El salario mínimo ha subido a 950 euros: ¿tienes que pedir un aumento?

Cómo te afecta la subida del Salario Mínimo Interprofesional

El salario mínimo ha subido a 950 euros en 2020 y se espera que siga aumentando hasta los 1.100 euros en los próximos años. Este incremento afectará sobre todo a los jóvenes profesionales y a quienes tienen contratos más inestables. ¿Cuáles serán las consecuencias para jóvenes, mujeres y personas en situaciones de vulnerabilidad? Y más allá de la teoría, ¿cómo te afectará a ti (y al resto de los trabajadores) en la práctica?

¿Qué es el Salario Mínimo Interprofesional?

El llamado SMI es el sueldo mínimo que debes cobrar al mes si trabajas a jornada completa. En los últimos cuatro años, el SMI ha ido aumentado hasta incrementarse un 45% en total: de los 655,2 euros del año 2016, desde el inicio de 2020, esa cifra se sitúa en 950 euros brutos al mes repartidos en 14 pagas.

Si no cobras pagas extras, la cifra tiene que estar prorrateada dentro de tu salario mensual. Es decir, que nadie que trabaje 40 horas por semana puede cobrar menos de 13.300 euros al año. Eso sí, puesto que esa cifra corresponde al salario bruto, se restan las cotizaciones a la Seguridad Social y el IRPF.

Pero la ley también prevé algunos casos particulares:

  • Para trabajos esporádicos, o si trabajas menos de cuatro meses al año para una empresa, el salario mínimo diario es de 44,99 euros, para compensar las pagas extras y los domingos y festivos.

  • Los empleados del hogar, que a menudo trabajan menos de ocho horas en un mismo lugar, tienen un salario mínimo específico de 7,43 euros por hora.

  • Para los empleados que reciben alguna retribución en especie, como la cesión de una habitación o un pago por manutención, esta no debe ser descontada de la cantidad mínima por hora.

Cómo leer la nómina para saber si te beneficia la subida

En principio, no necesitas solicitar la subida expresamente: el aumento del sueldo debería ser automático y beneficiar a todos los trabajadores que cobraban menos de 950 euros al mes antes de 2020. Esto quiere decir que nunca deberías recibir menos de esa cantidad, incluso si tu sector tiene un convenio colectivo más bajo o si tenías un acuerdo con tu jefe para cobrar una cantidad inferior.

Para comprobar que ya se ha aplicado la subida, repasa tu nómina: la cantidad en la que te tienes que fijar, sobre todo, es la del salario base. A esta cifra debes sumarle cualquier complemento salarial que recibas ligado a tu productividad o tu antigüedad. Y si el total es inferior a los 950 euros, entonces tienes derecho a un aumento.

Además, la subida tiene efecto desde el 1 de enero de 2020, con lo que si crees que tienes derecho a ella y no la ves reflejada en la nómina desde el mes de enero, puedes pedir que te paguen los atrasos.

Resolver las dudas más comunes

  • ¿Qué pasa si tu empresa te pagaba parte del sueldo en el billete de transporte? También tendrán que subirte el sueldo, puesto que los complementos salariales, como las dietas, el plus de vestuario o el abono de transporte, se cuentan por separado y no forman parte de esos 950 euros.

  • ¿Y si no tienes un empleo a jornada completa? Si trabajas menos de 40 horas semanales, tu salario mínimo se calcula de manera proporcional. Es decir, si trabajas 30 horas a la semana, tendrás que cobrar al menos el 75% de 950 euros, es decir, 712,50 euros.

  • Pagas extras: Si cobras el salario mínimo, durante el año tienes que recibir dos pagas más de 950 euros, de manera que al final de 2020 hayas recibido al menos 13.300 euros brutos.

Si no te queda claro, Comisiones Obreras ha desarrollado una calculadora en la que puedes introducir los conceptos de tu nómina para averiguar si tu sueldo cumple con lo establecido por la ley o no.

No cambiará mi sueldo, ¿también me afecta la subida?

Aunque no te afecte de manera directa, el salario mínimo se usa para calcular otros parámetros que sí afectan a todos los trabajadores.

1. Para empezar, las bases de mínimas para cotizar a la Seguridad Social han subido en la misma proporción que el SMI. La cantidad varía según tu situación laboral:

  • Para la mayoría de las categorías de trabajadores, la base mínima es actualmente de 1.108 euros (igual al SMI prorrateado a 12 meses).
  • Para jefes administrativos y de taller, es de 1.116 euros mensuales.
  • Para ingenieros técnicos, peritos y ayudantes titulados, 1.282,7 euros.
  • Para ingenieros, licenciados y personal de alta dirección, 1.547 euros.

2. El SMI también influye en las normas para cobrar el paro: el SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal) no permite recibir subsidios por desempleo a quienes reciban rentas mensuales iguales o superiores al 75% del salario mínimo. Para ese límite se cuenta si tienes, por ejemplo, ingresos por alquilar una casa que tengas en propiedad o si percibes algún tipo de pensión. Con el aumento del SMI, ese tope también ha subido. Ahora es de 712,5 euros al mes, en vez de los 675 euros mensuales de 2019.

3. Otro detalle: si tienes una deuda y te retiran una cantidad al mes de la nómina para pagarla, esa cantidad puede reducirse. Puesto que el salario mínimo no es embargable, ahora tendrás una cifra más alta fuera de riesgos.

Jóvenes y trabajadores con contratos temporales, quienes más lo notarán

En total, unos dos millones de trabajadores se han beneficiado de la subida del salario mínimo, según las estimaciones preliminares del Gobierno, aunque aún no ha ofrecido cifras exactas.

Según un estudio realizado por los economistas Florentino Felgueroso y Marcel Jansen, donde más se notará la subida no será precisamente en capitales como Madrid y Barcelona. En concreto, Canarias (19,6%), Extremadura (19,1%) y Murcia (19%) son las tres comunidades autónomas donde hay más trabajadores que cobran menos de 1.000 euros al mes, según datos de 2018. Por tanto, estas son las áreas con más personas que deberían haber recibido un aumento este año. En el extremo opuesto se encuentran Navarra (4%), País Vasco (5%) y Baleares (7,1%), donde menos nóminas hay que estén por debajo del nuevo SMI.

Por edades, el aumento del salario mínimo afectará especialmente a los jóvenes de 18 a 24 años: el 29,3% de ellos cobraba menos de 1.000 euros al mes en 2018, según los datos del informe.

Por sexo, la incidencia acostumbra a ser más elevada entre las mujeres: según un estudio del Banco de España de 2017, el 8,5% de las mujeres trabajadores cobraban entonces un salario por debajo del SMI, frente al 4,9% de los hombres.

Este estudio también apunta a los trabajadores más vulnerables como otro de los colectivos que más notarán la subida. Se trata de:

  • los trabajadores con menos cualificación (normalmente en ocupaciones como la agricultura, y en algunos servicios, como los asociados a la hostelería y al comercio, el personal de limpieza, los peones o los ayudantes de cocina)
  • los que trabajan a tiempo parcial
  • los empleados de nuevas empresas, pymes y micropymes

¿Corre peligro mi puesto con la subida del SMI?

Aunque a priori pueda parecer que la subida del salario mínimo es algo que solo se puede celebrar, algunos economistas llaman a la cautela.

Por un lado, tenemos a los expertos que temen que al subir el salario se destruya empleo. ¿Qué es lo que temen? Que el incremento en los sueldos provoque los empresarios no quieran contratar y que, por tanto, acaben aumentando las cifras de paro. En un informe publicado por BBVA Research, la entidad calcula que con la anterior subida del SMI, en 2019, se dejaron de crear unos 45.000 empleos. El estudio sugiere además que el aumento del SMI habría llevado a más personas a registrarse como autónomos, en lugar de trabajar como asalariados. Y avisa: las nuevas subidas en los próximos dos años, como las que tiene previstas el Gobierno, “podrían dificultar la empleabilidad de los trabajadores potencialmente más afectados, como los jóvenes, los extranjeros o los menos cualificados”.

En la otra cara de la moneda encontramos al premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, que se muestra tajante: “Los datos son abrumadores. Subir el salario mínimo no daña al empleo”. Otro Nobel, Paul Krugman, tampoco cree que un aumento del salario mínimo importante como el ocurrido en España tenga un impacto por sí solo. “El problema no es la cuantía del incremento, sino cómo de alto puedes fijar el salario mínimo antes de que empiece a ser un problema para el empleo”.

Foto de WTTJ

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

Ivo Cabral

Periodista freelance

Etiquetas

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: