PNL: el método para recuperar la satisfacción en el trabajo

PNL: el método para recuperar la satisfacción en el trabajo

En este artículo vamos a descubrir los aspectos más importantes de la programación neurolingüística o PNL. Este método explica cómo está preprogramado nuestro cerebro, ya que entender el funcionamiento de nuestras conexiones mentales es el mejor punto de partida para poder modificarlas. Posteriormente, te proponemos algunos ejercicios para cambiar tu forma de pensar y así mostrar una actitud más positiva en el trabajo, mejorar tus relaciones en la oficina y alcanzar tus objetivos profesionales.

La programación neurolingüística o PNL es una rama de la psicología muy de moda en la actualidad, que tiene como objetivo ayudarnos a reprogramar nuestro cerebro y nuestro comportamiento a través del lenguaje. Este método, desarrollado en los años 70 por los estadounidenses Richard Bandler y John Grinder, nos invita a imaginar el éxito para poder hacerlo realidad, y para ello propone una serie de técnicas con el objetivo de modificar nuestros pensamientos y, en consecuencia, nuestras acciones.

Su planteamiento sostiene que la capacidad de nuestro cerebro para tomar decisiones se ve influida por la evolución, está centrada en la búsqueda del placer y la evasión del dolor, y es capaz de definir nuestro presente y nuestro futuro. Por suerte, la PNL afirma que, si modificamos estos comportamientos preprogramados, podemos tomar el control de nuestras vidas, y de esta forma sentirnos más satisfechos, mejorar nuestras relaciones con los demás y alcanzar los objetivos que queramos. En resumen, la PNL es un planteamiento lleno de optimismo.

¿Por qué nuestro cerebro no ha conseguido adaptarse?

“En lo referente al medio ambiente, es como si estuviéramos en un avión a punto de estrellarse. Pero como todavía quedan dos minutos para que eso ocurra, aún podemos tomarnos un cafecito”, opina el escritor francés Sébastien Bohler en su libro Le bug humain. Bohler explica que el cuerpo estriado, el área de nuestro cerebro relacionada con la supervivencia, nos empuja a destruir el planeta. Como esta área es incapaz de anticipar el futuro, nos anima a poner nuestra satisfacción inmediata por delante de los esfuerzos necesarios para preservar nuestros ecosistemas. Sin embargo, hubo un momento de nuestra historia en que nos paseamos en taparrabos de piel de mamut, recogíamos bayas y huíamos de los grandes depredadores. En aquella época el cuerpo estriado era nuestro amigo, ya que nos empujaba a reunir información útil (como descubrir a un enemigo al acecho), a comer, a reservar nuestras fuerzas y a reproducirnos.

Pero estamos en 2020, y las cosas han cambiado. El cuerpo estriado nos hace mirar el móvil cada dos minutos, devorar un tiramisú aunque ya no tengamos hambre, quedarnos en la cama en lugar de ir a esa exposición de la que todos hablan, y pasarnos horas en Tinder. Esta parte de nuestro cerebro puede traicionarnos sin que seamos conscientes de ello.

Si observamos estas actitudes con detenimiento podemos ver que, a lo largo de los siglos, hemos ido desarrollando pensamientos preprogramados que, al ponerse en “piloto automático”, a menudo nos impiden actuar.

¿Cómo podemos recuperar el control con la PNL?

Según Tony Robbins, uno de los líderes de la PNL, nuestro cerebro ha ido construyendo su propio sistema de toma de decisiones a partir de:

  • nuestras creencias fundamentales y reglas inconscientes;
  • nuestros valores;
  • nuestros marcos de referencia;
  • las preguntas que nos hacemos;
  • nuestro estado emocional en momentos precisos.

La suma de estos cinco elementos puede hacernos actuar, o bien dejarnos paralizados. ¿Alguna vez te has preguntado por qué nunca te atreviste a pedir ese ascenso, a enviar esa candidatura a una empresa mejor, a escribir a Fulanito para quedar y conocerle, o a montar esa startup con la que tanto sueñas?

“La PNL te permite ignorar los pensamientos programados que tratan de dominar tu presente y tu futuro. Al modificar estos parámetros, tenemos el poder de cambiar nuestras vidas” –Tony Robbins

Este conjunto de prácticas es útil tanto en el trabajo como en la vida personal, y nos permite enfrentarnos a los bloqueos de nuestro cerebro para lograr nuestras metas. “Es una ciencia que explica cómo funciona el cerebro y dirige nuestras creencias, nuestro discurso y nuestras acciones. De esta manera, podemos ajustar esto para alcanzar nuestros objetivos. También podemos cambiar un hábito, controlar nuestras emociones o incluso librarnos de una fobia”, explica Thomas Jeanneau, empresario y fundador de Essentiel, una agencia francesa de automatización de procesos digitales.

1. Cambia tus pensamientos para sentirte mejor en el trabajo

La evolución nos ha programado para centrarnos en nuestros pensamientos negativos. El desafío de la PNL reside, por tanto, en reajustar esta postura para generar pensamientos más optimistas.

También nos invita a tener en cuenta que todas las circunstancias que nos rodean son neutras, y que podemos elegir lo que pensamos. Por ejemplo, aunque a ti te encante redactar informes semanales porque te despeja la cabeza y te muestra lo mucho que has trabajado, puede que tu compañero de al lado ponga mala cara porque le parece aburridísimo. De esta forma, una misma tarea, en este caso, escribir el informe, provoca dos reacciones radicalmente diferentes.

Y es así como, al cambiar nuestros pensamientos sobre aquello que nos cuesta hacer, seremos capaces de cambiar también las emociones que les atribuimos y, en consecuencia, reducir significativamente nuestras frustraciones en el trabajo. A continuación te ofrecemos algunos ejercicios para poner en práctica.

Palabras positivas frente a palabras negativas

Si hay algo que debemos recordar sobre la PNL, es que nuestros pensamientos crean nuestra realidad. Y como nuestras palabras son la materialización de nuestros pensamientos, estas también determinan la forma en que vemos el mundo. Es por eso que Tony Robbins propone dar prioridad a un vocabulario “positivo”.

“Las palabras dan forma a nuestras creencias y por lo tanto tienen un impacto en nuestras acciones” –Tony Robbins

Ejercicio: Haz una lista de las palabras negativas que usas y reemplázalas por un vocabulario positivo. Esto te ayudará a incitar un cambio en tus pensamientos cotidianos.

Ejemplos:

  1. “Es imposible” se convierte en “es un reto”.
  2. “Soy un ignorante” se convierte en “cada día aprendo algo nuevo”.

Dale la vuelta a tus pensamientos

Una vez que cuentes con las palabras positivas, el siguiente punto clave es aclarar tus pensamientos. Para sentirte bien en el trabajo, a veces basta con reajustar tu percepción de una situación en principio negativa.

En sus seminarios, Robbins demuestra que es posible superar cualquier pensamiento negativo. Al terminar la formación, los participantes incluso acaban corriendo sobre brasas ardientes sin quemarse. Aunque no hay que llegar a ese extremo, deshacernos de estos pensamientos nos ayudará a mejorar nuestro potencial y hacernos sentir bien.

Ejercicio: Haz una lista de las palabras que te vienen a la cabeza ante situaciones desagradables, y luego transforma cada una de ellas en un pensamiento positivo que adoptes cada vez que se produzca dicha situación desagradable. Sí, es un esfuerzo consciente.

Ejemplo:

  1. Pensamiento negativo: “Mi compañera me ha vuelto a dejar en la estacada con nuestro proyecto en común, no la soporto”.
  2. Pensamiento positivo: “Al encargarme de este proyecto de principio a fin puedo demostrar mis habilidades. Mi compañera me debe una, y me echará una mano si me veo desbordado por el trabajo”.

El modelo de Brooke Castillo

Otra forma efectiva de darle la vuelta a un pensamiento es comprender que, al dejar que se asiente, esto crea un círculo vicioso. Pongamos en práctica un ejercicio de la orientadora estadounidense Brooke Castillo. Coge una hoja de papel y usa el siguiente desglose para analizar un pensamiento negativo:

C - Circunstancias
Los hechos neutrales, como si los presentaras ante un tribunal.
“Hemos cambiado de oficina”.

P - Pensamiento
Las palabras que te vienen a la mente en relación a dichas circunstancias.
“Las nuevas oficinas son sombrías, odio trabajar aquí”.

E - Emoción
Uno o más adjetivos que describan tus sentimientos.
“Deprimido, desmotivado, frustrado”.

A - Acción
La acción (o inacción) que surge a partir de esta emoción.
“Estoy de mal humor, lo pago con mis compañeros de trabajo”.

R - Resultado
El resultado al que conduce tu pensamiento bajo estas circunstancias.
“El ambiente en mi equipo está por los suelos, estoy deprimido en el trabajo”.

A menudo, el resultado confirma el pensamiento. En este ejemplo, como el ambiente ha caído en picado y eso te deprime, no es probable que cambies de opinión respecto a las nuevas oficinas, a no ser que cambies lo que piensas sobre las circunstancias. El pensamiento “las nuevas oficinas son tranquilas y están bien ubicadas” te ayudará a sentirte tranquilo e incluso contento de trabajar allí y mejorará el ambiente en tu equipo y tu estado de ánimo.

2. Mejora la relación con tus compañeros

Los siguientes ejercicios te ayudarán a hacer algunos ajustes para mejorar tu relación con personas con las que te llevas “más o menos bien”, y a reforzar los lazos con los demás.

El espejo de las emociones

¿Te suena eso de “ver la paja en el ojo ajeno, y no la viga en el propio?” En la PNL, el concepto del “espejo de las emociones” nos permite cortar de raíz los reproches que hacemos a nuestros compañeros, y de esta forma mejorar nuestras relaciones con ellos.

Querer controlar o cambiar a la gente que nos rodea es inútil. Una táctica poderosa para separarnos de los pensamientos críticos que tenemos sobre nuestros compañeros es buscar sus defectos en nosotros mismos y corregirlos. La mayoría de las veces, esto frena de inmediato las críticas y nos vuelve más tolerantes y empáticos.

Ejercicio: escribe en un papel cualquier queja que tengas sobre un compañero de trabajo que te moleste. Subraya sus defectos que también observes en ti mismo, y corrígelos. Por extraño que parezca, a menudo nos irritan cosas de los demás que también nos avergüenzan a nosotros mismos. Una vez que corrijamos estos defectos, nuestra frustración con los demás desaparecerá y la relación solo podrá ir a mejor.

Ejemplo: ¿le has echado en cara a tu becario que es desorganizado? Echa un vistazo a tu agenda y a tus documentos y considera si están tan bien organizados como crees.

Dejar de juzgar

La PNL nos invita a dejar de juzgar a los demás, una técnica aún más eficaz que el espejo de las emociones. Esta desagradable manía no nos aporta nada bueno, e incluso puede volverse en nuestra contra.

Ejercicio: identifica los juicios que haces sobre los demás y examínalos. Pregúntate cómo te hacen sentir, y cuestiona su legitimidad. ¿Realmente sabes lo suficiente sobre esa persona para poder emitir estos juicios? Para contrarrestar estos pensamientos, imagina lo que podría haber llevado a esta persona a comportarse de esa manera e intenta ponerte en su lugar. Y sobre todo, cada vez que te des cuenta de que estás emitiendo un juicio, puedes bloquearlo diciéndote: “Fíjate, ¡ahí viene un juicio! Habíamos quedado en dejar de hacer eso”.

Ejemplo: “María sigue haciéndole la pelota al jefe, es patético”.
¡Alto ahí! No ganas nada con ese tipo de pensamientos, ya que además de hacerte sentir incómodo, inseguro o incluso enfadado, no cambiarán el comportamiento de tu compañera, porque no se lo vas a decir. En su lugar, piensa que María tiene un gran talento para interactuar con la gente, y trata de aprender de ella. Es perfectamente posible bloquear un juicio y modificar conscientemente el pensamiento asociado a él, y cuanto más lo hagas, más natural te resultará.

Reemplazar la envidia por una lista de tareas

La envidia puede arruinar tu relación con un compañero de trabajo. Un salario más alto, mayores responsabilidades, vacaciones más largas… ¿Cómo reaccionar de la mejor manera posible para no sentir envidia y mantener buenas relaciones en el trabajo? En el momento en que te descubras mirando a alguien con envidia, trata de usar esa emoción para explorar tus propios pensamientos.

Ejercicio: cada vez que sientas envidia por alguien, incluye lo que ha hecho esa persona en una lista de las cosas que a ti también te gustaría lograr algún día. Plantéate cuándo y cómo lo vas a hacer. Y, sobre todo, no te olvides de alegrarte por tu compañero, al igual que él se alegraría por ti, felicitándolo ya sea por su próximo viaje de negocios al extranjero, por su nuevo aumento de sueldo o por tener la posibilidad de participar como ponente en una conferencia de renombre.

3. Alcanza tus objetivos

Comprométete contigo mismo

Un aspecto importante a la hora de mantener buenas relaciones con nuestros compañeros o nuestros socios, si somos empresarios, es la decisión mutua de confiar el uno en el otro. Sin embargo, para alcanzar el éxito a nivel profesional, también debes comprometerte a ser tu mejor aliado y a cumplir las promesas que te haces a ti mismo.

Ejercicio: durante una semana, asegúrate de dedicarte el tiempo necesario para mantener tu compromiso contigo mismo, acuéstate temprano para ir descansado al trabajo, reserva un número determinado de horas para un proyecto personal que quieras sacar adelante, y así sucesivamente. Cuando te resulte difícil cumplir ese compromiso personal tal y como lo harías con un amigo, trata de entender por qué, pero sin juzgarte. ¡No te olvides de ser amable contigo mismo!

Concéntrate en el resultado que quieres conseguir

Comentarios como “tiene mucha potra” o “todo le sale bien” sugieren que algunas personas tienen más “suerte” que otras y que el éxito les resulta más fácil. En la PNL, la suerte no existe. Tony Robbins afirma en su libro Poder sin límites que “nuestras decisiones son las circunstancias que determinan nuestro futuro”, y demuestra en repetidas ocasiones que la gente que tiene éxito es porque sabe fijarse un objetivo y hace todo lo posible para alcanzarlo. Y es únicamente por eso que creemos que se trata de una cuestión de suerte.

“En el momento en que decides priorizar algo, le concedes una intensidad emocional muy alta, y al centrarte constantemente en ello, cualquier recurso que pueda ayudarte a alcanzarlo resulta evidente” –Tony Robbins

Para lograr un objetivo, hay que concentrarse en él y aprovechar cada oportunidad que se presente a diario para alcanzarlo.

Ejercicio: haz una lista de todas las cosas sencillas que pueden acercarte a tu objetivo y define los pasos que te llevarán hasta él. Al alcanzar cada paso, felicítate por haber avanzado, y luego concéntrate en el siguiente.

En resumen

La PNL es una práctica muy efectiva para avanzar en nuestras carreras profesionales porque nos mantiene motivados. Para los gerentes, esta es una herramienta muy poderosa, ya que les ayuda a entender a sus empleados, a ser considerados y a ofrecerles un mejor apoyo. Para los empleados, este método les permite desarrollar nuevas competencias, salir de su zona de confort para ascender dentro de la empresa, mejorar sus habilidades o incluso conseguir un mejor trabajo.

Pero, para que esto funcione, es necesario ponerlo en práctica todos los días. ¡Ejercitar el cerebro de una manera positiva es un trabajo muy duro! Además, como probablemente ya te hayas imaginado, se trata de un camino personal que nadie puede recorrer salvo tú. Entonces, ¿estás listo para poner en práctica estos ejercicios y mejorar tu vida a nivel tanto profesional como personal?

Recursos:

Libros:

  • PNL para principiantes, de Zaid Asher.
  • Introducción a la PNL, de John Seymour y Joseph O’Connor
  • PNL: Libro de psicología para principiantes, de Max Krone
  • Cambia tu vida con PNL, de Lindsey Agness
  • Poder sin límites: La nueva ciencia del desarrollo personal, de Tony Robbins

Conferencias y pódcast:

Traducido por Rocío Pérez

Foto de WTTJ

Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook, LinkedIn, Instagram o Twitter y suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestros últimos artículos.

Nora Léon

Communications & content manager

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: