Profesiones de la tech para principiantes: ¿quién es quién?

Profesiones de la tech para principiantes: ¿quién es quién?

Si existe un sector en constante evolución, este es sin duda el digital, que además va generando nuevas profesiones. ¿No te aclaras con todos los términos técnicos que surgen continuamente? No te preocupes, ¡no eres el único! Te ofrecemos un resumen de las principales profesiones tecnológicas para que sepas quién es quién.

El desarrollador front end

Básicamente, es la persona que crea la interfaz de usuario de una página web o aplicación y se encarga de todos los elementos visibles en la pantalla. Su objetivo es crear páginas claras y accesibles, centrándose en la ergonomía, la portabilidad (es decir, la propiedad de una página para ser visualizada con facilidad en la pantalla de un ordenador, teléfono inteligente y cualquier otro tipo de plataforma), y el posicionamiento web. Así pues, sus tareas abarcan tanto el diseño como el desarrollo, pero se limita a utilizar los datos que proporciona el servidor. En otras palabras, no crea el código que define las funcionalidades del servidor para obtener los datos sino que desempeña el papel de “consumidor”.

Sus armas: los lenguajes de programación (como HTML5, CSS3 y JavaScript), los cuales debe conocer como la palma de la mano, y la creatividad para crear interfaces de acuerdo con un conjunto específico de requisitos. También debe tener una buena dosis de curiosidad con el fin de adaptarse continuamente a los diferentes tipos de tecnología y software.

El desarrollador back end

El desarrollador back end trabaja en la trastienda. Se dedica a la creación de páginas y aplicaciones, pero se encarga principalmente del conjunto de funcionalidades, así como todos los elementos “invisibles” (es decir, la arquitectura web) necesarios para poder navegar por una página web. Es el responsable de la configuración, el desarrollo y el mantenimiento del servidor. Una vez realizado este trabajo, se dedica a encontrar soluciones en tiempo real y hacer recomendaciones prácticas para mantener el funcionamiento óptimo de la página.

Sus armas: las herramientas favoritas de un desarrollador back end son los lenguajes de programación y las bases de datos, por lo que PHP, Ruby, Python y SQL son sus mejores aliados. Además de sus habilidades técnicas, que debe mantener siempre al día, este desarrollador sabe gestionar presupuestos y su tiempo para ofrecer soluciones concretas a sus clientes o su empresa.

El desarrollador full stack

Tener una especialización es indispensable en la actualidad, pero el desarrollador full stack es una especie de todoterreno: es capaz de trabajar tanto en el back end (la parte a la que los usuarios finales o clientes no tienen acceso) de una página o aplicación, como en el front end (los elementos visibles en la pantalla). También puede encargarse de la arquitectura de la página, la experiencia de usuario e incluso la integración HTML.

Sus armas: antes que nada, sus conocimientos, pues debe conocer las diferentes tecnologías y lenguajes de programación, aunque la capacidad de adaptación también es fundamental para poder ir de un problema a otro. Hoy en día, existe una gran demanda de desarrolladores full stack.

Los diseñadores UX/UI

Bajo estos dos términos técnicos se ocultan las dos caras del diseño web. El primero (UX, User eXperience) se centra en la experiencia del usuario, mientras que el segundo (UI, User Interface) se refiere a la creación de la interfaz del producto. Juntos, estos diseñadores construyen la interfaz de una página, por ejemplo de comercio en línea, teniendo en cuenta diversos elementos, como el formato (ordenador, tableta, teléfono inteligente), la navegación táctil, el giro de pantalla automático horizontal/vertical en los dispositivos móviles, la interactividad de las diferentes partes de la página, etc.

Sus armas: el diseñador UI hace de puente entre la máquina y la persona. Para ello, se concentra en los elementos gráficos (botones, pestañas, etc.) y textuales que son necesarios para garantizar una navegación clara e intuitiva. Por su parte, el diseñador UX le da sentido, pues conecta con nuestras emociones a través del storytelling. Asimismo, fomenta la empatía para satisfacer las expectativas y necesidades del usuario y generar confianza entre este y la marca.
Cabe destacar que una sola persona puede ser a la vez diseñador UX y UI.

El data analyst

Donde hay datos, hay un data analyst. O por lo menos, debería haberlo. Esta es la persona responsable de todas las operaciones que se llevan a cabo a partir de bases de datos. Cuando surge un problema o duda, el data analyst selecciona los datos adecuados, a disposición de los diferentes equipos, con el fin de encontrar una respuesta. En pocas palabras, analiza los datos personales de los que dispone la empresa para identificar tendencias sobre las preferencias de los clientes y comparte estos análisis con los directivos de la compañía.

Sus armas: el data analyst debe tener un gran interés por las tecnologías y herramientas informáticas. También debe ser un experto en las técnicas de análisis de datos y metodologías estadísticas, así como poseer capacidad de organización y de redacción para elaborar los valiosos informes.

El data engineer

También trabaja con datos, pero se dedica al mantenimiento de la infraestructura analítica y la creación de modelos de datos. Su tarea principal es encargarse de las infraestructuras que recogen, limpian, procesan y guardan los datos que luego serán analizados o utilizados por un data scientist o un data analyst. En resumen, prepara el terreno y garantiza el buen funcionamiento de todos los elementos relativos a la recopilación de datos. Su papel es fundamental ya que el procesamiento y el análisis de estos datos dependen de su trabajo.

Sus armas: tiene un excelente conocimiento de la arquitectura de datos (y por lo tanto, de su almacenamiento, gestión y utilización), al igual que un buen entendimiento de los problemas y necesidades del negocio.

El data scientist

Es el profesional capaz de hacer “de todo” con los datos. Su rol varía de una empresa a otra, pues puede elaborar modelos de procesamiento de datos, trabajar con datos más o menos estructurados o escribir códigos en lenguaje de programación para utilizar y analizar lo mejor posible dichos datos. En otras palabras, algunos data scientists son especialistas en estadística y tienen buenos conocimientos de matemáticas y algoritmos, mientras que otros simplemente utilizan la tecnología de la que disponen y contribuyen a una reflexión más amplia sobre el uso de estos datos y lo que aportan al negocio.

Sus armas: la versatilidad, la paciencia, la pasión por los números y la rigurosidad son la base para ser un buen data scientist.

El product manager (y el product owner)

El product manager es otro de los profesionales del sector digital. Este “gestor de proyectos de TI” actúa como puente entre la parte de negocio y la parte técnica. Su objetivo es crear y diseñar, junto con la dirección, la idea general de un producto (un bien o servicio creado para satisfacer una necesidad concreta). Para generar valor, concibe y define la hoja de ruta del producto, las próximas acciones de la empresa y los diferentes proyectos relacionados con los equipos de marketing, comercial y técnico.

Cabe mencionar que existe un gran debate sobre la diferencia entre el product manager y el product owner. Aunque es fácil confundir estas dos profesiones, existen algunos matices que las distinguen. Para simplificar, el product manager tiene una visión más “macro” y estratégica, pues observa el producto desde el punto de vista de la empresa y del mercado, mientras que el product owner tiene una visión “micro” del producto. Este último trabaja de cerca con el equipo técnico, al cual asesora y ayuda a lo largo de los sprints (las etapas repetitivas del proceso de desarrollo). Lo ideal es tener una mezcla de perspectiva global y enfoque técnico.

Sus armas: para ser un buen product manager, es necesario saber encontrar soluciones, ser proactivo y conocer los métodos de desarrollo que mejor funcionan. Asimismo, el product manager debe saber cómo transmitir con claridad su visión y expectativas a los demás equipos.

El traffic manager

En una compañía (por ejemplo, comercio electrónico), una agencia de publicidad o una agencia de comunicación, el traffic manager es el gestor del tráfico de una página. Su actividad implica mucho más que simplemente hacer campañas publicitarias o publicar un producto en línea, pues también es responsable de su alcance: es la persona que optimiza las herramientas para atraer más tráfico web, con el objetivo final de aumentar las ventas y/o llegar a nuevos clientes potenciales.

Sus armas: todos los recursos del marketing digital, como el posicionamiento de pago, campañas de emailing, el marketing de afiliación, etc. También se basa en el estudio de los diferentes medios, la audiencia y la frecuencia de visitas en las páginas que maneja en el día a día. Por último, lo que más le interesa al traffic manager es el RSI (retorno sobre la inversión).

El experto en seguridad informática

También conocido como experto en ciberseguridad, este guardián digital se dedica a rastrear posibles pirateos o espionaje de la competencia para evitar el robo de los datos privados de la empresa. Su día a día consiste en evaluar el funcionamiento de los sistemas de información, detectar los puntos débiles e implementar las soluciones necesarias.

Sus armas: un amplio conocimiento de la informática y las herramientas para combatir sus deficiencias (cortafuegos, antivirus, etc.), y sobre todo, la proactividad, fundamental a la hora de proteger datos vulnerables.

Traducido por Andreína Gil

Foto de WTTJ

Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook, LinkedIn, Instagram o Twitter y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros últimos artículos.

Magali

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

Irse a trabajar a Santander

Santander ha sabido unir tradición y tecnología y se ha convertido en una 'smart city' de referencia. Así es trabajar en la capital cántabra.

Irse a trabajar a Sevilla

La capital andaluza está recuperando sus niveles de empleo y lucha actualmente por convertirse en referente de innovación y emprendimiento.

Irse a trabajar a Bilbao

La ciudad más poblada del País Vasco tiene un importante tejido empresarial. Esto es lo que necesitas saber antes de poner rumbo a Bilbao.

Irse a trabajar a Málaga

Además del pescaíto y la playa, en Málaga también encontrarás una firme apuesta por la tecnología, el emprendimiento y la cultura.

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: