Cómo afrontar una entrevista de trabajo al salir del paro

La entrevista de trabajo tras un periodo de desempleo

Has pasado mucho tiempo desempleado o encadenando contratos cortos fuera de tu sector, pero por fin has conseguido una entrevista de trabajo. Te lanzas a preparar la entrevista y, tras el entusiasmo inicial, empiezas a darle vueltas a lo mucho que te gustaría (y lo bien que te vendría) conseguir este puesto y el estrés empieza a hacer mella en tu confianza. Pero no todo está perdido. Sentir malestar por tener que enfrentarse a una entrevista tras haber estado en paro es normal, así que toma nota de los consejos para que puedas volver al mercado laboral por la puerta grande.

Un problema que afecta especialmente a los jóvenes

Según el estudio Inserción laboral de los egresados universitarios, publicado en julio de 2019 por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, un 27,7% de los jóvenes que se graduaron en 2014 todavía no tenía trabajo cuatro años después. Esta es la situación de muchos jóvenes en España, que no han conseguido iniciar su carrera profesional en el ámbito de sus estudios, y a veces en ningún otro.

Muchos se encuentran con un panorama laboral precario y se ven obligados a encadenar contratos cortos o fuera de su sector durante largos periodos de tiempo. De hecho, los contratos indefinidos apenas significaron un 9,25% del total de contratos suscritos por jóvenes (hasta 29 años), mientras que los contratos temporales representan el 90,75%.

Aunque también es el caso de muchos adultos con experiencia, que no consiguen encontrar un empleo en su sector tras su último puesto, e incluso de otros perfiles que han atravesado periodos de desempleo más o menos largos debido a la preparación para oposiciones o el cuidado de hijos pequeños.

Si te sientes identificado con alguno de estos profesionales, ¿cómo demostrar en la entrevista que te has mantenido actualizado y que estás listo para afrontar la incorporación a un nuevo puesto?

Trabaja tu confianza

Con frecuencia, pasar una temporada más o menos larga sin un empleo afecta negativamente a nuestra confianza en nosotros mismos. Y aunque conseguir un nuevo empleo puede convertirse en una fuente de ansiedad, no pierdas el entusiasmo: recuerda que puedes usar esta positividad en tu favor para convencer al seleccionador de que eres el candidato ideal para ocupar el puesto.

Haz un curso relacionado con tu carrera o sector

Es muy posible que, tras un periodo de incertidumbre, deposites grandes esperanzas en tus futuras entrevistas de trabajo. Para mostrar confianza, lo primero es confiar en ti mismo y en tus capacidades. Si sientes que tu autoestima se ha visto afectada por el desempleo, ampliar tu formación puede ser una excelente forma de recuperar la confianza.

Además, participar en cursos o seminarios puede ser una manera excelente de demostrar que estás comprometido con el desarrollo profesional y te permitirá:

  • Refrescar la memoria sobre cuestiones que ya conoces, pero que quizás no domines.
  • Ampliar tus conocimientos en las áreas que has decidido reforzar para mejorar tu perfil.
  • Estar al día de los cursos y seminarios que se imparten, especialmente importante si has estado un tiempo en el paro.
  • Hacer preguntas y resolver dudas, lo cual puede resultarte muy útil de cara a la entrevista de trabajo.

Muchas organizaciones profesionales y también instituciones académicas, tanto públicas como privadas, ofrecen conferencias e imparten gran cantidad de cursos. Algunos de los más conocidos son los que ofrecen el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) y la UNED. También existen plataformas como ADAMS o MOOC, con una amplia oferta de cursos accesibles de forma gratuita por internet.

Gestiona el estrés

Si sientes que los nervios pueden jugarte una mala pasada, técnicas como la meditación o el yoga pueden ayudarte en tu vuelta al mercado laboral. La plataforma onlineGaia ofrece clases de yoga, y también puedes utilizar aplicaciones como Headspace o Calm para ayudarte a iniciarte en el mundo de la meditación. Son soluciones económicas y accesibles que pueden ayudarte a recuperar la concentración en una etapa de incertidumbre y contribuir a que te sientas activo, positivo y sereno.

Y durante la entrevista, ¡no te olvides de prestar atención a la comunicación no verbal! Es normal sentirse algo nervioso, pero la idea es evitar enviar al entrevistador el mensaje de que te pueden los nervios bajo presión.

Anticipa las preguntas del entrevistador

Si tienes un hueco en tu currículum, lo más probable es que el reclutador quiera saber por qué has pasado tanto tiempo sin trabajar. Las clave de tu respuesta será demostrar que has sido capaz de convertir una situación que a priori podría parecer negativa en algo positivo para tu carrera o tu crecimiento personal.

  • Si se trata de un intervalo corto, inferior a los seis meses, normalmente podrás explicar que has estado activamente buscando trabajo. Comenta que has realizado otras entrevistas, hablando con tu red de contactos o actualizando tu formación.

  • Si has estado en el paro durante un período superior a los seis meses, necesitas una respuesta elaborada que justifique tu inactividad. No olvides mencionar las tareas que hayas podido hacer de voluntariado o los trabajos no remunerados, por ejemplo un proyecto propio, ayuda en el negocio familiar o un periodo de aprendizaje de un profesional sénior. Estos demostrarán que eres un candidato proactivo que mantiene una rutina de trabajo y que sabe organizar su tiempo. Si tienes la oportunidad, apóyate en un portfolio para ganar credibilidad.

Lo principal es que seas honesto. Ten en cuenta que el reclutador es consciente de que hay sectores y puestos más susceptibles a la temporalidad. No hables mal de tu anterior empresa ni de situaciones laborales del pasado y trata de enfocarlas desde la positividad. Por ejemplo, si sufriste un despido, puedes comentar qué habilidades nuevas aprendiste para tus futuros empleos. Durante la entrevista, prepárate para hablar de:

Cómo has estado buscando trabajo

Debe quedar claro que eres una persona responsable con tu carrera profesional y que, por lo tanto, tu actividad en la búsqueda de empleo va más allá de revisar regularmente las ofertas que aparecen en las distintas web de empleo.

Por ejemplo, puedes explicar cómo has incorporado el networking, tu actividad en tus perfiles en las redes sociales o tu participación en eventos y encuentros con otros profesionales del sector en la búsqueda de empleo. De esta forma, no solo demostrarás al entrevistador que tu búsqueda está profesionalizada, sino que las has estado llevando a cabo con unos objetivos profesionales concretos en mente y que has dado los pasos necesarios para alcanzar el puesto para el que postulas.

Qué habilidades has adquirido

Argumenta que el periodo de desempleo ha contribuido a tu crecimiento personal porque te ha permitido adquirir nuevas experiencias o habilidades:

  • Experiencia internacional. Puede que, como tantos otros jóvenes españoles en periodo de desempleo, optaras por pasar una temporada en otro país. Si es el caso, menciónalo: los años vividos en el extranjero demuestran que eres una persona con determinación.

  • Idiomas. Tanto si tu experiencia internacional te sirvió para mejorar tu inglés (o algún otro idioma) como si decidiste aprovechar la falta de empleo para tomar algún curso, no dudes en mencionarlo. Y si puedes presentar alguna acreditación oficial, mejor.

  • Formación: Si has aprovechado el tiempo que has estado en el paro para seguir formándote, especifica qué cursos o formaciones realizaste y cómo puedes aplicar los conocimientos que has adquirido en tu futuro puesto.

Qué puedes aportar

Es el momento de poner en valor los aspectos profesionales y las experiencias laborales anteriores, incluso las que no están dentro del sector, que pueden servir como ejemplo de lo que puedes ofrecer. Destaca aquello que te diferencia, sin olvidarte de tus soft skills, y haz hincapié en tus fortalezas: organización, cumplimiento de plazos, resolución de problemas, entusiasmo, trabajo en equipo…

Reflexiona sobre qué te han aportado estas anteriores experiencias profesionales y destaca aquellas que te hayan permitido incorporar nuevas habilidades o metodologías que resultarían interesantes para tu nuevo puesto.

Qué expectativas salariales tienes

No tengas miedo ni te muestres inseguro por haber estado un tiempo en el paro. Si durante la entrevista el seleccionador te pregunta por el sueldo al que aspiras, estará tratando de averiguar si tus expectativas se corresponden con lo que la empresa ofrece. Infórmate antes sobre el sueldo habitual de un puesto de las mismas características (según la posición dentro de la jerarquía de la empresa, el tipo de compañía, la zona geográfica…) y recuerda que siempre es mejor indicar una horquilla salarial y no una cifra exacta.

Mira hacia el futuro

Durante la entrevista, en lugar de lamentarte o disculparte por tu larga etapa de desempleo o en la que has encadenado varios contratos temporales, enfatiza que en la actualidad estás preparado para cumplir con las expectativas de la empresa y del puesto al que optas. Para el entrevistador resultará más relevante que el candidato tenga en el momento presente la actitud, las habilidades y la motivación necesaria para realizar el trabajo, que cualquier circunstancia del pasado.

No dudes en recordar tu motivación para obtener este trabajo con un correo de agradecimiento tras la entrevista, personalizado para la empresa y el puesto al que optas, claro y conciso, en que podrás aprovechar para mencionar uno o dos aspectos comentados durante la entrevista para demostrar tu capacidad de escucha y análisis.

Aunque te preocupe el lapso de tiempo que has estado en el paro, piensa en este periodo como algo positivo que te ha ayudado a crecer como persona y como profesional. Como dijo Bill Gates, “está bien celebrar el éxito, pero es más importante prestar atención a las lecciones del fracaso”. Así que recuerda: has superado una etapa difícil y has adquirido nuevos aprendizajes, por lo que ahora es el momento de apostar por un empleo que te permita avanzar en tu carrera.

Foto de WTTJ

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

Bea González

Periodista

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Preparar una entrevista

La clave para realizar una buena entrevista de trabajo es estar bien preparado. Por ello, te damos nuestros mejores consejos para que estés tranquilo…

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: