‘Lagom’: la receta sueca para conciliar vida laboral y familiar

‘Lagom’: la receta sueca para conciliar vida laboral y familiar

¿Y si se nos ofreciera la posibilidad de trabajar ni mucho, ni poco, sino simplemente lo justo y necesario? ¿Y si, además, eso nos ayudara a ser más productivos, o incluso más felices?

En Suecia tienen un término para describirlo: lagom, que significa “ni mucho, ni poco”, “lo suficiente” o “en su justa medida”, según el contexto. Básicamente, el lagom es un concepto que se basa en la moderación frente al exceso. Un proverbio sueco afirma lagom är bäst, es decir, “la moderación es lo mejor” o, como se diría en español, “en el término medio está la virtud”.

Los medios de comunicación internacionales llevan tiempo haciéndose eco del lagom como una posible forma de disfrutar de una vida equilibrada. En el ámbito laboral, esto se traduce en un equilibrio entre la vida profesional y la personal, tan difícil de conseguir y considerado por algunos como el ingrediente secreto del éxito de muchas empresas suecas. Por si esto fuera poco, resulta que Suecia posee una de las tasas de empleo más altas de Europa, tanto entre la población general como entre las mujeres, tal y como refleja la estadística más reciente del Eurostat.

Lagom no es, ni mucho menos, la primera palabra escandinava en ponerse de moda en el extranjero (el hygge danés ya causó furor hace unos años). Y aunque los suecos emplean el término lagom de manera cotidiana, ¿tiene el mismo significado para ellos que para los extranjeros fascinados por esa aparente felicidad escandinava? Para entender el lagom y cómo se aplica realmente en las empresas suecas hemos hablado con Lotta Dellve, profesora de la Universidad de Gotemburgo, en el suroeste de Suecia. Dellve lleva estudiando las condiciones laborales en Suecia desde la década de los 90 y ha sido galardonada por sus investigaciones sobre cómo las empresas pueden crear entornos sostenibles en los que los empleados prosperen.

Antes de profundizar en tu investigación laboral, nos haría falta una pequeña clase de idiomas. ¿Qué quiere decir lagom?

Yo diría que significa “suficientemente bueno”. En el habla cotidiana utilizamos lagom cuando creemos que algo existe en su justa medida. En el trabajo, esto se traduce en rendir lo suficiente, con un equilibrio entre nuestros recursos y lo que nuestro trabajo necesita de nosotros.

Parece que lagom viene de la antigua palabra sueca laghum, que se podría traducir como “según la ley”, o “según la costumbre”, aunque su significado ha evolucionado a “suficientemente bueno”, como tú dices, o “en su justa medida” ¿Se corresponde esta imagen con el concepto de lagom en el lugar de trabajo?

Sí, la búsqueda de lagom en el trabajo es algo que también debe hacerse teniendo en cuenta las necesidades y los recursos del grupo. Confiando en que todos asuman su papel y se apoyen mutuamente de la mejor manera posible. En la oficina, trabajas con tus compañeros en un ambiente colaborativo. Si te dedicas a consumir todos los recursos y a llevarte todo el mérito, a la larga eso no es bueno ni para el grupo ni para ti.

¿El concepto de lagom podría traducirse en un mejor equilibrio entre la vida laboral y la personal o esta es una idea demasiado simplista?

Un aspecto central de lagom es el equilibrio entre el trabajo y la vida privada. Esto significa dedicar un esfuerzo lagom (es decir, el justo y necesario) al trabajo, de forma que tengas tiempo de recuperarte después. Cada empleado tiene que aprender cuál es su nivel de lagom en el trabajo, lo cual implica encontrar un equilibrio entre, por un lado, la flexibilidad –compromiso, entusiasmo, aprendizaje y creatividad– y, por otro, la estabilidad, centrada en la función formal y estructurada que se nos ha asignado en el trabajo.

Contar con un equipo es muy útil para lograr este equilibrio. Si mis compañeros me dicen: “Lotta, ya has hecho bastante, ¿no?”, puedo responder: “Sí, creo que es lagom” (suficiente). Los empleados que trabajan solos no tienen la posibilidad de aprender de los demás para encontrar este equilibrio. Están más expuestos a no conseguirlo, sobre todo si son jóvenes o están en una situación precaria, pues no les queda otra que decir que sí a todo, todo el tiempo. Es importante no dejarse dominar por la lógica del mercado, asumir una responsabilidad individual y colectiva, y tratar de encontrar lagom para todo el grupo.

Quienes observamos Suecia desde fuera, diríamos que lagom significa menos tiempo en la oficina y más tiempo para hacer otras cosas: familia, amigos, aficiones…

Sí y no. En primer lugar, en Suecia trabajamos muchas horas en relación con otros países, y en relación con el lagom en el trabajo, no todo son historias de éxito. Si observamos las encuestas de Eurofound, vemos que la intensidad del trabajo es de las más elevadas, con largas jornadas laborales y poco descanso entre ellas. Así que, efectivamente, trabajamos demasiado y eso es un problema. El estrés en el trabajo también es muy alto, sobre todo entre los trabajadores jóvenes y en el sector público. Se han llevado a cabo numerosos esfuerzos a nivel organizativo para prevenir el estrés y crear, tanto condiciones previas como actuaciones, que permitan encontrar el equilibrio entre trabajo y vida privada con el fin de sobrellevar la intensidad de la vida laboral.

Pero, por lo general, la gente vuelve a casa sobre las 5 de la tarde, ¿no?

Sí. Tenemos una jornada laboral de ocho horas, y existen leyes y normativas para evitar que se trabaje más de la cuenta. Hemos probado la jornada de seis horas en diferentes proyectos, que han dado resultados positivos y han demostrado que sería una buena idea ponerla en práctica. También tenemos normas que prohíben enviar correos electrónicos los fines de semana y no molestar a los compañeros después de las 5 de la tarde.

No es que Suecia sea un país sin historias de éxito empresarial. De allí han surgido marcas como Spotify, Ikea y Volvo, por mencionar algunas de las más famosas. ¿Cómo repercute el lagom en el rendimiento empresarial?

Si encuentras tu nivel de lagom, podrás dormir bien, pasar tiempo con tu familia o amigos y hacer ejercicio. Y si consigues hacerlo cada día, podrás trabajar mejor y durante más años, lo cual no solo es bueno para ti, sino también para tu empresa y para los jóvenes empleados, que pueden aprender de tu experiencia. Tendrás una mejor vida laboral. Por el contrario, si no lo encuentras, aumentará el riesgo de que enfermes o pierdas la motivación en el trabajo.

Otro punto positivo es que el lagom fomenta el aprendizaje continuo. Al poder ser más creativos, los empleados se sienten más satisfechos, y eso es realmente importante. Cuantas mayores oportunidades de aprendizaje –tanto individual como colectivo– existan en una empresa, mayores serán sus beneficios.

He leído que en un lugar de trabajo donde se aplica el lagom, el papel del jefe se parece más al de un entrenador de fútbol que al de un mánager. ¿Es eso cierto?

Sí, totalmente. Este tipo de liderazgo se centra en impulsar el desarrollo en el grupo, con un objetivo colectivo: chutar el balón. Esto contrasta bastante con el típico superior que simplemente les dice a sus empleados lo que tienen que hacer. En Suecia ya probamos ese estilo de gestión durante un periodo de unos 15 años, y observamos un aumento de las bajas por enfermedad y menos implicación por parte de los empleados, por lo que ahora intentamos volver a un estilo de liderazgo más colaborativo basado en promover la confianza en el lugar de trabajo. Como resultado, hemos visto un mayor nivel de compromiso laboral entre los empleados, pero también entre los clientes, ya que las decisiones se toman de forma comunitaria.

También nos hemos dado cuenta de que este enfoque es más eficiente, ya que quienes llevan a cabo las tareas más cualificadas en una empresa no son los jefes, sino los empleados. Al remitir mayores responsabilidades a los empleados, las tareas llevan menos tiempo y pueden resultar más relevantes para los clientes.

A pesar de todo esto, el lagom en Suecia no es un objetivo declarado, ni para las empresas ni para los políticos, quienes prefieren utilizar otros términos a la hora de medir el éxito. ¿A qué se debe esto?

Lagom es una palabra que usamos a diario, pero en el ámbito de la investigación empleamos otros términos, como por ejemplo “desarrollo sostenible”. Creo que conceptos como la sostenibilidad (hållbarhet en sueco) funcionan mejor a la hora de pensar en el colectivo como un todo.

Como jefe, puedes decirle a un empleado: “Creo que nuestro rendimiento ha sido lagom”. Pero no te jactarías de ser la empresa más lagom del mundo. El concepto de lagom no se centra en ganar ni en ser el mejor, sino en ser lo suficientemente bueno y en ser sostenible a largo plazo. Yo no usaría la palabra lagom para vender algo, pero sí me fiaría de un jefe que hablara de lagom.

Según el contexto, lagom puede significar “la justa medida”, pero también “poco”. Si una fiesta es “lagom kul”, significa que es “poco divertida”. Algunos critican el lagom, pues afirman que anula la creatividad y no motiva a los empleados a rendir. Los empleados pueden llegar a perder el interés y sentirse infelices, ya que saben que no se les ofrece la oportunidad de aspirar a metas muy altas.

Creo que eso es verdad. Puedes usar el lagom como excusa para no dar lo mejor de ti. También puede ocurrir que un grupo justifique que se ha trabajado de forma lagom, de forma que si alguien estuviera interesado en hacerlo aún mejor podría sentirse obstaculizado.

¿Tiene esto que ver con Janteloven, o la ley de Jante, una famosa norma cultural de autocontrol existente en los países escandinavos y según la cual nadie debería creerse mejor que los demás?

Efectivamente. La idea de que nadie es mejor que nadie, tal y como sostiene Janteloven, podría estar relacionada con el lado negativo del lagom. Pero no tengo claro que el Janteloven siga teniendo tanto peso en Suecia. Creo que el lagom tiene que ver con el equilibrio y la sostenibilidad. La mayoría de los suecos estamos muy implicados en nuestro trabajo y necesitamos el lagom para encontrar el equilibrio adecuado.

Suecia está cambiando. ¿Los suecos siguen siendo tan fieles al estilo de vida lagom como antes?

En Suecia el lagom no alcanza a todo el mundo, y esto es algo que nos preocupa. Ciertos grupos ni siquiera tienen la posibilidad de disponer de una cantidad de trabajo lagom. Es por eso que en el sector académico nos preocupa tanto la igualdad de género, los inmigrantes y las personas en situación laboral precaria, y hacemos todo lo posible por identificar los problemas y estudiar las actuaciones de apoyo. Existen numerosos estudios que señalan las consecuencias del empleo precario para la salud, y también hay un alto grado de concienciación sobre los retos y las normas para evitar el empleo abusivo contra los trabajadores. Sin embargo, las antiguas tensiones entre la lógica del mercado, la seguridad social y los derechos humanos siguen estando presentes en Suecia.

Traducido por Rocío Pérez / Foto de WTTJ

Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook, LinkedIn, Instagram o Twitter y subscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestros últimos artículos.

Etiquetas

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¿Volveremos a ser nómadas?

¿Es el nomadismo digital una moda para veinteañeros o una tendencia asentada con motivo de la pandemia y la generalización del teletrabajo?

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: