¿Se puede mentir en el currículum?

Mentir en el currículum: razones para evitarlo

Simples omisiones, pequeñas falsificaciones o inventos colosales: en un mundo en el que la competencia es cada vez más fuerte y la perspectiva de desempleo más aterradora, maquillar el currículum para inclinar la balanza a tu favor puede ser muy tentador.

Por supuesto, no todos los retoques de la realidad son iguales. Algunas mentiras pueden tener graves consecuencias, mientras que el objetivo de otras es simplemente disimular pequeños detalles incómodos. Te contamos cuáles son las distintas maneras de “embellecer” un currículum y las consecuencias que esto puede acarrear.

Las mentiras más habituales

Evidentemente, pocos se atreven a falsear su nivel de estudios o formación (por ejemplo, inventarse un título de máster), pues esta sería una gran mentira que podría perjudicar gravemente tu reputación y carrera profesional. Sin embargo, sí hay quien opta por:

Mentir sobre la experiencia profesional

Agregar algunos meses a la duración de una experiencia, transformar unas prácticas en un contrato temporal o afirmar haber estado a cargo de un proyecto cuando apenas has colaborado, son mentiras habituales que pueden parecer inofensivas. ¿Quién va a dedicarse a verificar esta información? Pero cuidado, porque las empresas son conscientes de este tipo de engaños y por ello examinan de cerca cualquier incoherencias en fechas y titulaciones. Luego, durante la entrevista, saben qué preguntas deben hacer para confirmar sus sospechas. Así pues, lo mejor es no sembrar la duda.

Exagerar el nivel de idiomas

Decir que hablas inglés de manera fluida cuando tienes tan solo algunas nociones básicas es la mentira más peligrosa que podrías decir. Por un lado, es muy fácil de descubrir durante una entrevista, pues solo hace falta hacer una pregunta en el idioma que dices manejar. Por otro lado, si hablar inglés es realmente esencial para el puesto, ¿cómo vas a mantener el engaño una vez firmado el contrato?

No incluir fechas precisas

Una de las técnicas más comunes para maquillar el currículum consiste en mencionar solamente el año de inicio y fin de una experiencia. Por ejemplo: “director de comunicación de 2012 a 2014 o jefe de proyecto de 2015 a 2017”. A primera vista, esta línea temporal parece adecuada, pero si te marchaste del primer puesto en julio de 2014 y empezaste a trabajar en el segundo en abril de 2015, en realidad hay un largo período de desempleo entre ambos. Aunque estrictamente hablando no es una mentira, las empresas conocen esta técnica y podría restarte credibilidad.

Ocultar información para evitar ser discriminado

Restarte algunos años si ya tienes una cierta edad, cambiar de nombre si este es difícil de llevar, mencionar una dirección más cercana a la empresa, maquillar un recorrido fuera de lo común omitiendo ciertas experiencias… Estos pequeños retoques de la verdad podrían considerarse aceptables: en primer lugar, porque tu vida personal solo es asunto tuyo y, en segundo lugar, porque en este caso no estás mintiendo sobre tus habilidades, sino protegiéndote de una posible discriminación. A pesar de todo, si te descubren, seguramente te afectará, pues una mentira no deja de ser una mentira.

¿Qué riesgos corres cuando mientes en tu currículum?

Legalmente, no existen grandes riesgos, a menos que ejerzas una profesión regulada para la cual sea obligatoria una titulación (enfermería, derecho, etc.). Sin embargo, esto no significa que no corras ningún riesgo: según el tamaño y el tipo de mentira, las consecuencias podrían ser difíciles de asumir y conllevar desde un simple despido, hasta una condena de algunos meses en prisión si llegas a cometer algún acto delictivo (como falsificación de documentos oficiales) para encubrir la mentira.

Una mala reputación

El principal riesgo al que te expones es la pérdida de credibilidad, ya que aunque es fácil mentir en el currículum, es mucho más difícil hacerlo durante la entrevista, en especial cuando el entrevistador es un experto en el arte de descubrir a los mentirosos. Correr el riesgo de ganarse la reputación de mentiroso en un mundo en el que las noticias vuelan puede ser peligroso. Además, cuanto más grande sea la mentira, mayor será el riesgo. ¿Cómo pueden confiar en ti si eres capaz de simular una titulación?

Un día a día desagradable

Incluso si tu falseamiento funciona lo suficientemente bien para lograr que obtengas el puesto, siempre sabrás que te contrataron gracias a una mentira, un detalle con el que no es fácil convivir en tu día a día. ¿Cómo puedes sentirte realizado en el trabajo sabiendo que tu presencia en la empresa está basada en una mentira que podría ser descubierta en cualquier momento? Por si fuera poco, también corres el riesgo de resultar ser incompetente en tu futuro puesto, lo cual te generaría una reputación extremadamente mala entre tus colegas, además de poder costarte el empleo. Si tu intención es ganar más confianza para poder salir del desempleo, seguro que existen prácticas mejores.

Un engaño cada vez más difícil

En España, verificar el currículum es menos común que en los países anglosajones. Sin embargo,las agencias de Recursos Humanos tienen la obligación profesional de verificar las referencias y el recorrido de los candidatos. Además, a partir de enero de 2020, la plataforma Titlex permitirá a las empresas verificar si un aspirante tiene los títulos universitarios que afirma tener, por lo que será cada vez más difícil falsear el currículum.

Así pues, ¿qué hacer y qué evitar?

Por norma general, debes evitar a toda costa cualquier mentira cuyo objetivo sea atribuirte habilidades que no tienes. Si finges ser un buen gerente, debes saber dirigir. Si afirmas conocer el sector inmobiliario, mejor que sea cierto. Lo importante es ser coherente: tu currículum debe corresponderse con la realidad.

Por supuesto, tampoco vamos a engañarnos: seguirán existiendo mentiras blancas y omisiones que no necesariamente tendrán consecuencias. Sin embargo,siempre es preferible ser auténtico: acepta tu recorrido y tus defectos, ¡todos los tenemos! Un currículum demasiado perfecto es un currículum sospechoso.

Si necesitas una habilidad clave para obtener el puesto de tus sueños,cursa una formación o apuesta por proyectos personales que te permitan adquirirla. Por otra parte, si el problema es que tus títulos académicos no son muy reconocidos, lo más recomendable es hacer énfasis en tu perfil, cualidades humanas, proyectos personales o experiencia.

En pocas palabras, realza tus características positivas sin tener que llegar a mentir en el currículum. Haz hincapié en tus verdaderas cualidades y no en atributos inventados. De esta manera, tendrás más seguridad en ti mismo y serás más convincente durante una entrevista. Por último,piensa que si a una empresa no le gustas tal y como eres, no tienes nada que hacer allí y seguramente tampoco hubieras sido feliz.

Foto de WTTJ

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

Cécile Nadaï

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Redactar tu currículum

30 segundos: ese es el promedio de tiempo que un entrevistador puede dedicar a un currículum. En esta sección te explicamos cómo crear un currículum …

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: