Cómo estudiar ‘online’ de forma eficiente

Cómo estudiar ‘online’ de forma eficiente

La crisis sanitaria causada por el coronavirus está suponiendo un desafío para todos los sectores, incluido el de la enseñanza, que con las clases presenciales suspendidas se enfrenta a uno de sus mayores retos de los últimos tiempos: continuar la formación a distancia. ¿Están las universidades españolas y sus alumnos preparados para este cambio? ¿De qué herramientas y recursos disponen? Y, sobre todo, ¿cómo pueden organizarse los alumnos para estudiar desde casa de manera eficaz? Para dar respuesta a estas preguntas, hablamos con tres alumnos, un profesor universitario y un experto en ‘e-learning’.

Es muy poco probable que algún centro docente de España retome este curso la enseñanza de manera presencial. En estos momentos hay en nuestro país más de un millón y medio de universitarios a los que se les ha comunicado que no volverán a clase debido a la crisis sanitaria causada por el Covid-19. La educación de estos estudiantes depende ahora de un entorno digital al que muchos, tanto profesores como alumnos, han tenido que acostumbrarse en cuestión de días.

Un desafío para los universitarios

El impacto psicológico que puede ocasionar entre los estudiantes universitarios entrar en una situación de excepción, sin haber tenido tiempo para prepararse, puede hacer mella en su rendimiento académico: menor concentración, mayor procrastinación, ansiedad como consecuencia de la incertidumbre, desazón…

Si se quiere reducir este impacto negativo, es importante fijarse objetivos y plantearse esta etapa como un desafío. Para quienes están acostumbrados a la docencia presencial –donde el peso de las clases recae sobre el profesorado–, la enseñanza a distancia supone un cambio a muchos niveles y uno de los más importantes es que responsabiliza al alumno de su proceso de aprendizaje.

La enseñanza online permite desarrollar intereses, planificar objetivos a corto y medio plazo, determinar puntos flacos y pulir habilidades… Puede que al principio resulte duro, pero este proceso fijará las bases que un futuro pueden ayudarte en tu carrera profesional, así que no dudes en tomarte este tiempo como una inversión.

Sergi Doménech, profesor de la Universitat de València, anima a los estudiantes a “tener en cuenta que están formándose laboralmente y entender esta situación como un reto profesional”. Este docente del departamento de Historia del Arte de la Universidad de Valencia recomienda para no perder el ritmo, “planificar el tiempo, leer, detectar dudas, tratar de solucionar problemas de manera autónoma y, cuando algo no quede claro o para confirmar conclusiones, entonces pedir ayuda al profesor”.

La enseñanza a distancia, un abanico de posibilidades

Pero más allá de su implantación precipitada y de las dudas que ha generado, la obligación de tener que estudiar a distancia también brinda la oportunidad de ampliar y afianzar los diferentes canales de educación online.

Clases online

Son las más populares entre los alumnos, que destacan que son muy útiles para no perder el hilo de la asignatura, comprender más fácilmente el temario y resolver dudas en el momento. “Parecerá una tontería, pero el hecho de poder ver al profesor en tiempo real, tener la oportunidad de interactuar con él, hacerle preguntas y saber que las puede resolver al momento, me hace sentir más segura con mi aprendizaje”, afirma Sara F. (24 años), alumna de último curso del Grado en Ciencia de Datos.

Lo cierto es que no es ninguna tontería: la comunicación en tiempo real evita las distracciones y ayuda a sentirse integrado en el proceso de aprendizaje. Existen varias plataformas que ofrecen un soporte para la educación online, como Moodle, Blackboard, Collaborate, Zoom o Microsoft Teams.

Foros de discusión

Otro de los recursos más empleados por los docentes, que requiere un extra de esfuerzo y compromiso por parte del alumnado, consiste en subir el temario al aula virtual para que este sea leído y debatido en los foros de discusión habilitados para ello. Esta estrategia puede facilitar el seguimiento del temario y la retroalimentación entre compañeros, muy necesaria en el proceso de aprendizaje. “Gracias al foro, estamos trabajando muchas de las habilidades propias de la materia y a la vez activando otras como la comunicación, la adaptabilidad o el uso de las TIC”, nos cuenta Juanma, estudiante de primer año de FP de Paisajismo y Medio Rural.

Clases grabadas

En lugar de optar por las videoconferencias en directo, este es otro recurso que algunos profesores están empleando para impartir sus materias. Cuentan con la ventaja de que los alumnos las pueden ver en cualquier momento y que pueden ser más amenas que una clase online, pues permiten el uso de recursos audiovisuales. Para Daniel Fernández, Learning Experience Lead Expert en Netmind, es importante que este tipo de clases contenga “mucha creatividad”. Para este experto en enseñanza a distancia, el truco está en usar la narrativa y en “no proponer solo ejercicios, sino también retos, proyectos, actividades en equipo…”. En este sentido, una clase grabada puede convertirse en un excelente recurso didáctico.

Así lo confirma Nuria G., de 27 años y estudiante de máster en Comunicación: “Tenemos un profesor que nos ha mandado un par de clases grabadas y editadas con cortes de películas, música… Son, con diferencia, las que más me interesan”.

La organización, la clave del éxito

Uno de los mayores beneficios del aprendizaje en línea es la flexibilidad, pero la falta de programación puede acabar provocando que perdamos el foco. En el momento actual, cuando la rutina escolar se ha visto afectada por la suspensión de la actividad presencial, el uso de herramientas que te ayuden a planificarte es esencial. Hay numerosas aplicaciones disponibles, como por ejemplo:

  • Google Keep. Permite organizar la información personal a través del archivo de notas y asignar etiquetas para encontrar mejor las tareas, organizar listas, enviar recordatorios y hasta escanear un texto haciendo una foto.

  • Evernote. Aparte de listas, tareas y backup de correos importantes, también te permite compartir “libretas” con otras personas, lo cual la convierte en una herramienta ideal para trabajar en grupo.

  • Trello. Se trata de una herramienta colaborativa para gestionar proyectos o tareas. También puedes utilizarla como planificador semanal, con listas para cada día de la semana.

  • Todoist. Es un gestor de tareas multiplataforma que puedes usar directamente desde el navegador web. Te ayudará a organizar y priorizar tus tareas de una manera sencilla.

Para Daniel Fernández “es importante aprender a utilizarlas correctamente, pero más importante aún es aprender a organizarte y responsabilizarte de tu propio proceso de aprendizaje”. Para que tu tiempo de estudio sea realmente eficaz, necesitarás encontrar formas de estructurar y optimizar tu tiempo, mantener la concentración y aprender a minimizar las distracciones.

Consejos para estudiar desde casa

1. Valora los posibles cambios en la asignatura

Transformar el material didáctico pensado para una clase presencial a un formato válido para una clase a distancia no es una tarea sencilla. Unido al escaso tiempo de preparación, el resultado puede ser que se produzcan modificaciones en el material del que dispones para estudiar una asignatura. Según Sergi Doménech, “a los profesores les ha tocado adaptar y transformar algunos criterios, dentro del escaso margen que conceden las guías docentes”.

Estos cambios tienen más que ver con la forma que con el fondo, ya que, como explica este profesor universitario, “se ha dado más importancia a los trabajos, pero el porcentaje de evaluación sigue siendo el mismo que antes del estado de alarma”. Así pues, te aconsejamos que clarifiques con el profesorado cómo se desarrollará cada una de las asignaturas a partir de ahora, para así poder organizarte.

2. Plantea cada asignatura de acuerdo con el sistema de evaluación

Ante la imposibilidad de realizar pruebas presenciales, muchos docentes han optado por modificar los sistemas de evaluación de sus materias:

  • Cambiar exámenes finales por trabajos.
  • Solicitar la entrega de cuestionarios al final de cada uno de los bloques en los que se divide la asignatura, donde demuestres que has aprendido y asimilado la materia
  • Elegir la opción del examen final online.

En cualquier caso, una vez tengas claro el sistema de evaluación, deberás adaptar tu rutina de estudio y organizar de manera adecuada tu calendario.

3. Planifica el calendario de acuerdo con los nuevos horarios

Además del formato y la estructura de sus clases, Puede que tus profesores también hayan tenido que modificar sus horarios. Por esto, lo primero que debes hacer es solicitar el calendario actualizado con todos los horarios y con esta información:

  • Planifica el tiempo que dedicarás cada día a las clases y a otras actividades complementarias como leer apuntes o ver vídeos o conferencias.

  • Marca las fechas importantes a tu calendario para no olvidar entregas de trabajos.

“El máster que estoy estudiando tenía programadas varias masterclass, seminarios con profesorado externo y visitas que ahora, por razones obvias, se han tenido que aplazar o directamente cancelar”, nos explica Nuria G. Por eso es esencial organizar un nuevo calendario que indique “las clases en remoto, las fechas límite de los trabajos a entregar y las fechas de los exámenes”.

4. Establece una rutina

La rutina puede ser la tabla de salvación situaciones de incertidumbre o estrés. A pesar de la flexibilidad que la enseñanza online te puede proporcionar, si no defines un horario para realizar tus tareas, puede ocurrir que acabes perdiendo el objetivo, se te acumulen los trabajos y te sientas sobrepasado. Para lograr enfrentarte con eficiencia a este cambio, recuerda:

  • planificar el tiempo de trabajo, pero también de ocio

  • no aislarte (por ejemplo, manteniendo el contacto con los compañeros a través de los foros)

  • poner en práctica técnicas de relajación

Una buena idea es establecer un horario parecido al que tenías cuando ibas a clase. Para Juanma, madrugar ha supuesto un antes y un después. “Los primeros días de confinamiento me acostaba tarde viendo series y al día siguiente me despertaba con el ánimo por los suelos, así que decidí irme a la cama a la misma hora que cuando iba a clase e intentar dar a mi día a día la máxima normalidad posible”, sin duda, una de las claves para afrontar este periodo.

También puedes crear tu propio cronograma de estudio. Puede ser un cronograma solo con los horarios de estudio o en el que incluyas también todas tus actividades diarias, para optimizar tu tiempo al máximo.

Y por último…

Aunque retomar las clases de manera remota te pueda parecer complicado, con todas las herramientas que tienes a tu alcance es fácil planificar una rutina de estudio a corto y largo plazo. Debes planificar horarios, crear un calendario y sacar el máximo provecho de este periodo. No te desanimes y míralo como una oportunidad para aprender a gestionar tu tiempo y avanzar en tu proceso de aprendizaje.

Foto de WTTJ

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

Olga Tamarit

Freelance Content Creator

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: