Cómo prepararte para una videoentrevista

  • November 4, 2019

Una entrevista de trabajo es la gran oportunidad para conseguir el puesto deseado y, precisamente por ese motivo, acostumbra a ser estresante. Si un encuentro presencial ya genera nerviosismo, en el caso de una entrevista a distancia mediante videollamada, en la que no solo los nervios sino también la tecnología pueden jugarte una mala pasada, los niveles de estrés se disparan. Pero no sufras: simplemente debes cambiar ciertas reglas y prepararla de forma distinta que la entrevista presencial. Estos son nuestros consejos para prepararte para una videoentrevista y superar la prueba con éxito.

1. No te dejes traicionar por la tecnología

Conexión a internet

Revisa tu equipo y tu conexión y asegúrate de que reúnen las condiciones para ofrecer una experiencia correcta a tus entrevistadores durante la videollamada. Por ejemplo, si sueles tener el ordenador en una habitación a la que apenas llega la señal de wifi, es muy probable que la videollamada sufra cortes y resulte desagradable para todos. Te recomendamos que hagas una prueba previa de videollamada con alguien de confianza para comprobar la calidad, a ser posible usando la misma herramienta que utilizarás en la entrevista (Skype, Hangouts, FaceTime…).

Imagen y sonido

Si el ordenador que utilizas es demasiado antiguo y la cámara es de baja calidad, piensa en conseguir una cámara web de buena calidad. No es necesario gastar mucho dinero. Las hay que permiten conectar mediante USB y también puedes conectar con tu teléfono móvil. Sin embargo, si te decantas por utilizar el móvil, tendrás que hacerlo con un trípode o apoyándolo bien para no tener que sujetarlo con la mano durante toda la entrevista. Una imagen constantemente en movimiento o de baja calidad puede enviar al entrevistador el mensaje de que no te estás tomando en serio la entrevista.

Sitúa la cámara a la altura de los ojos y a una distancia que permita que toda tu cabeza entre en la imagen, con un poco de espacio por arriba, mostrando también el cuello y la parte superior del pecho.

Y para conseguir un sonido óptimo, lo ideal es usar auriculares de diadema y un micrófono externo, que capta la voz mucho mejor que el micrófono integrado de tu portátil. En cualquier caso, siempre es recomendable realizar antes pruebas de sonido. Lo que no te recomendamos en absoluto es realizar la videoentrevista con el altavoz a todo volumen, ya que esto incluso complicaría la comunicación a tus entrevistadores, que se escucharían a ellos mismos constantemente.

Piensa en un plan B

Si por el motivo que sea no consigues que la videollamada tenga una buena calidad (porque sufre cortes, la imagen aparece pixelada o caída, o cualquier otro problema), algunas posibles soluciones son:

  • Cambiar la ubicación del ordenador o desplazarte a otro lugar (por ejemplo, un espacio de coworking con una buena conexión a internet).
  • Utilizar la conexión 4G de tu móvil en tu PC, para tratar de lograr una mejor conectividad.
  • Utilizar otro equipo al que tengas acceso, por ejemplo, el de un familiar o un amigo.

2. Busca un entorno adecuado

Recuerda que deberás elegir un lugar cómodo y luminoso para hacer la entrevista. Si no hay luz natural o la entrevista es por la noche, lo ideal es una luz indirecta pero potente, como la de una lámpara de pie, que enfoque hacia el techo. También debe ser lo más silencioso posible. Asegúrate de que las ventanas están bien cerradas y, por supuesto, que tu móvil está en modo avión. Así evitarás cualquier distracción.

También es importante tener en cuenta el fondo que aparecerá en la imagen durante la videoentrevista. Este debe ser limpio y despejado. La idea de entrevistar a un candidato con una habitación desordenada de telón de fondo o un salón con gente deambulando dice mucho de la seriedad de dicho candidato. Cuanto más neutral sea el fondo, mejor. Lo ideal es una pared de tono claro y mobiliario despejado y limpio, sin demasiados objetos personales, como fotografías etc.

Y como en cualquier entrevista de trabajo,ofrece un aspecto cuidado (nada de peinado de recién levantado o camisas con más arrugas que un acordeón). Piensa también en tener a mano una pequeña botella o vaso de agua por si se te seca la boca, algo muy común en situaciones de nervios. Mejor que evites el café o los refrescos (y evidentemente, nada de bebidas alcohólicas).

3. Prepara la entrevista

Aunque una videoentrevista requiere preparativos en torno a la tecnología y el entorno para la llamada, no debes olvidar que preparar la entrevista de trabajo en sí es fundamental. Para ello:

  • Infórmate sobre la empresa y sobre el puesto al que optas: trayectoria de la compañía, cultura corporativa, modelo de negocio… Te servirá para hablar con más propiedad a la hora de defender tu posible aportación a la empresa y para demostrar tu interés.

  • Anticipa las respuestas a las preguntas más habituales de una entrevista de trabajo. Entre ellas se encuentran: “háblame de ti”, “¿por qué quieres trabajar en esta empresa?”, “¿qué crees que puedes aportar?” o “¿cuál es tu expectativa salarial?”. Balbucear o dar una respuesta que no sea del todo coherente, teniendo en cuenta que son preguntas muy frecuentes en una entrevista, no ofrecerá una buena imagen de ti al entrevistador.

  • Ten en cuenta la comunicación no verbal. Aunque la entrevista sea a distancia, hay unos principios básicos que debes respetar: sonríe de forma relajada, anota toda la información relevante que te sea comunicada y mantén el contacto visual. Evita desconcentrarte y, sobre todo, no mires el móvil ni el reloj durante la entrevista.

No te olvides de anotar las posibles dudas que tengas sobre las fases posteriores del proceso de selección para poder plantearlas antes de terminar la entrevista. Si no te han explicado los plazos de respuesta o las posibles entrevistas posteriores, puedes preguntarlo.

4. Controla el estrés

La noche anterior, procura dormir bien (evitar la cafeína durante el día anterior puede ser una buena idea). La falta de sueño afecta a nuestra capacidad de concentración y puede aumentar nuestros niveles de estrés.

Procura estar listo 10 minutos antes de empezar (para evitar los nervios de ir con prisas) y, antes de iniciar la videollamada, tómate un momento para relajarte: la mejor forma de superar una entrevista siempre empieza por ser uno mismo y actuar con naturalidad. Por ejemplo, puedes aprovechar estos últimos minutos para repasar por última vez tus anotaciones.

Si llega la hora acordada y no recibes la llamada, mantén la calma. Concede quince minutos de cortesía antes de escribir preguntando si todo va bien, siempre con tono amable: al entrevistador puede haberle surgido un imprevisto.

5. Anticipa la post-entrevista

Como en cualquier entrevista de trabajo, después de una entrevista por videollamada también hay ciertas acciones que deberás llevar a cabo tras ella. Tras colgar, tómate un tiempo de análisis y reflexión. Tanto si la entrevista ha ido realmente bien como si crees que ha salido mal, siempre es buena idea anotar esas impresiones y sensaciones a posteriori para aprender de ellas de cara al futuro.

También puedes enviar un e-mail tras un par de días a modo de agradecimiento por la entrevista y por el trato recibido. Este les servirá además como recordatorio de tu candidatura. Y si al final no te dan el puesto, es importante dejar un buen recuerdo en la mente del entrevistador. Agradécele el tiempo dedicado y demuestra que eres maduro y sabes encajar una respuesta negativa. Nuestra carrera laboral es larga y mantener una buena red de contactos profesionales nunca está de más.

Foto de WTTJ

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

Javier Lacort

Redactor freelance especializado en tecnología y startups

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

¿Buscas respuestas? Recibe tu dosis de inspiración semanal y las ultimas tribus de la jungla.

Y en nuestras redes sociales: