Candidatura fantasma: qué hacer cuando no has obtenido respuesta

Candidatura sin respuesta: qué hacer

¿Habrán recibido mi solicitud? ¿Tengo que volver a contactar o simplemente espero pacientemente? Si has estado enviando tu currículum y has rellenando varias solicitudes de empleo, pero como contestación solo has obtenido silencio, no desesperes. Lamentablemente, es una situación habitual: casi el 75% de los solicitantes de empleo no reciben ningún tipo de respuesta a sus candidaturas. Te explicamos cómo proceder ante una de estas “candidaturas fantasma”.

Gestionar un proceso de selección puede convertirse en una auténtica carrera de fondo. Para evitar caer preso de la incertidumbre y conseguir que tu solicitud no termine en el cajón de las olvidadas, es fundamental que incluyas en tu proceso de seguimiento de candidaturas un apartado para los contactos con la empresa.

Si presentas una candidatura espontánea, ten en cuenta que no estás participando en ningún proceso de selección, por lo que más allá de un e-mail de confirmación, en el que te indiquen que han recibido tu currículum y que lo archivan, resultará más complicado obtener una respuesta. Si decides enviar un recordatorio a la empresa, puedes optar por recordarles en qué puesto crees que encajaría tu candidatura y tu interés en que te tengan en cuenta para futuros procesos de selección.

La situación cambia si respondes a una oferta de trabajo. Tanto si no obtenido respuesta a tu candidatura como si, tras un primer intercambio con la empresa, esta ha dejado de responder a tus correos electrónicos, te damos las pistas de cómo actuar. Muchos reclutadores esperarán que insistas, pero debes saber hacerlo de la forma adecuada. ¡Ser proactivo puede marcar la diferencia!

1. Elige el momento adecuado

Hace unos días que mandaste la solicitud de empleo y te mueres de ganas por obtener una respuesta.Primer consejo: espera. Los procesos internos de revisión de solicitudes, toma de decisiones y programación de entrevistas requieren tiempo, por lo que conviene que des un margen prudencial a la empresa antes de lanzarte a enviar recordatorios a los seleccionadores.

De entrada, revisa la oferta para detectar si se mencionan fechas o plazos límite para la recepción de las candidaturas. Esto te dará una pista y podrás marcar en tu agenda cuando iniciar el seguimiento. Si mencionan una fecha en la oferta (o si te han informado en algún correo electrónico anterior), asegúrate de esperar hasta después de la misma para iniciar el seguimiento, ya que si lo hicieras antes podrías parecer demasiado impaciente y esta actitud podría jugar en tu contra.

En caso de que no haya ningún calendario establecido, el tiempo que debes esperar variará según el tamaño de la empresa:

  • En una gran empresa, es conveniente respetar un periodo mínimo de diez días.

  • Si se trata de una start-up, el trato suele ser más informal y te puedes sentir más libre de intentar contactar con ellos solo una semana después.

Y, por supuesto, si en la descripción del empleo se establecía específicamente que los solicitantes no deben llamar o enviar un correo electrónico para conocer el estado de la solicitud, no lo hagas. Respeta los deseos de la empresa y evita iniciar cualquier tipo de comunicación con ellos.

2. Busca el canal de comunicación más efectivo

“El medio es el mensaje”, como decía el filósofo y teórico de la comunicación Marshall McLuhan. Por eso, elegir el canal adecuado para volver a conectar con la empresa es clave si quieres obtener los resultados que esperas. Correo electrónico, LinkedIn, teléfono, redes sociales… Las opciones son diversas, pero no todas funcionan igual.

Correo electrónico

Menos intrusivo que el teléfono, un correo electrónico te permitirá explicar con precisión los argumentos que justifican tu interés por ese puesto de trabajo. También facilitas que el reclutador te pueda contestar en el momento que le sea más conveniente, sin interferir en su agenda de trabajo diaria. Además, también permite que ambos tengáis un registro de la correspondencia, que podréis recuperar en cualquier momento.

Si te decantas por recontactar con la empresa mediante un e-mail, ten en cuenta estos criterios:

  • El asunto es crucial y determinará que abran o no tu correo. No te olvides de escribir el título del puesto que solicitaste y tu nombre.

  • Si ya ha habido una comunicación previa con tu interlocutor, es mejor responder al último correo electrónico que os mandasteis que empezar uno nuevo.

  • El cuerpo del texto debe ser corto, con máximo de tres párrafos, y expresar de manera clara tus motivaciones y tu interés en la empresa y en el puesto de trabajo.

  • No utilices plantillas preestablecidas y exprésate con tus propios argumentos. Serás mucho más convincente y tu interlocutor detectará sinceridad y cercanía.

  • Y, sobre todo, repásalo para que no tenga faltas ortográficas ni gramaticales. En el corrector de tu ordenador tienes un aliado, no dudes en utilizarlo. Un error puede costarte un empleo.

  • Un consejo extra: envíalo de martes a jueves. Los lunes y viernes suelen ser días de transición y es más que probable que tu correo quede enterrado entre muchos otros.

LinkedIn

En los casos en que no tengas una dirección de correo electrónico concreta a la que escribir, un mensaje de LinkedIn también puede ser una interesante vía de contacto. Si ya habías contactado anteriormente con el responsable de Recursos Humanos de la empresa o con el seleccionador que gestiona las candidaturas para el puesto que te interesa, podrás escribirle directamente. Si no, deberás enviarle primero una solicitud de contacto, a riesgo de parecer demasiado insistente.

Además, en el caso de que conozcas a algún empleado de la compañía, puedes aprovechar para informarle de que solicitaste un puesto de trabajo, averiguar en qué fase se encuentra el proceso de selección o, incluso, conseguir una recomendación.

Alternativas que conviene evitar

  1. Hacer el seguimiento mediante una llamada telefónica solo se recomienda si:
  • Es la única forma que tienes de comunicarte con la empresa.
  • La empresa o el reclutador, con quien ya has establecido algún contacto anterior, te lo han especificado.

En caso de tener un teléfono móvil de contacto, evita los mensajes breves mediante WhatsApp o aplicaciones similares, ya que puede dar la sensación de que invades el terreno personal de tu interlocutor.

  1. Utilizar las redes sociales de la empresa para hacer consultas sobre la oferta laboral: los seleccionadores podrían percibir que les expones a un cierto escrutinio público. En cambio, ten en cuenta que seguir la página de LinkedIn, Facebook, Twitter o Instagram de la compañía se puede percibir como algo positivo que demuestra tu interés por su cultura empresarial y por aquello que están haciendo.

  2. Un seguimiento presencial de tu candidatura solo está justificado en caso de que hicieras tu solicitud de la misma manera. Si se da esta situación, pregunta educadamente si podrían concederte una entrevista. Prepárate para resumir de manera concisa tus motivaciones y calificaciones, puesto que, si tienes la suerte de que te dediquen un poco de su tiempo, es oro.

3. Construye un discurso breve

Imagínate un buzón de entrada saturado de correos de otros candidatos o un teléfono que no para de sonar en la oficina. Elijas el canal que elijas, evita colapsar a tu interlocutor y, para ello, la premisa no puede ser más clara: sé breve y conciso. Asegúrate de estructurar muy bien tu discurso y de expresar dos ideas clave:

  • Que continúas estando interesado en el trabajo.
  • Que agradecerías la oportunidad de tener una entrevista y/o de saber cuáles son los siguientes pasos a seguir.

Si consideras que en las comunicaciones anteriores olvidaste mencionar alguna experiencia o habilidad que pueda ser relevante para este empleo, puede ser un buen momento de mencionarla. Pero tu texto debe ser muy directo, así que no te compliques y sintetiza: recuerda que la finalidad de este correo es obtener, a ser posible, una actualización de estatus de tu solicitud o candidatura.

4. Sé educado y profesional

El silencio puede ser molesto. Que te digan que te escribirán o te llamarán y no lo hagan, todavía más. Pero ante todo, no pierdas los nervios. Contacta con tu interlocutor sin parecer insistente, ansioso, inseguro o desesperado. Todas estas actitudes pueden resultar impertinentes y, sin duda, restan puntos a tu candidatura.

Mantén la profesionalidad y la humildad, y no utilices un lenguaje demasiado informal, aunque ya haya habido alguna comunicación previa. Si estás tramitando otras ofertas y has recibido respuesta de otras compañías, puedes sugerirles sutilmente que hay otras empresas interesadas en tu perfil, para tratar de agilizar el proceso.

Nunca utilices un tono impertinente o amenazante: aunque finalmente se comuniquen contigo para darte una respuesta negativa. Ante esta situación, de nuevo, profesionalidad. Responde al correo electrónico o a la llamada, ya que siempre es positivo dejar una buena impresión al reclutador. El futuro puede dar muchas vueltas. Tampoco tengas reparo en preguntar los motivos de la decisión. Se trata de aprender y de mejorar lo que estuvo mal para que no se repita en futuras ocasiones.

5. Retírate a tiempo

En toda batalla hay que saber cuándo es mejor abandonar. Si bien hacer el seguimiento de una solicitud de la manera correcta y recordar a la empresa tu interés te puede ayudar a conseguir esa deseada entrevista, también hay que saber detectar cuando corres el riesgo de convertirte en un candidato molesto, y evitarlo.

Si ya has intentado comunicarte un máximo de tres veces, con un mínimo de un par de semanas entre mensajes, y sigues obteniendo el silencio como respuesta, retírate. Es mejor que no sigas insistiendo y que focalices tus esfuerzos en solicitar otros empleos y en localizar nuevas vacantes. Y no te preocupes, seguramente si una empresa no te responde, significa que no es la más adecuada para ti.

Foto de WTTJ

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

Laia Antúnez

Freelance Content Creator

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Gestionar el proceso de selección

Para preparar una buena candidatura y encontrar tu lugar en la tribu de tus sueños, es fundamental aprender a organizarse. Welcome to the Jungle te i…

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: