Cómo destacar gracias a tus aficiones

Cómo destacar tu candidatura gracias a tus aficiones

Tanto si te gusta explorar tierras lejanas, como si coleccionas cartas Pokémon o eres fanático del fútbol, ha llegado la hora de hacerlo saber a los demás. Lo creas o no, las empresas se interesan cada vez más por las aficiones de los candidatos, por lo que ya no basta con añadir “la lectura, el deporte y el cine” al final de tu currículum, como hace todo el mundo. Te contamos por qué hoy los entrevistadores prestan tanta atención a tus actividades de ocio.

Por qué es importante hablar de tus aficiones

Durante mucho tiempo, las actividades de ocio, voluntariados y otros proyectos personales han ocupado un lugar secundario a la hora de buscar empleo, por detrás de las habilidades profesionales, los títulos o el software que sabes manejar. En el pasado,todo lo que no formara parte de las experiencias profesionales y las “habilidades duras” (hard skills) apenas se mencionaba, ni por parte de los candidatos al enviar sus candidaturas, ni de las empresas durante la entrevista.

En 2011, seis investigadores del Centro Nacional para la Investigación Científica de Francia y la federación francesa para el Trabajo, el Empleo y las Políticas Públicas se interesaron por este tema y enviaron 7.553 candidaturas falsas para puestos en los sectores informático, bancario y de seguros. Llegaron a la conclusión de que incluir voluntariados no tiene una influencia particularmente positiva e incluso a veces puede tener una influencia negativa sobre el índice de respuesta.

Según Jean-François Connan, director de Responsabilidad e Innovación Social del Grupo Adecco, este resultado no es sorprendente: “La mayoría de los entrevistadores son muy convencionales y se centran en la formación y la experiencia profesional del candidato. Pero las cosas están cambiando. El contenido de la parte final del currículum es cada vez más importante, pues suscita interés y destaca las diferencias”.

“Las cosas están cambiando. El contenido de la parte final del currículum es cada vez más importante, pues suscita interés y destaca las diferencias” - Jean-François Connan, director de Responsabilidad e Innovación Social de Adecco

Así pues, se trata de una tendencia en plena evolución, incluso en los sectores que solían dar más importancia a las titulaciones. Por ejemplo, en 2017, la Academia de Ciencias Médicas del Reino Unido lanzó la campaña de comunicación MedSciLife: “El tiempo que pasamos fuera del trabajo puede fomentar la creatividad, aumentar la resiliencia y aportar nuevas perspectivas sobre problemas existentes, que son precisamente las cualidades que conducen a investigaciones de calidad”, expone la Academia en su página web, donde también comparte historias de investigadores a quienes les gusta hacer bricolaje, voluntariado, cocinar, coleccionar, etc. Bailey Sousa, directora de Operaciones de una de las facultades de la Universidad de Alberta (Canadá), explica que este tipo de iniciativas pueden servir como ejemplo para mostrar que los pasatiempos son una parte importante de la identidad profesional: “Incluir estas historias transmite un mensaje cultural importante, ya que demuestra que el éxito como científico no tiene por qué ser incompatible con la vida personal”.

Lo que tus aficiones dicen de ti

Las actividades que realizas en tu tiempo libre dicen mucho más de ti que tu historial de empleos o tu puntuación en el examen del TOEIC. Un entrevistador perspicaz sabrá hacerte las preguntas indicadas y oportunas sobre tus intereses para evaluar si te adaptarías al puesto, al equipo y a la compañía. Conocer tus aficiones le ayudará a distinguir las cualidades que podrían ser útiles para tus futuras tareas.

En otras palabras, las aficiones son un buen indicador de tu personalidad. El capitán de un equipo deportivo probablemente sea un buen líder. Un aficionado a la carpintería seguro que es una persona dedicada e independiente. El tesorero de una organización ha de ser organizado y un buen gestor. Así pues, es innegable que nuestras aficiones proporcionan información que a menudo olvidamos resaltar en una candidatura y que puede ser fundamental en los casos en que es difícil demostrar las habilidades exclusivamente por medio de tu experiencia laboral. Por ejemplo, si nunca has liderado un equipo en el trabajo pero tienes experiencia como coordinador de una asociación o eres el presidente del club de rugby de tu ciudad, esto demuestra tu capacidad de liderazgo.

Asimismo, tener diversos intereses, sean cuáles sean,fomenta la creatividad. Interesarte por algo fuera del trabajo multiplica tus oportunidades de tener buenas ideas y es fuente de serendipia. En una entrevista con la revista estadounidense Wired en 1996, Steve Jobs afirmaba que la creatividad es el resultado de la diversidad de experiencias: “La creatividad es simplemente saber conectar distintos elementos. Cuando preguntas a una persona creativa cómo se le ha ocurrido una idea, suele responder que le parece obvia. Pero esto es así porque es capaz de relacionar sus distintas experiencias. Y la razón por la cual sabe hacerlo es porque ha tenido más experiencias o reflexionado más sobre ellas que la mayoría de la gente”. Teniendo en cuenta el éxito de Apple y la creatividad de su fundador, sería lógico pensar que Steve Jobs no se equivocaba.

Además, las actividades de ocio son fuente y señal de equilibrio personal. Desde hace casi una década, los investigadores se interesan por la influencia que ejercen nuestras aficiones sobre nuestro bienestar. Un aspecto en el que coinciden es que los trabajadores que se toman tiempo para sus aficiones tienden a estar menos cansados y estresados, más concentrados y más satisfechos en el trabajo. Así pues, tener un pasatiempo tiene efectos positivos inmediatos que persisten mucho después de haber terminado la actividad.

El equilibrio entre habilidades duras, blandas y poco comunes

En general, los candidatos suelen saber cómo hablar de sus estudios y habilidades técnicas, tanto en el currículum como en la entrevista. Sin embargo, en un mundo en el que podemos aprender de todo (o casi todo), con infinidad de libros y cursos en línea, sería un error apostar únicamente por las “habilidades duras” (hard skills). Sobre todo si tenemos en cuenta que las empresas deben afrontar nuevos retos cada día y encontrar soluciones con una rapidez extraordinaria. En la actualidad, los entrevistadores quieren ver que eres capaz de conseguir la información adecuada, hacer frente a los desafíos, manejar situaciones complejas, resolver problemas de manera innovadora, gestionar un equipo, etc. En pocas palabras, debes demostrar que posees “habilidades blandas (soft skills)”, esas que solo la vida te enseña y que no se aprenden en la escuela.

Todo esto significa que las compañías buscan perfiles con habilidades fuera de lo común, es decir, diferentes. Los candidatos con una personalidad o trayectoria que antes no encajaba en ninguna parte, ahora pueden destacar sus habilidades fuera de lo común en una entrevista. En Estados Unidos, este concepto se conoce como mad skills y hace referencia a las aptitudes que una persona adquiere por medio de sus pasatiempos o debido a alguna particularidad. Es un término acuñado en California y que complementa el dúo “habilidades duras/habilidades blandas”.

Aunque las startups fueron las primeras en adoptar este concepto, algunas grandes empresas también están empezando a prestar atención a las mad skills. Por ejemplo, el director de Recursos Humanos del Grupo Airbus declaró que el currículum se ha vuelto “anticuado”, por lo que la compañía ahora se fija en habilidades menos convencionales. De hecho, el 68% de los entrevistadores dan importancia a los intereses y pasatiempos que aparecen en un currículum y el 96% hacen preguntas sobre el tema durante la entrevista. La mitad de entrevistadores van todavía más lejos y admiten haber seleccionado perfiles que dedican mucho tiempo a proyectos personales.

Algunas empresas del Silicon Valley incluso han convertido la expresión mad skills en su nuevo lema. En Estados Unidos, el término aparece en más de mil ofertas de empleo en el portal Monster. Sin embargo, cabe destacar que mencionar tus pasiones y actividades más descabelladas no sirve de nada si estas no encajan de manera adecuada con el resto de tu perfil. Por lo tanto, incluir en tu currículum que sabes “tocar la flauta japonesa o que eres el campeón de guitarra imaginaria” no bastará para conseguir el trabajo de tus sueños.

Al igual que con tus experiencias profesionales, depende de ti explicitar lo que tus aficiones te han enseñado. Explica el valor que añaden a tu perfil y cómo se integran y contribuyen a tu identidad profesional. Quién sabe, tal vez serán precisamente esas aficiones las que te conviertan en el candidato ideal para el puesto.

Traducido por Andreína Gil

¡Sigue a Welcome to the Jungle en Facebook y abónate a nuestra newsletter para recibir nuestros mejores artículos!

Marlène Moreira

  • Añadir a favoritos
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en LinkedIn

Descubrir más

Los últimos artículos

¡Síguenos!

Cada semana en tu bandeja de entrada, una selección de consejos y de nuevas empresas que contratan

Puedes darte de baja en cualquier momento. No somos susceptibles, prometido. Para saber más sobre nuestra política de protección de datos, haz click aquí

Y en nuestras redes sociales: