Las 7 preguntas que te interesa preparar antes de una entrevista

¿Cómo preparar las preguntas para una entrevista de trabajo?

Acabas de recibir el e-mail que tanto esperabas: tu currículum ha llamado la atención de una empresa y les gustaría verte… Mañana. Por fin has logrado calmar los nervios, pero ¿no sabes cómo empezar a preparar la entrevista? Quizás de ella depende que consigas el trabajo de tus sueños, así que no puedes desaprovechar la oportunidad. ¡Que no cunda el pánico! Solo necesitas una libreta, un bolígrafo y un poco de tiempo. Además, lo que prepares te servirá para otras entrevistas. ¡Un esfuerzo insignificante si lo comparas con todo lo que te puede aportar!

Aquí tienes las 7 preguntas que debes preparar para cualquier entrevista de trabajo.

¿Por qué es importante anticipar estas preguntas?

Aunque es imposible predecir con exactitud las preguntas que te harán, algunas se repiten de manera tan frecuente que sería demasiado arriesgado no prepararlas por adelantado. Recuerda que en una entrevista no debes contentarte con exponer tu trayectoria: si quieres convencer al entrevistador, debes justificar con ejemplos todo lo que dices. Si te centras en las siete preguntas que te proponemos, podrás dar respuestas argumentadas y contundentes y multiplicar así tus posibilidades de éxito.

Si al final no te hacen las preguntas, tu esfuerzo no será en vano, pues el hecho de haberlas preparado hará que te sientas más seguro de ti mismo durante la entrevista y esto te permitirá elaborar argumentos que a lo mejor no se te hubieran ocurrido, ordenar tus pensamientos, dirigir la conversación, resultar más convincente y tener más claras tus puntos de referencia. ¡Y todo esto te dará más confianza a la hora de afrontar la entrevista!

¿Cómo las preparo?

La mejor forma es reflexionar con una libreta y un bolígrafo, ya que:

  • Memorizarás mejor tus ideas si las escribes.
  • Si eres un adepto al last minute, tener las notas apuntadas en una libreta te permitirá releerlas de camino a la entrevista.

Vamos allá. Estas son las preguntas que debes prepararte:

“Háblame de ti”

Esta famosa pregunta, casi inevitable, es un preámbulo que a primera vista puede parecer sencillo pero que, en ocasiones, logra descolocar a más de un candidato. Esta manera de arrancar la conversación no es ni una pregunta trampa, ni una pregunta difícil. Así pues, ¿cómo hay que responder cuando te piden que te presentes? Tienes que tomártelo como una oportunidad para evocar las experiencias más significativas de tu trayectoria, hablar de tu situación actual o incluso de lo que buscas. Preparar esta pregunta te permitirá dirigir la conversación hacia el tema que te haga sentir más cómodo y evitará que te pierdas en un monólogo indeciso, pero sobre todo, te ayudará a poner de relieve tus virtudes.

“¿Por qué te has presentado como candidato para este puesto en nuestra empresa?”

Los entrevistadores quieren asegurarse de que sabías dónde te estabas metiendo cuando enviaste tu candidatura. Esta pregunta les permite hacer una selección entre las personas que enviaron su currículum al azar y las personas realmente motivadas. Prepara una respuesta que transmita cómo eres y lo que buscas, y que a la vez demuestre que conoces bien la empresa.

Puedes empezar mencionando lo que más te gusta del puesto, así como los aspectos que son importantes para ti profesionalmente: el sector de actividad, el ambiente de trabajo, algún punto concreto de la tarea que proponen, las posibilidades de evolución, la cultura de la empresa… Una buena introspección te permitirá además asegurarte de que tus expectativas coinciden con la realidad del puesto.

En segundo lugar, te aconsejamos que hagas una búsqueda exhaustiva sobre la empresa. Si no eres capaz de hablar con precisión sobre la actividad de la empresa, la mayoría de los entrevistadores lo considerará como un elemento excluyente. Por ello, antes de la entrevista, debes conocer los siguientes detalles sobre la empresa:

  • El nombre del director

  • La fecha de creación

  • El resumen de la actividad en dos frases

  • Los principales competidores

  • Las últimas noticias (colaboraciones, adquisiciones, nueva tecnología presentada)

  • Los valores

  • Los nombres de varios clientes

De hecho, es posible que te pregunten: “¿Hay alguna de las últimas noticias sobre nuestra empresa te haya interesado especialmente?”. No dudes en informarte sobre el sector de actividad: el simple hecho de leer artículos te permitirá hacerte con la jerga y emplear algunos términos técnicos durante la entrevista sólo puede beneficiarte.

“¿Cuál ha sido tu mayor logro profesional hasta el momento?”

Con esta pregunta el entrevistador quiere saber qué eres capaz de hacer cuando estás en tu mejor momento. Sentirte cómodo y hablar con orgullo de tus logros es esencial para transmitir que eres capaz de obtener resultados tangibles. Incluso si el entrevistador no te hace la pregunta, puedes intentar “colar” la respuesta que has preparado en la conversación, para ganar puntos.

Por otro lado, también puedes preparar alguna anécdota relacionada con una situación que te haya dado problemas o alguna situación complicada a la que hayas tenido que enfrentarte (por ejemplo, un despido). Explica cómo conseguiste superarla y demuestra que supiste mantenerte optimista y perseverante a pesar de las dificultades. Destaca que conseguiste superar un obstáculo ¡y que aprendiste haciéndolo!

“¿Qué pondrías en práctica si consiguieras el puesto?”

Un pasado profesional adecuado, buenas cualidades, un discurso atractivo… Sin duda todo ello te ayudará a dar una buena impresión en la entrevista de trabajo. Pero, aunque existen varias fórmulas para convencer al entrevistador de que eres el candidato adecuado, te aconsejamos que menciones cosas concretas. Esto demostrará que, aunque aún no te han dado el puesto, ya tienes claro cómo dirigirías el timón.

Para poder responder a esta pregunta, tendrás que identificar bien las exigencias del puesto. Debes estudiar en profundidad las necesidades y proponer acciones concretas que pondrías en marcha. En resumen, intenta demostrar el impacto que tendrías dentro de la empresa si te eligieran. Y, aunque no te hagan pregunta, ¡no dudes en tomar la delantera!

“¿Por qué crees que deberíamos contratarte?”

En este caso, el entrevistador te está pidiendo que te pongas en su lugar y le expliques por qué eres el mejor candidato para el puesto. Esta pregunta pondrá de manifiesto tu poder de convicción, la confianza que tienes en ti mismo y tu motivación.

Para prepararla, te aconsejamos que leas detenidamente la descripción del puesto y compares los criterios descritos con tu experiencia y tus habilidades. Pon de relieve todos los puntos en los que encajes e insiste en los detalles que te hacen destacar entre los demás.

“¿Qué expectativas salariales tienes?”

Cuando contestes a esta pregunta, no intentes seducir al entrevistador. La idea es, más bien, que no te coja desprevenido. Si no preparas esta pregunta, seguramente acabarás infravalorando el salario que te mereces, ya que al contestar estarás nervioso y sentirás presión. Contestar mal también te perjudicará durante negociaciones futuras relacionadas con la remuneración. Por ello, ¡no dejes que esta pregunta te pille por sorpresa!

Pero, ¿cómo se negocia el salario en una entrevista? No busques la respuesta solo: pide consejo y consulta en Internet los salarios medios del puesto en cuestión en el mismo sector. También puedes buscar ofertas de empleo similares que incluyan una horquilla salarial.

“¿Tienes alguna pregunta?”

El final de la entrevista es un momento clave, ¡que no puede salir mal! Es muy importante que contestes bien a esta famosa pregunta. Si terminas con un “No, no tengo ninguna pregunta” transmitirás una señal más bien negativa al entrevistador. Si has preparado bien la entrevista y tienes suficiente información y argumentos, intenta pensar alguna pregunta final que demuestre tu curiosidad. Aquí tienes algunas ideas que puedes anotar en tu libreta:

  • ¿Qué proyectos tiene la empresa a corto plazo?

  • ¿Cuáles son las siguientes etapas del proceso de selección?

  • ¿Hay posibilidades de ascenso?

  • ¿La empresa va a lanzar su actividad en otros países?

Preparar bien estas siete preguntas hará que puedas presentarte a la entrevista con una base sólida y afrontar la prueba más tranquilamente. ¡Así tendrás la suerte de tu parte! Pero no olvides que una entrevista es un diálogo entre dos personas: el entrevistador te hará muchas preguntas, pero tú también tendrás que hacerle las tuyas. Aprovecha la oportunidad para transmitirle, una vez más, tu interés y curiosidad, así como tus ganas de crecer con la empresa.

Para ir mas lejos:

Si tienes tiempo y quieres preparar más preguntas antes de la entrevista, aquí tienes una lista más completa:

Traducido por María Gutiérrez

Foto de WTTJ

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

Sarah

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Preparar una entrevista

La clave para realizar una buena entrevista de trabajo es estar bien preparado. Por ello, te damos nuestros mejores consejos para que estés tranquilo…

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: