ten en cuenta que, desgraciadamente, roban muchas bicis en Ámsterdam, por lo que no te durará mucho si no tienes cuidado. Cómprate un candado antirrobo de buena calidad. Por otro lado, si decides comprarte una bici de segunda mano, infórmate antes de la reputación del vendedor. De esta manera evitarás comprársela a un vendedor de bicis robadas y fomentar el círculo vicioso. VanMoof es una empresa holandesa que comercializa bicicletas provistas de un chip electrónico localizables por GPS. También puedes alquilar una bici por unos 15 o 20 euros mensuales. Tendrás que aprender a utilizar el sistema holandés de freno contrapedal y tener cuidado con las motos, que también pueden ir por los carriles bici.

Internet y teléfono móvil

Podrás elegir entre unos 12 operadores de telefonía móvil que ofrecen tarifas a partir de 10 euros al mes. Infórmate para saber cuál de ellos te conviene más Antes de elegir tu abono de Internet, comprueba el tipo de conexión que tienes en casa (toma de teléfono, de televisión o instalación de fibra óptica). El precio oscila entre los 20 y 40 euros mensuales.

Información sobre visados

Buenas noticias: la administración de los Países Bajos es realmente eficaz. Aunque el país forma parte del espacio Schengen, tendrás que hacer un pequeño trámite para poder trabajar y abrir una cuenta bancaria. En efecto, necesitarás un Burger Service Number (el número de Seguridad Social neerlandés) y para poder solicitarlo debes tener una dirección de allí y justificarla con un contrato de alquiler de más de un año. Así que, en cuanto tengas el contrato de alquiler, pide cita en el City Hall de Ámsterdam: en función de la demanda, te darán cita para unas tres semanas más tarde. El día de la cita, presenta el contrato de alquiler, tu pasaporte y un certificado de nacimiento ¡y en unos 15 minutos tendrás tu BSN!

Todo listo. ¡Ya solo falta que reserves el billete de avión! La acogedora ciudad de Ámsterdam te espera.

Traducido por María Gutiérrez Alonso

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

Anouk Renouvel

Freelance @ Communication numérique

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

¿Buscas respuestas? Recibe tu dosis de inspiración semanal y las ultimas tribus de la jungla.

Y en nuestras redes sociales: