Proceso de selección: entrevista con RR. HH. vs entrevista con el CEO

Entrevista con RR. HH. vs entrevista con el CEO

Después de la entrevista que tuviste con el responsable de Recursos Humanos, muchas empresas te propondrán un último encuentro con el que será tu mánager o con el CEO en empresas pequeñas). Lo que te espera como candidato es distinto. ¿Qué debes tener en cuenta en cada una de estas entrevistas? ¿Por qué (y en qué) son diferentes? Y, sobre todo, ¿cómo prepararlas?

A la hora de enfrentarte a un proceso de selección para conseguir un puesto de trabajo, debes ser consciente de que pasarás por varias etapas y entrevistas. Para que la empresa te considere el candidato idóneo, debes saber cómo afrontar cada una de ellas y qué habilidades y aptitudes te interesa destacar.

En general, debes entender la entrevista de trabajo como un intercambio constructivo: a la empresa le permite asegurar que tu perfil coincide con lo que están buscando; a ti, comprobar que el puesto encaja con lo que buscas para el siguiente paso de tu carrera. Por eso, si todo ha ido bien y has llegado a la última etapa en la que conocerás a tu posible responsable dentro de la compañía o al CEO, debes tener en cuenta que la conversación será diferente a la que tendrías con el responsable de RR. HH.

1. Entrevista con el recruiter o el responsable RR. HH.

Qué puedes esperar

Cuando uno se presenta para un puesto de trabajo, la primera persona con la que habla por teléfono (o cara a cara) suele trabajar en el departamento de Recursos Humanos de la empresa. Esta primera entrevista tiene como objetivo conocerte, repasar tu trayectoria profesional, juzgar tu motivación y determinar si tu personalidad se ajusta a la empresa y al puesto vacante.

Pero además de tu trayectoria laboral, tus intereses personales, tu experiencia adicional, tus idiomas, tus estancias en el extranjero o los cursos que hayas realizado también hablan de ti como profesional. Por lo que es muy posible que estos también sean temas que se traten durante la entrevista con el recruiter.

Por último, es muy posible que el seleccionador te pregunte por tus expectativas profesionales: querrán saber si están en sintonía con los objetivos que tiene la empresa y el departamento en el que trabajarás. Según la información que te proporcione el entrevistador, este primer contacto te servirá para hacerte una idea de la manera en la que funciona la empresa.

Cómo te puedes preparar

Para este primer encuentro, es conveniente que conozcas los datos básicos de la empresa y que estés al día de sus novedades, como las principales áreas de negocios o las últimas noticias publicadas en prensa. Es el momento de demostrar que eres el candidato ideal para ocupar el puesto, y para ello nada mejor que mostrar que estás familiarizado con la empresa. La web de la compañía y sus perfiles en redes sociales son fuentes de información fiables y muy accesibles.

A la hora de presentar tu trayectoria profesional, no te lances con un detallado informe de toda tu experiencia profesional: es mejor que enfatices aquellos logros que guarden una mayor relación con la actividad que desempeñarás en la empresa. Incluye detalles como tus conocimientos informáticos o referencias al trabajo en equipo que has llevado a cabo. Por ejemplo, si quieres acceder a un empleo en el que se exija una visión global de los proyectos o que requiera relaciones con filiales en otros países, es bueno que hables de los años que has vivido en el extranjero y que menciones tus títulos oficiales de idiomas.

Puedes recurrir a LinkedIn para estudiar el perfil de otros empleados con tu puesto (o con alguno similar) en la empresa y ver qué habilidades destacan: estudios, programas informáticos que dominan, idiomas, etc. Esto te permitirá identificar tus puntos fuertes y poder resaltarlos durante la entrevista. Tal como aconseja Mark a Spud en la película Trainspotting (1996) justo antes de su entrevista con los Servicios Sociales para conseguir un trabajo en el sector del ocio: “Tienen que ver que te esfuerzas”.

Cuando sea tu turno de preguntar (normalmente al final de la entrevista), interesarte por las posibilidades de ascenso, si existen colaboraciones con otras empresas o los motivos que han llevado a la compañía a buscar un candidato para este puesto (por ejemplo, si vas a sustituir a alguien o es un puesto de nueva creación). De nuevo, te servirá para demostrar tu interés.

2. Entrevista con tu mánager o con el CEO

Qué puedes esperar

Estás muy cerca de conseguir el puesto: ya has hablado de tu carrera profesional, has explicado cuáles son tus expectativas y has preguntado por la cultura empresarial. Ahora es el turno de la empresa. En esta última entrevista, tu interlocutor hablará mucho: te explicará quién es, qué hace en la compañía y qué está buscando.

Si quien tienes delante sigue los consejos de Jeff Bezos, que contrataba a empleados para una empresa de inversión antes de convertirse en CEO de Amazon, es posible que te plantee un problema imaginario o un reto real de la compañía para ver cómo reaccionas en situaciones difíciles. Este enfoque de entrevista por parte del CEO es bastante habitual, aunque puede tener distintos formatos. Por ejemplo, Gianpaolo Santorsola, CEO de Adevinta Spain (matriz de Fotocasa, Habitaclia, InfoJobs o Milanuncios, entre otras) siempre hace esta pregunta en las entrevistas de trabajo: “Háblame de alguna vez que hayas tenido un problema y hayas pensado ‘no sé ni por dónde empezar’, y cuéntame qué hiciste a continuación”. ¿Su objetivo? Detectar en el candidato la capacidad de aprender de una forma ágil.

Ya sea con tu futuro mánager o con el CEO, es muy posible que en esta entrevista se interesen por tu recorrido profesional. Pero no necesariamente sobre los puestos que has ocupado (por esto ya te habrá preguntado el responsable de Recursos Humanos), sino por las decisiones que has tomado. Por ejemplo, si has cambiado muchas veces de trabajo recientemente, no resultará extraño que quiera saber por qué: quizás en este momento la compañía esté buscando invertir en un empleado a largo plazo para formarle en un nuevo sistema de compras o de gestión. Responde con honestidad: no dice nada malo de ti el hecho de haber cambiado de trabajo, siempre que puedas explicar los motivos.

Cómo te puedes preparar

Esta entrevista es diferente de las anteriores, ya que, más allá de descubrir si tus experiencias y aptitudes hacen de ti un buen candidato, lo que busca un mánager o un CEO es saber si encajas en la visión que tienen para la empresa y en la manera de trabajar en el día a día. Es complicado saber de antemano qué esperar exactamente, ya que cada CEO busca unos valores distintos en sus empleados.

De todas formas, siempre tendrás la oportunidad durante la entrevista de explicar qué puedes aportar y mostrar tus conocimientos sobre el sector. Para ello, puedes apoyarte en experiencias laborales anteriores que sirvan de ejemplo. También es tu oportunidad para demostrar que eres resolutivo y eficiente, y que tienes imaginación.

Cada mánager o CEO utilizará una fórmula diferente, pero sin duda debes esperar que intenten averiguar tu capacidad para solucionar problemas en el día a día: un jefe busca un colaborador que le ayude a alcanzar sus objetivos. Por ejemplo, según explicaba en una entrevista el actual CEO de la empresa Lucky Brand, Matthew Kaness, un candidato llegó a la entrevista con una lista de sugerencias sobre cómo mejorar la app de la empresa de la que él era CEO en aquel momento: “Me gustó su iniciativa. Creo que cualquier persona debería llegar a una entrevista con miles de ideas”.

Antes de la entrevista puedes dedicar algo de tiempo a buscar información sobre el CEO o el futuro responsable con el que te vayas a entrevistar: te ayudará a conocerle mejor y a afrontar la entrevista con más confianza, sabiendo lo que tenéis en común… ¡Ser directivo no significa ser un extraterrestre!

El mundo laboral es un lugar muy competitivo: el éxito hay que ganarlo cada día y en cada paso. Y si al final no consigues el puesto, aprovecha la experiencia para aprender y seguir avanzando.

Foto de WTTJ

Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook, LinkedIn, Instagram o Twitter y suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestros últimos artículos.

Bea González

Periodista

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Preparar una entrevista

La clave para realizar una buena entrevista de trabajo es estar bien preparado. Por ello, te damos nuestros mejores consejos para que estés tranquilo…

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: